La Unidad Deportiva 21 de Marzo, transas políticas y económicas

30 marzo, 202011:16 pmAutor: Juan Pablo Moreno Guzm√°nCapital Destacada Municipios Noticias

Una alberca ol√≠mpica, clases de nataci√≥n, una escuela de beisbol, reactivar la zona de viveros y crear una sede alterna de entrenamiento para el equipo profesional de f√ļtbol Atl√©tico San Luis, fueron varios de los proyectos que el alcalde de Soledad, Gilberto Hern√°ndez Villafuerte, prometi√≥ con ah√≠nco para rehabilitar la Unidad Deportiva 21 de Marzo, en pro de los deportistas y ciudadanos. A casi un a√Īo, el inmueble se encuentra en el completo abandono, con creciente deterioro. Se evidenci√≥ que s√≥lo le interesa fortalecer su imagen pol√≠tica con torneos como la Copa Gallardo o la Copa Soledad. En la edici√≥n 2020, ofrece un premio de 170 mil pesos para el equipo ganador.

Otros actos de mínimo beneficio deportivo que promueven el edil y su jefe, el diputado federal, Ricardo Gallardo Cardona, es la carrera atlética de la enchilada, donde también obsequian 170 mil pesos. En ambas justas, los premios otorgados se recuperan en más del 50% por las inscripciones de los que participan. Son pocas o nulas las inversiones en infraestructura que en realidad fomenten nuevas figuras. Un reflejo es la Unidad Deportiva 21 de Marzo, principal centro deportivo del municipio conurbado. A través de una solicitud de transparencia, se pidieron datos acerca de los recursos invertidos en obras o programas para rehabilitar el centro, del 2015 al 2020.

Las oficinas de Infraestructura y Fortalecimiento Municipal se√Īalaron que no existe registro alguno de las inversiones realizadas. En el 2019, para mejorar la imagen, se recurri√≥ a un grafiti. Fue colocado un croquis en el acceso principal, para ubicar las distintas √°reas. Dijeron que s√≥lo realizan labores de limpieza, riego de las √°reas verdes, barrido manual, recolectado de basura, poda y deshierbe de maleza. En los √ļltimos 9 a√Īos, ha sido nulo lo invertido en el sitio, que se usa m√°s con fines pol√≠ticos que deportivos. En el 2013 se facilit√≥ al extinto equipo de f√ļtbol, Santos de Soledad, que se adue√Ī√≥ de la cancha uno o principal.

Adem√°s, les dieron el √°rea destinada a la biblioteca que convirtieron en vestidores. La escuadra se cre√≥ en la etapa de Gallardo Cardona. Nunca trascendi√≥. Se ignora el monto de lo invertido en la fallida oncena y de d√≥nde sacaron los recursos para financiarla. Hoy solo quedan los olvidados casilleros donde se imparten clases de zumba por las ma√Īas y tardes. Tambi√©n usan la unidad para la llamada Copa Soledad y Copa Gallardo, creada en 2009. Sirve para hacer una apolog√≠a de los benefactores. Llegaron a entregar premios por 200 mil pesos. Aunque est√° en p√©simas condiciones, la facilitan para torneos infantiles como la Copa Bimbo, campamentos de verano, actividades del ayuntamiento y escuelas de f√ļtbol.

Al lugar acuden diario miles de usuarios que han exigido sin √©xito, mejorar los ba√Īos p√ļblicos, que carecen de agua, papel, puertas, espejos. Se han presentado quejas de que algunos j√≥venes acuden a consumir sustancias alcoh√≥licas y marihuana. Las canchas de f√ļtbol r√°pido est√°n desechas. Las cruza un cable de luz que sirve de tendedero para botines. Con el paso de los a√Īos, se acumul√≥ una veintena de pares, que agudizan el olvidado paisaje. Los espacios que usan las diversas academias tienen desniveles y cr√°teres, que provocan constantes lesiones. Apenas tres campos tienen pasto, dos est√°n en p√©simas condiciones. Los dem√°s son de tierra. En tiempos de aguas, los ni√Īos juegan en el lodazal.

No se salva el campo de beisbol, con grandes hoyancos. Las gradas están cuarteadas, rotas y rayadas. Se nota el vandalismo. Las jaulas donde se sientan los equipos, se encuentran sucias, con fétidos olores a orina. A la unidad van personas de la tercera edad, cada viernes, a disfrutar un partido de beisbol. Es una tradición. Los asistentes sufren las inclemencias del clima, ya que las gradas no están todas techadas. Los mismos usuarios han donado las herramientas para el mantenimiento, como mangueras de riego, porterías y redes. Y el colmo, a los equipos que usan las instalaciones, el encargado les cobra una cuota. En caso de no cubrir el pago, son relegados a las áreas más devastadas. No existe la mínima seguridad. La policía jamás acude.

Cada rato ocurren robos, que se intensifican al caer la noche, ya que tampoco hay alumbrado. A los j√≥venes que entrenan box, en varias ocasiones les han quitado sus pertenec√≠as. Cuando La Noticia acudi√≥ a verificar las condiciones f√≠sicas, se registr√≥ el robo de herramientas del personal de limpieza. Los encargados presentaron la denuncia en seguridad p√ļblica, junto con el administrador, Jos√© Antonio Zamarripa Quintero, quien alardea, ofrecen todas las facilidades para garantizar las pr√°cticas deportivas.

En especial a las escuelas que realizan las tareas que exige la secretaría de educación para las olimpiadas y torneos internos. Negó cobrar. Reconoció que la gente aporta donaciones. Desconocía el presupuesto mensual. Todo lo maneja el ayuntamiento. Aunque no se nota, habló de rondines periódicos. Además, tiene contacto directo con la comandancia, que asegura, acude rápido a sus llamados.

Hern√°ndez y Marrero, simuladores

A inicios del 2019, Hernández Villafuerte anunció que iba a modernizar la Unidad Deportiva 21 de Marzo. Trató de seguir la ruta que le trazó Gallardo Cardona, que había concesionado el complejo al equipo Santos de Solead, con lo que buscó conseguir un mayor presupuesto. Los planes deportivos fracasaron y las inversiones fueron nulas. El edil buscó la ayuda del club Atlético San Luis y su director Alberto Marrero. La intentona duró 6 seis meses y se vino abajo. Prevalecieron las arbitrariedades y el oscurantismo. Anunció la compra de las instalaciones que se encontraba en comodato con el ejido San Francisco.

Habl√≥ de hacer cambios de primer mundo. ‚ÄúEl ayuntamiento busca darle m√°s vida. Invertiremos recursos federales para la alberca ol√≠mpica‚ÄĚ. Se le solicitaron datos sobre los costos y t√©rminos de las negociaciones. En respuesta, negaron la adquisici√≥n, no obstante que el cabildo autoriz√≥ la compra, aunque tampoco se conocen los montos o si existe un saldo pendiente. Inmersos en la sospecha, Hern√°ndez, Gallardo y Marrero formaron una alianza de saliva. Se dijo que la unidad se convertir√≠a en un centro alterno de entrenamiento del Atl√©tico San Luis y campo para los equipos premier y femenil, lo que posicionar√≠a a Soledad como un centro neur√°lgico deportivo en la zona metropolitana.

Nunca antes nadie hab√≠a apostado por un proyecto semejante y en el corto tiempo estar√≠a en √≥ptimas condiciones. Gilberto Hern√°ndez presumi√≥ la haza√Īa. Los acuerdos se firmaron a trav√©s de un ‚Äúcomodato, un convenio de colaboraci√≥n donde el Atl√©tico San Luis invertir√≠a recursos destinados a crear escuelas de f√ļtbol para ni√Īos, lo que tendr√° m√ļltiples beneficios, al contar con instalaciones dignas, de primer nivel para la pr√°ctica del deporte y el ejercicio‚ÄĚ. El equipo de f√ļtbol se instal√≥ a principios de agosto del 2019, acapar√≥ el campo uno, el de mayor magnitud y mejor infraestructura. El club restringi√≥ la entrada a la pista de atletismo y la cancha, que podr√≠an usarse un rato por las ma√Īanas.

Para que se respetaran las reglas de los nuevos inquilinos, los rojiblancos contrataron guardias de seguridad privada y gente que le diera mantenimiento al césped. Le pusieron candado a la puerta de acceso. Ni los trabajadores podían realizar las tareas de limpieza. A los curiosos que se acercaban a preguntar sobre los cambios, los agentes les contestaban con tono seco y autoritario, que era una zona exclusiva del Atlético San Luis. Los equipos llaneros fueron movidos a las orillas. La gente se inconformó. El ayuntamiento negó que el club tuviera mayores atribuciones.

El administrador Zamarripa tambi√©n ocult√≥ el control de la empresa externa. Lo contradec√≠an las barras publicitarias que alud√≠an al club, la liga premier y otros patrocinadores, como la firma Ric√≥n, de Gallardo Cardona. La negativa del ayuntamiento se mantuvo con las respuestas que dio a solicitudes de transparencia. ‚ÄúNo existe ning√ļn convenio con el club Atl√©tico San Luis. La unidad 21 de Marzo es un inmueble municipal, utilizado para el deporte y esparcimiento de los habitantes. Hasta ahora, no cuenta con alg√ļn contrato de trabajo en conjunto con el club deportivo Atl√©tico San Luis‚ÄĚ.

Las solicitudes de datos y respuestas corresponden a septiembre y octubre del 2019. Coinciden con los partidos disputados cada 15 d√≠as. Se registraron en la p√°gina de la Liga Premier. Se observa que a√ļn que el Atl√©tico San Luis tiene como sede local, la Unidad Deportiva 21 de Marzo. En las redes sociales, invitaron a los aficionados asistir a los partidos. Una muestra del sello privatizador. Cobraban en boletaje para ingresar ver al equipo Premier a un establecimiento que por naturaleza es gratuito y p√ļblico. Los atropellos continuaron mientras el equipo premier us√≥ las instalaciones.

La pesadilla culmin√≥ con la primera fase del torneo en diciembre. Optaron no usar m√°s la cancha principal. Se desconocen los motivos por los que la directiva decidi√≥ mudarse. Se habl√≥ de los arreglos chuecos con Hern√°ndez. Los beneficios fueron nulos. No se hizo la m√≠nima obra. Al contrario, los empleados municipales se√Īalaron que fueron arduas las tareas para restablecer la cancha principal. Ante el manejo oscuro de la unidad por parte de Hern√°ndez Villafuerte, la regidora de Morena, Grecia Selene P√©rez Gonz√°lez, se√Īal√≥ que el comodato ten√≠a como objeto, hacer m√°s grande la unidad, remodelarla y construir una alberca ol√≠mpica, para lo que solicitaron un pr√©stamo por 15 millones de pesos, que les negaron.

El edil insisti√≥ en llevarla a cabo, sin explicar de d√≥nde obtendr√≠a los fondos. Se registraron erogaciones trimestrales. ‚ÄúNo se informa la cantidad, hasta cu√°ndo se har√°, lo abonado. Nos violentan el derecho a estar informados‚ÄĚ. Sobre el tiempo que el club us√≥ la unidad, establece que se habl√≥ de un comodato que nunca se aterriz√≥. No pas√≥ por el cabildo. La comisi√≥n de deportes tiene m√°s de un a√Īo que no sesiona. ‚ÄúAunque el ayuntamiento neg√≥ que existiera alg√ļn convenio, se detect√≥ que el equipo entrenaba en la unidad. Y si lo hubiera, ca√≠a en lo ilegal. El presidente tiene la facultad de decidir, pero no se manda solo, hay regidores, s√≠ndicos. Se debe resolver con di√°logo. Los dem√°s equipos tuvieron que buscar otro lugar para entrenar‚ÄĚ.

‚ÄúDesde que inici√≥ el trienio, exigimos transparencia, datos abiertos. La gente paga impuestos, no pueden ocultar los gastos. Como regidores, no sabemos en qu√© utilizan los recursos. He solicitado informes y los niegan‚ÄĚ. P√©rez Gonz√°lez no se sabe si el ayuntamiento percibi√≥ alg√ļn pago por parte del club para usar la unidad. Exigi√≥ al edil aclarar la incertidumbre. ‚ÄúPrevalecieron los intereses pol√≠ticos. La ciudadan√≠a no gan√≥ nada. El club tiene sus propias √°reas de entrenamiento. Es un caso similar al de la plaza Citadina. Mencion√© que era un lugar adecuado para instalaciones deportivas. La vendieron a empresas privadas para hacer negocio. La unidad est√° en el abandono. ¬ŅC√≥mo combatir el delito si olvidan el ejercicio f√≠sico?‚ÄĚ.

 

 

Comments

comments

edil Gilberto Hernández Villafuerte La Noticia La Noticia en línea La Unidad Deportiva 21 de Marzo revista slp Soledad de Graciano Sánchez transas políticas y económicas

Comments

comments