N7AI3PS7ORDDXF6PW3BNWGDENQ

Desmantelando redes de corrupci贸n

24 julio, 202011:02 pmAutor: CLAUDIA CORICHIOpinion

Han pasado cuatro a帽os desde la publicaci贸n de las leyes secundarias que dieron origen al Sistema Nacional Anticorrupci贸n (SNA). 脡stas, y las sucesivas reformas a las leyes concernientes como al C贸digo Penal Federal, entre otras, han resultado fundamentales para gestar el cambio institucional necesario para un combate frontal a la corrupci贸n y la impunidad; de igual forma, sentaron las bases para los hechos que hoy estamos presenciando.

Y es que la famosa 鈥渞enovaci贸n moral鈥 propuesta por el ex Presidente Miguel de la Madrid, a principios de los 80, introdujo 鈥渆n papel鈥 el combate a la corrupci贸n en la agenda de gobierno, para quedarse. La forma en la que se percibe la corrupci贸n en el pa铆s, a partir del hartazgo ciudadano, ha tomado relevancia pol铆tica. Sin embargo, los efectos concretos en la realidad nacional se han comenzado a dar en estos 煤ltimos cuatro a帽os.

Con el paso del tiempo, el discurso se ha modificado y fortalecido. Desde ser concebida como un problema administrativo, un mal contagiado del crimen organizado, una distorsi贸n del sistema pol铆tico, a una situaci贸n de corresponsabilidad que implica la participaci贸n conjunta del sector p煤blico y privado, as铆 como la reafirmaci贸n de la integridad, tanto de personas, como de empresas e instituciones.

Transparencia Internacional se帽ala que 鈥渓a corrupci贸n es el abuso de poder confiado a alguien para obtener una ganancia privada鈥. Pero en la realidad, distintos matices han creado una amplia tipolog铆a de corrupciones. No hay un escenario, sino distintas escenas en las que los actores anteponen el beneficio particular al requerido por sus funciones.

En la historia contempor谩nea hemos atestiguado varios esc谩ndalos de corrupci贸n con resultados m铆nimos en comparaci贸n con los da帽os al erario. Pero las recientes publicaciones sobre actuales indagatorias respecto a Odebrecht, la Reforma Energ茅tica, el desfalco fraguado en la compra y rehabilitaci贸n de Agro Nitrogenados e incluso los casos de los dos Duarte, Miguel Alonso, y otros, vienen a cambiar el panorama.

Esta es una oportunidad 煤nica. Existe la posibilidad de desenmascarar, no solo a uno o dos personajes involucrados en hechos de corrupci贸n, sino deshilvanar y castigar a todas las personas que integraron tan poderosa red que oper贸 en los 煤ltimos a帽os al amparo de poder p煤blico. Es tiempo de ser cr铆ticos y permitir que la justicia llegue, demandar transparencia en las acciones en la medida en la que la legalidad lo permita, y evitar errores respetando los procesos, tiempos y nuevas disposiciones jur铆dicas.

El tiempo nos dir谩 qu茅 tan profundas ser谩n las acciones -y qu茅 tan prol铆ficos los resultados-, pero lo que es seguro ahora, es que se est谩 sentando un precedente en la lucha anticorrupci贸n, no s贸lo por el caso Lozoya, sino por la cooperaci贸n entre las instituciones de los tres poderes y organismos aut贸nomos, indispensable para la impartici贸n de justicia y el beneficio de la naci贸n. Estamos viviendo un proceso hist贸rico.

Comments

comments

Comments

comments