Los hermanos Medina Salazar, en la mira de Gallardo Cardona

24 octubre, 20226:33 pmAutor: Juan Pablo MorenoCapital Destacada Municipios Noticias Opinion

La clase política de Valles y varias asociaciones de litigantes han comentado que el alcalde David Medina Salazar, se podría ausentar del ayuntamiento, pues le endilgaron la penosa tarea de juntar 430 millones de pesos, so pena de irse a la cárcel, junto con su hermano, el extitular de la Comisión Estatal del Agua, Jesús Alfonso Medina Salazar, acusados por el ex diputado federal de Morena, Ricardo del Sol, de un fraude que supera los 3 mil millones de pesos, cometidos en obras públicas deficientes e infladas, coludidos con su jefe, el ex gobernador Juan Manuel Carreras, al que el mandatario Ricardo Gallardo Cardona acusa de un peculado que supera los 20 mil millones de pesos.

La cifra será fraccionada de la siguiente manera: 400 millones son para Gallardo y los 30 sobrantes para cubrir la caída pasajera a las mazmorras de alguno de los dos hermanos. Es la misma tarifa que se impuso a la ex secretaria de salud, Mónica Rangel y quizás al ex titular de desarrollo urbano, vialidades y obras públicas, Leopoldo Stevens, el “Rey de Moche por Escrito”. Los suspicaces abogados plantean entonces, ¿de cuánto fue el chantaje para que la secretaria de salud, Mónica Rangel, dejara la cárcel, cuando apenas pagó 22 millones de pesos y cometió latrocinios que superan los mil millones de pesos? En la misma tesitura ubican a Stevens, al que Gallardo acusó sistemático, de haber defraudado al erario con cerca de 200 millones de pesos en la cuestionada Red Metro.

Una de las víctimas de despojo por parte del secretario de gobierno, José Guadalupe Torres Sánchez, relató que en el programa federal para dejar libres a las personas encerradas por cuestiones de tortura, mayores de 65 años, que padecen enfermedades crónico-degenerativas y que no han recibido sentencia, en el caso de San Luis, aseguró que los liberados por Gallardo, ninguno se fue sin antes cubrir cuotas que se inscriben en el rango de los 100 mil al millón de pesos. Es el verdadero espíritu justiciero de Gallardo para castigar a los odiosos criminales de la “herencia maldita”. Muy pronto se le olvidó al también boyante vendedor de pollos que el dueto en desgracia, le aportó elevadas cantidades de dinero a la campaña, para comprar votos a destajo, con los que ganó el cargo que ahora ostenta, lleno de soberbia

Comments

comments

Comments

comments