Zapata cuestiona si la ciudadanía está en manos de políticos o grillos

19 septiembre, 20224:54 pmAutor: Juan Pablo MorenoCapital Destacada Noticias

El ex alcalde de la capital, Jos√© Alejandro Zapata Perogordo, hace un recuento de su amplia trayectoria pol√≠tica. Habla de la etapa de sacrificio, cuando le toc√≥ buscar una curul local ante el huasteco Jacinto Ariosto L√°rraga, que lo super√≥ sin trabas. Rememora el misticismo que hab√≠a en la militancia inicial, cuando se compet√≠a por ideales, le pon√≠an de su bolsa y no aspiraban a la r√°pida fortuna a trav√©s de los cargos p√ļblicos. Al abordar el tema de Pozos, que el actual gobernador Ricardo Gallardo insiste en convertir en el municipio n√ļmero 59, Zapata plantea que se trata de una mera ocurrencia. Lo que es prioritario es fortalecer las delegaciones, donde se debe sumar el poblado de Escalerillas, que est√° en el abandono. Junto con el edil Mario Leal Campos, emprendieron los primeros arreglos para agilizar el tr√°fico vial en el centro hist√≥rico. Zapata narra sus peripecias como diputado federal y senador, su cercan√≠a con el ex presidente Felipe Calder√≥n, que no result√≥ suficiente para ganar la gubernatura ante el cirujano del PRI, Fernando Toranzo. Aludi√≥ a los suspicaces algoritmos donde los conteos se dispararon a cifras estratosf√©ricas. No obstante, asume los errores cometidos que le impidieron conseguir el triunfo. Expuso que la ex senadora Sonia Mendoza, no gan√≥ la gubernatura, ya que la ‚Äúrevent√≥‚ÄĚ su cerrado equipo de colaboradores. En el caso de Pedroza, que perdi√≥ ante Gallardo, imagin√≥ que iba a triunfar, ya que tuvo el respaldo de dos ideolog√≠as nacionales. Zapata vierte sus dudas sobre el futuro del pa√≠s y los partidos en crisis. Remarca si la ciudadan√≠a est√° en manos de pol√≠ticos o grillos, que s√≥lo buscan su beneficio particular. ¬†¬†

‚ÄúEntr√© al PAN por dos razones, me identifico con su doctrina y sent√≠a que era una plataforma donde pod√≠a hacer algo para cambiar el entorno en otros tiempos. Nunca lo hice para buscar un puesto. Al contrario, les rehu√≠a. Fui secretario del partido en el estado, por cinco a√Īos, porque no hab√≠a nadie que le quisiera entrar. Entonces nos reun√≠amos en los ratos libres, ya que deb√≠amos trabajar y le met√≠amos la mano a la bolsa para sostenerlo. Hab√≠a uno que otro patrocinador, para pagar la secretaria. Era lo que exist√≠a en el PAN, un ente de nobles voluntades. Obvio, hac√≠amos trabajo social, nos junt√°bamos cada semana, para tratar de convencer a la gente. A la hora de repartir candidaturas, nos costaba trabajo, ten√≠amos que buscar a los prospectos, interesados en participar. A sabiendas que no √≠bamos a ganar las elecciones, pero hab√≠a que despertar conciencias‚ÄĚ.

‚ÄúEntonces no exist√≠an las curules plurinominales. Tuvimos diputados excepcionales como Jos√© Carmen Garc√≠a V√°zquez, que lo hizo con entusiasmo. Nadie ten√≠a ambiciones de hacer patrimonio ni de obtener recursos. Por el contrario, lo que buscamos era que la ciudadan√≠a le entrara para implantar la democracia en el pa√≠s. Yo era abogado, en las tardes, me met√≠a a atender lo que hubiera. √ćbamos a visitar los comit√©s municipales, todo con nuestros recursos. El veterano activista, don Salom√≥n Herrera Rangel, ya se hab√≠a incorporado. Luego se vino el movimiento navista, lo que sin duda, le dio vida al partido, que ten√≠a una fortaleza extraordinaria, por sumar personas honestas y congruentes‚ÄĚ.

‚ÄúEl PAN tuvo que abrirse al tener la alternativa de hacer contrapeso. Los que participamos en los movimientos, lo miramos como una parte hist√≥rica, fundamental para San Luis, porque fue ejemplo de lucha c√≠vica y democr√°tica. Me acuerdo que hice campa√Īa parea diputado local contra el huasteco del PRI, Jacinto Ariosto L√°rraga. Hab√≠a dos distritos locales en la capital, pero pegados con otros municipios. Me toc√≥ recorrer la mitad de la ciudad, m√°s Villa Hidalgo y Villa de Arista. Sab√≠a de antemano que me iban a ganar, pero ten√≠a que ir, como luego decimos, a gastar suelo, sudor y saliva, a tocar puertas. Nos funcion√≥ porque en las siguientes elecciones, ganamos Villa de Arista y la presidencia municipal, sin tener nada. Nos obligaron ir a las zonas rurales a crear estructura, convencer gente, despertar conciencias. El PRI cargaba recursos impresionantes, poco se pod√≠a hacer‚ÄĚ.

‚ÄúA veces nos tocaba ser candidatos, otras coordinadores de campa√Īa, representante ante los organismos electorales, adem√°s de pegar publicidad y pintar bardas. Era una escuela que nos permiti√≥ conocer el San Luis profundo. Lo hicimos tambi√©n gracias a que el PRI nos obligaba. Nos hac√≠a dif√≠cil la tarea. En Villa Hidalgo empezamos de cero hasta ganar la presidencia municipal. Luego se vino la re distritaci√≥n, era m√°s f√°cil competir en la zona urbana, donde ganaron nuestros candidatos. Nos hicieron entrar en un proceso de trabajo pol√≠tico. Termin√≥ la √©poca de Nava y entra su alumno Guillermo Pizzuto, al que no le permitir√≠an llegar. El escenario se complic√≥ con la quema de palacio municipal. Yo era candidato a s√≠ndico. Est√°bamos enojados, molestos, gracias a dios, tal d√≠a nos visit√≥ el dirigente nacional del PAN, Pablo Emilio Madero. Pudimos conseguir los videos que se hab√≠an trasmitido. A los tres d√≠as, ya recorr√≠an el mundo‚ÄĚ.

‚ÄúEn los peri√≥dicos, que no pude conseguir, sali√≥ a ocho columnas, que Nava, Pizzuto y Zapata, eran los responsables de quemar el inmueble. Tuvimos una asamblea donde estuvo el doctor Nava me dijo: a m√≠ no me van a tocar, saben que el costo pol√≠tico ser√° mayor. A Guillermo Pizuto tampoco, porque lo van a victimizar. Se ir√°n por el eslab√≥n m√°s d√©bil. Le contest√©, me preocupaba, parar en la c√°rcel. El fiscal especial, Lauro Miguel Garc√≠a Atilano, hizo lo que se le antoj√≥. Gir√≥ √≥rdenes de arresto en mi contra y de muchas otras personas. El poder judicial detuvo el abuso, seguro por √≥rdenes de gobernaci√≥n. No obstante, me hice a la idea, les dije, pues ni modo, si me toca ir a la c√°rcel, no tengo miedo. Me preocupa, de qu√© iba a vivir mi familia. La inquietud no me dejaba dormir. Al final no pas√≥ nada, pero no nos rajamos, seguimos en la lucha al pie del ca√Ī√≥n. Cuando se dio la marcha del doctor a M√©xico, el presidente del partido era Mario Leal‚ÄĚ.

‚ÄúLas mujeres, salieron a protestar. Nos √≠bamos en ratos a la caminata y en otros, atender el plant√≥n, afuera del palacio de gobierno. Fueron etapas muy interesantes, de gran concientizaci√≥n y aprendizaje. San Luis estaba bajo el escrutinio nacional e internacional. Hab√≠a muchas personas creativas, como Jes√ļs Hern√°ndez Barbosa, que participaba desde Guadalajara. Se vinieron los cacerolazos, entonces nos inquietaron, ahora nos re√≠mos. La gente siempre respondi√≥. Nos formamos ante un partido de estado, con un proceso de transiciones que arrojaron grandes cambios.   Se empez√≥ a crear el primer Consejo Estatal Electoral ciudadano, ya que antes, desde el gobierno, se realizaban las elecciones. Ocurre cuando Mario Leal  dice que le entraba a la candidatura, siempre y cuando hubiera un √≥rgano c√≠vico. En 15 d√≠as ya estaba listo, con gente sentada en la mesa. Fue la primera vez que sucedi√≥ en M√©xico‚ÄĚ.

‚ÄúEn la coyuntura, le jalamos la cuerda al gobierno. Entonces surgen otras figuras, como el Instituto Federal Electoral, ahora Instituto Nacional Electoral. Despu√©s vinieron los tribunales electorales y una serie de esquemas que nos han permitido fortalecer la democracia, que ahora est√° muy fr√°gil. Las exigencias surgen donde se requiere equidad en las contiendas y un √°rbitro m√°s imparcial. Me ofrecen que fuera diputado federal plurinominal, pero le cedo el lugar a Paco Salazar S√°enz, porque no √≠bamos a ganar una curul de mayor√≠a. Se obtuvo una despu√©s con Alfredo Lujambio. Me piden que fuera secretario del ayuntamiento con Mario Leal, fue mi primer cargo p√ļblico. No imagin√© llegar, ya que fue una contienda dif√≠cil, poco participativa. Yo era el representante ante el Consejo Electoral. Le ganamos al notario 14, Miguel √Āngel Mart√≠nez Navarro. Ped√≠ 4 d√≠as de reposo, estaba agotado. Sal√≠ de viaje, entonces me entero que nos hab√≠an quitado la presidencia municipal y decido regresarme. Cuando ven√≠a en el trayecto, me entero que la hab√≠an regresado. Lleg√≥ a San Luis con par√°lisis facial, por el estr√©s que cargaba. Luego viene un grupo de notables a pedirme que fuera secretario del ayuntamiento‚ÄĚ.

‚ÄúAcept√© con tres condiciones, trabajar desde las 8 de la ma√Īana a tres de la tarde, para el resto del d√≠a dedicarlo a mi despacho personal. La segunda era ver todos los problemas generados en el municipio, que se concentran en la secretar√≠a, para poder coordinar los conflictos, desde el punto de vista pol√≠tico. La tercera era no manejar un centavo. No quer√≠a saber nada de dinero, el trabajo ser√≠a de otra naturaleza. S√≥lo cumplieron las dos √ļltimas, menos la primera. Nunca pude trabajar por las tardes en mi oficina, porque laboraba casi 16 horas diarias. Nos tocaron √©pocas muy complicadas, como poner orden en el ambulantaje. Estaban desatados en la calle Hidalgo, no se pod√≠a ni caminar, vend√≠an todo lo que se puede ocurrir, como electrodom√©sticos. Me daba mis vueltas para checar. No era posible, ofertaran todas las marcas de televisiones y videocaseteras. Fue muy complicado lidiar con el asunto. Nos tuvo que ayudar el gobernador Horacio S√°nchez Unzueta. Se buscaron las mejores alternativas. Vivimos etapas dif√≠ciles, aguantamos presiones brutales‚ÄĚ.  

‚ÄúEl 18 de mayo de 1993, falleci√≥ el doctor Nava, por lo que deb√≠amos fortalecer la lucha opositora. El candidato del PAN a la gubernatura fue Jorge Lozano Armengol. Compite contra la abanderada del Nava Partido Pol√≠tico, Concepci√≥n Calvillo Alonso. Nos dividimos ante la llegada de S√°nchez Unzueta. Se ten√≠a que buscar otros perfiles, no se logr√≥ una confluencia. Ya se daban los procesos de planificaci√≥n, como el primer anillo vial, donde empieza el centro hist√≥rico. Mario Leal tuvo un gran respaldo del director de obras p√ļblicas, Lalo G√≥mez Dom√≠nguez y Jorge Borjas, una excelente persona para liberar terrenos, que permitieron delimitar la parte principal del centro hist√≥rico, ya que era imposible transitar. No se pudo lograr por completo, pues hab√≠a conflictos de car√°cter pol√≠tico y no ten√≠amos recursos econ√≥micos. Todo se hizo en base a permutas, que deb√≠a fiscalizar el congreso del estado‚ÄĚ.

‚ÄúEra el encargado de checar que no hubiera cuestiones de car√°cter irregular, pero faltaba dinero, lo que se pudo lograr fue importante y permanece. Se hizo el canje de la cancha Morelos con la universidad, que luego se convirti√≥ en estacionamiento. Lamento mucho que levantaran un edificio dentro de unos terrenos que pudieron servir para el eje vial o una zona colonial. Hicieron una porquer√≠a sobre la calle de Reforma. Un inmueble que no encaja en el entorno hist√≥rico. El predio no se ajusta para otro tipo de infraestructura, se le pudo haber sacado m√°s provecho. Es lamentable, hagan a un lado las planeaciones y se vuelven cuestiones caprichosas de los presidentes municipales en turno. No respetaron el punto de vista t√©cnico. No debieron permitirlo, se pudo haber hecho una peque√Īa plaza. La de la democracia, se concret√≥ con un patronato, no le cost√≥ nada al ayuntamiento. Se gener√≥ con las cooperaciones ciudadanas‚ÄĚ.

‚ÄúFue un paso importante, se hizo sin descuidar a las colonias. Inici√≥ lo que llamamos, democracia deliberativa y participativa. Empezaron las elecciones de las juntas de mejoras, para que eligieran las obras requeridas. Funcionaron de manera extraordinaria. Los vecinos cooperaban, en efectivo o con trabajo. Estaban al pendiente de que los trabajos se realizaran con calidad. La entonces secretar√≠a de Solidaridad, exig√≠a las firmas de los vecinos, que estuvieran conformes o mandaban auditorias. Presentamos expedientes que median m√°s de medio metro para hacer un pavimento, funcionaba porque todos nos cuid√°bamos las manos. Era muy transparente y las obras estaban a la vista del mundo. Las valoraban m√°s porque interven√≠an los vecinos. Era una verdadera escuela de democracia, que se ha perdido de manera lamentable. Fue una historia que cal√≥ muy hondo en la ciudadan√≠a. Se empez√≥ a crear una competencia para ver quien hacia m√°s y mejores acciones. O el que se acercaba mejor a la gente, para elevar la calidad de vida de las personas. Pero todo se acab√≥, hubo un retroceso a los sesentas‚ÄĚ.

‚ÄúCuando termino como secretario del ayuntamiento, me fui de diputado federal, del 94 al 97. Fue una legislatura extraordinaria, a pesar de que estaba muy cansado, despu√©s de tres a√Īos sin reposo. Hice campa√Īa en el estado, junto con Carlos Guevara, recorrimos todos los municipios. Aunque yo iba en la lista por circunscripci√≥n, apoy√© las dem√°s candidaturas. Incluso, me invitaron a algunos actos a nivel nacional. Llego a la c√°mara con otros 119 diputados federales, lo que se convirti√≥ es una etapa de ense√Īanza brutal.  Coincid√≠ con muchas figuras nacionales como To√Īo Lozano, Ricardo Garc√≠a Cervantes, Cecilia Romero, Mar√≠a √Ālvarez de Vicencio, Armando Salinas, Tere G√≥mez Mont, Patricia Gardu√Īo, Carmen Segura, de nuestra parte. Por el PRI estaban Dionisio P√©rez J√°come, Ignacio Gonz√°lez Rebolledo. Me parece que el coordinador era Roque Villanueva. El PRD ten√≠a a Jes√ļs Zambrano Jes√ļs Ortega, Graco Ram√≠rez, Rosario Robles, Rosario Ibarra de Piedra‚ÄĚ.

‚ÄúPero entonces, muchos tambi√©n empezaron sus carreras pol√≠ticas. En lo individual, nos conoc√≠an en nuestras ciudades, pero a nivel nacional, no ten√≠amos nada que hacer. Sin embargo, coincidimos y nos d√°bamos unos debates muy √°lgidos. Tambi√©n nos llegamos a sentar en la mesa y crear grandes reformas al poder judicial federal. Se cortan los ministros y se pone el n√ļmero que actual, que es de once. Se hace el consejo de la judicatura. Se renueva la ley org√°nica, que por cierto, me toc√≥ presidir la asamblea en la c√°mara de diputados. Los presidentes no duraban un a√Īo, s√≥lo un periodo. Me nombran l√≠der de la c√°mara para presidir el acto donde se aprob√≥ la ley org√°nica del poder judicial federal, que ya no existe. Se cambi√≥ por otra. Hab√≠amos hecho la reforma constitucional muy interesante. Fue una escuela importante para m√≠. El que se sub√≠a a la tribuna a decir puras tonter√≠as, iba otro y lo pon√≠a en rid√≠culo. No se televisaban los debates como ahora, pero los disfrutamos mucho, porque aprendimos. Me hicieron coordinador jur√≠dico del grupo parlamentario. Me toc√≥ conocer a muchas personas y me forj√© en temas legislativos‚ÄĚ.

‚ÄúDespu√©s me vengo a buscar la presidencia municipal a San Luis, compet√≠ contra el litigante Juan Ram√≥n Nieto Navarro. Se hab√≠a iniciado la famosa segunda vuelta electoral. Los delegados se deb√≠an elegir tambi√©n por la v√≠a electoral. Fue una campa√Īa muy intensa, gan√© con m√°s del 50%, lo que evit√≥ la segunda ronda. Obtuvimos una delegaci√≥n y perdimos dos. Ahora se gana la alcald√≠a y en autom√°tico las tres delegaciones. Entonces logramos Pozos con Lalo Casta√Ī√≥n, pero perdimos la Pila y Bocas. Es inviable que Pozos se haga municipio, en muchos sentidos. Se me hacen puras ocurrencias. Antes lo fue, hace muchos a√Īos, sin que fuera lo procedente. Hay que analizar las dimensiones que tiene ahora, que son muy recortadas. Imaginan que tendr√°n la zona industrial, pero no es cierto. Lo √ļnico que se debe hacer, es brindarles servicios a todas las colonias que existen en el sector‚ÄĚ.

‚ÄúYa que sus ingresos no les permiten una retribuci√≥n digna, quisimos fortalecer las delegaciones. Les pusimos oficinas, las que est√°n en Bocas, Pozos y La Pila, se hicieron en administraciones panistas. Ojal√° se fortalecieran m√°s, para que en un futuro, sean municipios. En los momentos actuales, no tienen alguna debilidad econ√≥mica ni desde el punto de vista estructural. La gente ni si quiera lo pide. Luego, son solo inventos de los gobernantes, que se usan m√°s como distractores que como una demanda del pueblo. La ley es muy clara sobre los requisitos que deben cumplirse para hacer ayuntamientos nuevos. Parece que ya los revisaron,  por lo que no han abonado m√°s al tema. Hay que hacer otras delegaciones, lo que permite fortalecer algunas zonas. A Escalerillas, por ejemplo, no se le atiende como merece‚ÄĚ.

 ‚ÄúTampoco tienen un representante como delegado, que permita gestionar obras en el sitio. San Luis alcanz√≥ el desarrollo gracias a que hubo gobiernos panistas que planearon. Lo que nos permiti√≥ tener calidad de vida. Pero tambi√©n hubo quienes no siguieron la misma ruta y provocaron rezagos. Hay √°reas donde el estancamiento es patente. Pozos y La Pila fueron lugares que se dividieron por la rivalidad entre ambas partes. Se hizo un estudio para saber qu√© vocaci√≥n pod√≠a tener cada una. Ahora se manejan mejor. En La Pila no hab√≠a un solo metro de pavimento, drenaje ni agua. Los delegados que llegaron empiezan a organizar a la comunidad. Hubo algo de recursos y se puso, poco a poco, el drenaje, oficinas, pavimentos, entre otros avances que elevaron el nivel de vida. Se fijaron los tiempos para otras acciones. Cuando fui presidente municipal, me toc√≥ estar al frente de la Asociaci√≥n Nacional de Alcaldes, lo que me permiti√≥ influir dentro de un organismo mundial de gobiernos locales‚ÄĚ.

 ‚ÄúMe invitaron a viajar, a conocer la forma en que se organizan otros pa√≠ses. Fui a Estados Unidos a estudiar su estructura. Me mandaron a las 4 zonas de norte am√©rica. Fueron tres semanas muy intensas. Todos est√°n enlazados, tienen un sistema que le llaman, planear a 10 a√Īos. En el 2022, ya saben lo que har√°n en el 2032. Tuvimos un gran intercambio. Se organizan de manera impresionante. Tienen especialistas que hacen la parte t√©cnica. Nosotros confundimos lo t√©cnico con la parte pol√≠tica. Si alguien llega a las oficinas a pedir que le den mantenimiento a la calle de Zapata, sacan un plano y dicen que le toca en el 2024, ya est√° programado. Saben lo que tienen que hacer de manera gradual. Poseen sus estudios, lo que les ayuda a conseguir una eficiente infraestructura y disciplina presupuestaria. Se refleja el manejo de los impuestos. Tambi√©n estuve en Francia, donde poseen un gobierno centralizado. Usan equipo moderno, son eficientes, transparentes. Canalizan de manera correcta los recursos‚ÄĚ.

‚ÄúEn centro am√©rica, son m√°s organizados, nos superan. Adem√°s, le tienen respeto a sus funcionarios y polic√≠as. Nosotros no hemos logrado salvaguardar las instituciones. Al contrario, tenemos como principal problema las corruptelas. Dijeron que iban a combatirlas, pero es igual al que quiere enfrentar al Covid sin vacunas. Los pa√≠ses desarrollados fortalecieron sus municipios y empezaron a elevar la calidad de vida. No podemos lograr un desarrollo arm√≥nico desde c√ļpula. Hemos sostenido que los principios del PAN son municipales. Fue como crecimos, pero tenemos que hacer, tengan vocaci√≥n. Y haya inter√©s del gobierno federal para fortalecerlos. Si vamos a aceptar la cultura vertical, donde el de arriba manda y el presidente siempre tiene que ser lo m√°ximo, nos vamos a convertir en un estado centralista. Y habremos de ignorar que hay mucha gente de abajo, que tiene necesidades, pero no hay la capacidad de atenderlas‚ÄĚ.

‚ÄúLo m√°s cercano a la ciudadan√≠a es el municipio, pero muchos funcionarios solo llegan a robar. Para evitarlo, se debieron formar consejos, comit√©s, patronatos, una convivencia arm√≥nica, para entre todos, lograr los objetivos. Faltan medidas preventivas. En su momento, pusimos el programa, Los ni√Īos del ayer trabajan por los hombres del ma√Īana en las escuelas, para que vieran quienes se acercaban. Cu√°l era el v√≠nculo entre maestros, padres de familia y los agentes de tr√°nsito. Nos permit√≠a cuidar a nuestros hijos, formarlos para hacerlos hombres nobles. La mejor receta es que siempre se den esfuerzos conjuntos. Los presidentes municipales, no deben trabajar para ning√ļn partido pol√≠tico. Tienen que atender a todos por igual. Generar puntos de uni√≥n. Es donde empieza la conciencia social. Pero ahora, los ediles no est√°n cerca de la gente‚ÄĚ.

‚ÄúNo basta que hagan sus giras y les den palmaditas. Necesitan trabajar en comunidad, planificar d√≥nde los ciudadanos digan cu√°les son las obras que necesitan y que est√°n dispuestos a aportar lo que les toca. Es la parte que no se mira. Si el municipio no se fortalece, el escenario se complicar√°. Los alcaldes son los que saben de la inseguridad en las colonias. Pero no dicen lo que ocurre ni cuando lo van a arreglar. No hay procesos preventivos a partir de los municipios. Tampoco les corresponde perseguir los delitos. No tienen la capacidad ni es de su competencia, s√≥lo anticiparse a los actos criminales. Lo han olvidado. Si falta la dignidad institucional, menos pueden defender la ciudadana. El crecimiento de la ciudad se empez√≥ a dar desde la √©poca de Mario Leal. Lo retomamos, tuvimos la ventaja que llegaran los recursos del ramo 33. No eran muchos, pero fueron m√°s que bienvenidos‚ÄĚ.

‚ÄúEntonces el ayuntamiento no ten√≠a la capacidad, muchas veces, de pagar la n√≥mina. Eduardo G√≥mez Dom√≠nguez fue el que hizo el esquema. Cuando me lo plante√≥, le dije que no era viable. ¬ŅDe d√≥nde √≠bamos a sacar recursos para hacer puentes, pues ten√≠amos que atender a las colonias. Responde que ya hab√≠a revisado los presupuestos. Y del 100% de los recursos que hab√≠a para obra, el 20% se pod√≠a destinar a vialidades. Fue como lo hicimos, no descuidamos a nadie e hicimos los puentes. Demostramos que el ayuntamiento pod√≠a hacer trabajos de gran magnitud, siempre y cuando se trabajara con transparencia y eficacia. La encargada de las obras colectivas era la se√Īora  Mar√≠a Teresa Corripio de Borbo√Īa, que hab√≠a presidido la escuela para padres, donde tuvo mucho contacto con la gente‚ÄĚ.

‚ÄúJuntaba las cooperaciones y dec√≠a cu√°les eran las obras importantes que debat√≠amos en el Consejo de Participaci√≥n Ciudadana. Analizamos c√≥mo se iban a distribuir. Llegaban los l√≠deres de las colonias y se pon√≠an de acuerdo sobre las prioridades, lo que permit√≠a hacer presupuestos equilibrados. Les dimos asesor√≠as  para hacer las gestiones sociales. Se pod√≠an comprender las necesidades para establecer lo urgente. El objetivo de los puentes, fue hacer m√°s r√°pido los traslados, mejorar  el tr√°nsito y desahogar la vialidad. Darle la vuelta a la ciudad en poco tiempo, por lo que rescatamos el r√≠o Santiago. Las dem√°s administraciones se tardaron en hacerlo, apenas reaccionan. Fue una parte de la infraestructura, lo importante siempre fue generar conciencia social‚ÄĚ.

‚ÄúEl ide√≥logo Carlos Castillo Peraza dijo: el que nunca sale de la aldea, toda la vida ser√° un aldeano. Nuestra limitante es que, por lo regular, no abandonamos las limitantes mentales. Las autoridades tienen que abrirse y tener metas m√°s grandes, de c√≥mo queremos que sea San Luis en 10 a√Īos. Lo que se debe ejecutar para que haya seguridad, modernizarnos, calidad en lo educativo, reducir los contaminaciones. Hay ejercicios que no se hacen, siempre se van por las ocurrencias y por obtener el voto. Las obras no se ejecutan por el impacto positivo, son por las ganancias que dejan en lo particular. Hay una completa impunidad en el pa√≠s, que en cualquier otra parte, serian esc√°ndalos brutales, c√°rcel en algunos casos y reponen los recursos‚ÄĚ.  

‚ÄúSiempre faltan metas por hacer, lo importante no es lo que podemos aterrizar nosotros. Las instituciones se quedan para que lleguen otros a dar continuidad a lo t√©cnico, poner su estilo personal. No es posible, acceda un presidente municipal que corra a 250 personas, para poner a sus 300 allegados. La curva de aprendizaje siempre es muy costosa. Lo que puedo decir, es que no me gusta lo que sucede a nivel nacional y estatal. En los cambios de estafeta siempre hay un recelo pol√≠tico, nadie quiere, le hagan sombra. Entre el gobernador y alcalde de la capital, hay fricciones, ya que se trata de la caja de resonancia. Yo procur√© llevar una conducta de mucho respeto con Fernando Silva. Hubo un trato digno, procuramos no pelearnos, √©ramos adversarios pol√≠ticos de partidos distintos‚ÄĚ.

‚ÄúNos juntamos de forma regular para coordinarnos en cuestiones de trabajo. Lo √ļnico que yo ped√≠a, era respeto a la autonom√≠a municipal. Yo tampoco interven√≠a en las cuestiones del gobierno estatal. Nunca me dieron un peso de m√°s, por supuesto, pero puedo decir que hicimos labores conjuntas con la secretaria  de educaci√≥n. Buscamos recursos del municipio para rehabilitar las escuelas. Logramos un fondo com√ļn y pudimos arreglar m√°s de 300 escuelas, lo que nos permit√≠a acercarnos a los maestros, padres de familia y alumnos. √ćbamos todos los lunes a los honores a la bandera a distintas primarias. Nos dec√≠an sus problemas y los de las colonias. Ten√≠amos m√°s de 300 compa√Ī√≠as constructoras peque√Īas a las que les dimos las aulas, algunas pavimentaciones,  impermeabilizaciones. Hab√≠a planteles con m√°s de 40 a√Īos, que no les hab√≠an metido mano. Todo funcion√≥ magn√≠fico durante un a√Īo. El siguiente, la secretar√≠a de educaci√≥n nos dijo que ya no ten√≠an dinero para meterle al fondo. El ayuntamiento lo continu√≥ por su parte, con √©xito‚ÄĚ.  

‚ÄúHab√≠a mucho respeto con el gobernador, nunca intimamos y trabajamos por San Luis, cada quien desde su trinchera. Entonces yo le ped√≠ por escrito, me dieran el manejo del parque Tangamanga uno, porque los jardines le tocan al ayuntamiento. No me contestaron, estuvo mejor, ya que no hab√≠a mucha capacidad econ√≥mica para mantenerlo. Buscamos evitar duplicidades, las dos instancias deben coordinarse y establecer un di√°logo para definir lo que les toca, seg√ļn lo que establece el art√≠culo  115 constitucional. Hay una serie de leyes, facultades exclusivas y concurrentes. S√≥lo dialogar y ver las capacidades de uno y de otro. Pero luego interviene la ventaja pol√≠tica que jala para otro lado. Se olvida gestionar parejo. Los ciudadanos merecen ser atendidos sin importar los colores‚ÄĚ. 

‚ÄúCuando termino la alcald√≠a, me regreso de diputado federal en el 2000, acaba de llegar Vicente Fox a la presidencia de la rep√ļblica. Me toca la transici√≥n, echar al PRI fuera. El l√≠der de los legisladores es Felipe  Calder√≥n, que me invita como vice coordinador. Nos toc√≥ hacer mucho trabajo pol√≠tico con las dem√°s fuerzas del PRD y PRI, que estaban dolidos. Hubo dificultadas por el rompimiento con la izquierda. El tabasque√Īo Andr√©s Manuel  L√≥pez Obrador, puso en Reforma, lonas, casas de campa√Īa, pancartas. El escenario fue tenso. El arribo de Calder√≥n fue muy complicado. La noche previa no dormimos. Nos concentraron en la c√°mara de diputados desde las 9 de la noche a las nueve de la ma√Īana que pudimos salir. Temimos que los diputados del PRD nos atropellaran, ya que salieron enojados, casi locos‚ÄĚ.  

‚ÄúComo diputado federal, viv√≠ muchos cap√≠tulos. Aunque uno representa a su estado, tambi√©n a la naci√≥n. Junto con los senadores, analizamos los presupuestos, se peleaban los recursos. Vi a Calder√≥n negociar por 36 horas seguidas, sin dormir. En la misma c√°mara de diputados, hubo maestros inconformes. A las tres de la ma√Īana, hicieron una huelga de hambre, sentados a mitad del recinto. Los ambientes estaban muy r√≠spidos. Buscamos la manera de hacer labor pol√≠tica para transitar. Hicimos bastantes leyes con los dem√°s partidos. A veces no se nota que de 500 diputados, apenas 50 hacen el trabajo legislativo. Los dem√°s andan de vacaciones o tejen pol√≠tica en su estado. Era una etapa convulsa, porque atacaban mucho a Fox desde el congreso. Propuso el cobro del iva y que una parte se fuera a los estados. Era un esquema interesante que no cuaj√≥. Me forj√© como legislador. M√°s como vice coordinador. Eran m√°s de 200 compa√Īeros diputados del PAN que deb√≠a atender‚ÄĚ.

 ‚ÄúCuando Calder√≥n se va a Banobras, me toca la √ļltima etapa al mando. Ten√≠a a mi cargo a gente como Armando Salinas, muy fogueado. Juan Camilo Murillo, muy h√°bil. Todos se mov√≠an en el entorno pol√≠tico. Francisco Garc√≠a Cabeza de Vaca, que le entend√≠a mucho al tema. Francisco Blake Mora, que despu√©s fue secretario de gobernaci√≥n. Cuauht√©moc Cardona, subsecretario. Era un grupo de j√≥venes a los que ya les giraba la canica. Termino la segunda etapa  como legislador, me ofrecen ser subsecretario en gobernaci√≥n, con Santiago Creel. Pero tambi√©n el dirigente del partido, Luis Felipe Bravo, me pide una  reforma a los estatutos y reglamentos. Me invita como secretario de acci√≥n de gobierno y acepto. Pudo haber sido muy interesante ser subsecretario, pero hay gente arriba que limitan libertades. En el PAN ten√≠a mayor amplitud. Me toc√≥ ver las estructuras de diputados federales, senadores, gobernadores, presidentes municipales y el trato con el presidente. Cada lunes hab√≠a que una cita para ponernos de acuerdo‚ÄĚ.

‚ÄúEl partido debe cubrir y respaldar al presidente, era donde ve√≠amos las agendas de M√©xico. Fue como pas√© tres a√Īos, hasta que llegu√© a secretario del partido en √©poca de Manuel Espino. Fue una etapa complicada, en pol√≠tica no hay nada sencillo. Me toc√≥ hacer maravillas, conducir en gran medida, las elecciones de candidatos a presidentes de la rep√ļblica, a trav√©s de un comit√©. Pero deb√≠a estar al pendiente de que no hubiera sobresaltos. Estuve dos jornadas, en la tercera ya no, porque renunci√©, para hacer mi campa√Īa como senador. No recuerdo si era contra Carlos Jim√©nez Mac√≠as, mi eterno vecino en el Distrito Federal. Su f√≥rmula qued√≥ en segundo lugar. Ya hab√≠a recorrido el estado muchas veces como candidato a diputado plurinominal con mi compa√Īero Carlos Guevara, que era el presidente del partido. Lo hice m√°s de 100 veces. Como  edil, formamos una organizaci√≥n de alcaldes de San Luis. Pusimos al frente a Marcelo de los Santos. Hac√≠amos las juntas de los diferentes municipios los fines de semana. Me sab√≠a las necesidades de cada zona. Incluso llegu√© a tener casa en Valles‚ÄĚ.

‚ÄúGano de senador, me voy 6 a√Īos a M√©xico. Estuve en las comisiones de puntos constitucionales, gobernaci√≥n, justicia y encabec√© la cartera de estudios legislativos. Ten√≠a que co dictaminar la reforma constitucional en materia de derechos humanos. Fue extraordinaria, ya que cambi√≥ todo lo que era una filosof√≠a del derecho positivo. Vino otra donde me toc√≥ participar con el que luego fue procurador de la rep√ļblica, Jes√ļs Murillo Karam. Hicimos la iniciativa de la nueva ley de amparo, que sigue vigente, apoyados en la que hab√≠amos hecho antes. Present√© una iniciativa de objeci√≥n de conciencia, para tener una reforma constitucional, sobre la gente que no quiere ir a la guerra, porque no le gusta matar a otros. O los que se niegan a practicar abortos, porque no est√°n convencidos. No se aprob√≥ como la elabor√©, se hizo en otros t√©rminos. Sigue vigente. Y muchas otras leyes. El secretario de la comisi√≥n era Pablo G√≥mez, debat√≠amos mucho, pero llevamos un trato positivo. La ley de amparos la vimos con los ministros de la corte, para escuchar sus puntos de vista. El que ahora hace los mandado soy yo, porque soy abogado, buscamos la manera de tener actividad‚ÄĚ.

‚ÄúCuando me vengo a la contienda interna para ser candidato a gobernador, el presidente es Felipe Calder√≥n. El hubiera no existe, trat√© de poner mi mayor esfuerzo y seguro comet√≠ muchos errores. Seg√ļn mis cuentas, estaba seguro que si llegaba a tener 400 mil votos, no tendr√≠a dificultad para ganar. Marcelo de los Santos lo logr√≥ con 370 mil. Mi meta era superar al abanderado del PRI, Fernando Toranzo. No obstante que hubo muchas situaciones alrededor, junt√© arriba de los 400 mil sufragios. Cumpl√≠, pero no fueron suficientes. ¬ŅC√≥mo se explica que el Consejo Estatal Electoral, nunca quiso bajar los n√ļmeros incorrectos, porque el algoritmo manejado, result√≥ que no serv√≠a? Pusieron que Toranzo tra√≠a un mill√≥n 300 mil votos y yo 500 √≥ 600 mil, cuando el padr√≥n era de un mill√≥n 600 mil habitantes. Fue una carga que asum√≠ en todos los sentidos. Al final, mi adversario logr√≥ 430 mil votos y yo no ten√≠a como rebatirlo. Si tuvo m√°s, la gente lo prefiri√≥. Es la democracia‚ÄĚ.

‚ÄúVendr√°n mejores tiempos, Dios sabe porque no se dio el objetivo. Para ser franco, aunque me hubiera gustado ser gobernador, tampoco me quejo, ya que me dieron grandes espacios en M√©xico, cuando regres√© al senado, donde termin√© el periodo. Luego Gustavo Madero me pide que le eche la mano para coordinar o ser un enlace con los dem√°s grupos de senadores y diputados nuestros. Despu√©s particip√© en el Pacto por M√©xico y me junta al consejo rector. Impulsamos una serie de iniciativas que fueron excelentes. Si te fijas, el logotipo que ten√≠amos en la campa√Īa para gobernador, era una especie de madeja entretejida, de diversos colores, porque una de las partes fundamentales para mi lema era la uni√≥n, la cual no se da por decreto. Surge en tanto haya proyectos comunes. La seguridad ya amenazaba, se descompon√≠a, era otro punto toral, como el empleo. Vino a la capital el entonces secretario de relaciones exteriores, Luis Ernesto Derbez, qui√©n present√≥ un ambicioso proyecto. Se lo agradec√≠ porque es una de las personas que conoce tales procesos. No puedo quejarme, tuve mucho apoyo de otros. No lo logr√©, ni modo. Pude haber conseguido muchos objetivos por San Luis. Alguien no quiso que llegara y lo consigui√≥. El desempe√Īo de Toranzo hay que analizarlo por los resultados y que cada quien agarre lo que le toc√≥‚ÄĚ. 

‚ÄúLas derrotas no se asimilan f√°cil, es verdad. Pero hay que asimilarlas y superarlas o estamos fritos. Como dec√≠a el ex candidato presidencial, Manuel de Jes√ļs Clouthier del Rinc√≥n, solo deja de estar vencido, el que deja de luchar. Entonces, volteamos para adelante y hay que seguirle, darle. He sido una persona agraciada. Siempre he tenido hacia donde voltear y qu√© hacer y le echamos ganas todav√≠a. Me regreso a M√©xico, todav√≠a no terminaba mi senadur√≠a, ya que ped√≠ licencia. Mi suplente fue H√©ctor Mendiz√°bal. Luego entramos a los trabajos del Pacto por M√©xico. Vuelvo a San Luis para ver si puedo lograr la alcald√≠a y retomar mi vida. Compito contra el ex rector de la universidad aut√≥noma, Mario Garc√≠a Vald√©s, que sac√≥ 130 mil votos. Yo logr√© m√°s de 120 mil. Tampoco puedo decir nada. Un sufragio es un sufragio. Me hubiera gustado ser alcalde otra vez y no pude, ya que hab√≠a dejado temas pendientes. Estaba ilusionado con repetir‚ÄĚ.

‚ÄúCuando viaj√© a Espa√Īa, era para saldar un compromiso que hice con Paco Salazar, que me respald√≥ en la campa√Īa para gobernador. Fuimos a Bilbao para ver c√≥mo est√° organizado su esquema de mando. Le pedimos al empresario azucarero, Juan Carlos Artol√≥zoga Noriega, que nos hiciera el favor de dise√Īar la agenda de una semana, donde hubo un fr√≠o espantoso, pero vali√≥ la pena. Bilbao hizo todo un proceso de planeaciones. Tienen parques tecnol√≥gicos. En San Luis existe la firma Fago, de la cooperativa que tiene su filial en el sitio de origen. Hac√≠an las obras al unirse con acad√©micos, empresarios y gobierno. Se juntaban  para realizar procesos de investigaci√≥n y propiciar inversiones. Hablamos con algunos funcionarios de sus experiencias. Fue interesante, ya que han tenido mucho √©xito. Fui en enero, ya que la campa√Īa empezaba en marzo‚ÄĚ.

‚ÄúLo dem√°s fue el pretexto de que sal√≠ de viaje en plena campa√Īa. Lo hice cuando no se pod√≠a efectuar proselitismo. Adem√°s, result√≥ un proceso de aprendizaje. Necesitamos conocer, aprender y luego implementar  de acuerdo a cada zona. No podemos ser copias de los dem√°s. Juntar a diversos sectores es incluyente. Analizar c√≥mo operan las cooperativas, que pueden ser sistemas funcionales, pero  no las puede tener el gobierno. O se realiza en conjunto, con la nube de ideas o no sirve. Lo importante es abrir las puertas, arrastrar el l√°piz y luego hacer acciones. Ser√≠a ideal se lograra en San Luis. Despu√©s de perder la alcald√≠a, participe desde mi trinchera. Escribo un art√≠culo cada semana para la revista Siempre, de Beatriz Pag√©s. Tambi√©n me invit√≥ a MX, Jes√ļs Michel Narv√°ez, que me hace favor de publicar. Lo mismo hago con Francisco Garfias, que tiene un blog, un peri√≥dico en Chihuahua y otro en Pachuca. Es lo que aporto y estoy feliz‚ÄĚ.  

‚ÄúLa pregunta obligada para todos es, ¬Ņestamos contentos con lo que tenemos? Si fuera cierto, s√≠ganle. En caso contrario, reflexionar lo que se debe hacer, cu√°ndo y c√≥mo. Los partidos pol√≠ticos no inspiran confianza, es por lo que est√°n en crisis. Los liderazgos est√°n mermados, cooptados. En los procesos electorales, s√≥lo compiten los candidatos de los partidos. Se niegan abrirse a los ciudadanos. Decid√≠  ingresar al Frente C√≠vico Nacional, tenemos un cap√≠tulo en San Luis, porque no estoy contento de lo que sucede en el pa√≠s y estado. Busco aportar lo que pueda. No aspiro a nada ni participar como candidato a ning√ļn puesto, ni aceptar algo con ning√ļn gobierno. Estoy contento con mi trabajo. He regresado a mis or√≠genes, pero tengo tiempo para buscar cambios favorables‚ÄĚ.

‚ÄúMarcelo de los Santos brinc√≥ de alcalde a gobernador, porque en pol√≠tica, 24 horas son muchas y r√°pido cambian las circunstancias. Una √©poca es diferente a otra. Las escenas son de momentos. Los alcaldes tienen ahora un desgaste tan r√°pido, que se les dificulta reelegir. Hay que buscar equilibrios y contrapesos. Las decisiones tienen que ser m√°s abiertas y no teocr√°ticas. Fue una de las cualidades del PAN cuando no pod√≠a llegar al gobierno. Los exhib√≠a, ten√≠an que dar marcha atr√°s. Ahora no, necesitamos hacer que la gente se concientice. El congreso local no cuestiona, no se nota, todo se hace por consensos, no reflejan el sentir ciudadano. Con la ex senadora Sonia Mendoza, llevo un trato excelente. Cuando busc√≥ la gubernatura, me dijeron que fuera a algunos actos donde estuve presente. No me pidieron meterme a fondo. Era un grupo cerrado y lo entiendo. Estaban los ex diputados locales, Juan Pablo Escobar y H√©ctor Mendiz√°bal. Al final, reventaron a la abanderada, que es una persona h√°bil y lista. No pudo ganar y le pas√≥ igual que a m√≠‚ÄĚ.

‚ÄúEl otro aspirante, Octavio Pedroza, tambi√©n tuvo muchas opciones de triunfo. Hay que preguntarle qu√© le pas√≥. No soy su vocero. Yo esperaba que tuviera √©xito con el respaldo de dos partidos nacionales. Soy panista, creo en su doctrina, puedo tener diferencias con sus dirigentes, pero lo respeto como instituci√≥n. Los l√≠deres pueden tener errores, defectos o cualidades, pero no estoy muy de acuerdo con algunas decisiones. Se los he hecho notar, deben ser puntos de uni√≥n. Pero muchas veces, son canales de ruptura. Ojal√° lo entiendan. ¬ŅCu√°l es el futuro del pan? ¬ŅCu√°l es el de M√©xico?, es la disyuntiva. Como lo vemos, no lo hay para los partidos. El gobierno puede conformar otro de estado y adi√≥s a los dem√°s. Hay que buscar salidas para no mermar nuestras libertades. Es donde debe entrar el PAN, PRD, PRI, otras organizaciones y fuerzas pol√≠ticas que no est√°n de acuerdo. Si logramos una propuesta, M√©xico debe cambiar para definir su sistema electoral, forma de mando‚ÄĚ.

‚ÄúSi hay que coaligarse para fortalecer las instituciones, modelo econ√≥mico y lo que se har√° para recuperar el estado de derecho. ¬ŅAhora tenemos un grupo pol√≠tico o grillos? El pol√≠tico busca el bien com√ļn, donde se pueden defender principios y acciones que permitan crear pol√≠ticas p√ļblicas que ayuden a construir un mejor entorno social, con leyes, armon√≠a y paz social. Buscar el desarrollo, con el respeto a la dignidad de las personas. No he visto que el congreso haya propuesto algo relevante para alcanzarlo. No hay un plan de gobierno, m√°s all√° del plagio que se hizo con una p√©sima copia. No existen acciones encaminadas a la solidaridad y defensa de los intereses sociales, con metas de largo alcance. Lo √ļnico que hemos visto es un √°rbol de navidad chueco. Una obra cuestionada por el manejo oscuro de recursos p√ļblicos en el parque Tangamanga. La carretera Valles-Tamazunchale camina lento, debi√≥ terminarse hace 10 a√Īos‚ÄĚ.

‚ÄúConforme se tarden, habr√° m√°s baches naturales ahora que llegue la etapa de lluvias. El pleito que traen de si se hace o no la Feria Nacional Potosina por el impacto en la salud, indica que no hay avances. Ya pas√≥ la curva de aprendizaje, se termin√≥ la luna de miel. Entonces, ¬Ņtenemos grupos pol√≠ticos o solo grillos que buscan perpetuarse en el poder? No hay una sola empresa que se haya venido a San Luis, cuando tenemos una zona industrial extraordinaria, con gran potencial. Se pueden crear fondos de desarrollo en las diferentes regiones del estado. En la huasteca, no han dicho cu√°l ser√° la estrategia. Hace a√Īos se busc√≥ hace un lugar fabril de 40 hect√°reas, que nadie ocupa porque se inunda. No existe una firma agropecuaria que llegara para dar empleos. A los pobres ca√Īeros les va fatal, por la falta de lluvias. Y son los que sostienen la econom√≠a de la zona. Lo √ļnico que crece es la delincuencia. Hay que diferenciar lo que es la pol√≠tica y los grillos, que siempre buscan los beneficios personales. Los pol√≠ticos se acercan al estadista que razona en beneficio de las pr√≥ximas generaciones. Es lo que falta en San Luis‚ÄĚ.     

Comments

comments

ex alcalde de la capital revista La Noticia slp

Comments

comments