desapariciones_forzadas

La gente también desaparece por problemas familiares y sexuales

13 agosto, 20199:06 pmAutor: La NoticiaCapital Destacada Noticias

El comisionado estatal de búsqueda de personas desparecidas y no localizadas, Jesús Juárez Hernández, aseguró que se hasta la primera quincena de julio del 2019, se tienen documentados la desaparición de 110 gentes en la entidad. Se denominan de larga data y corresponden a 2009, 2010, 2011 y 2012. La mayoría de los casos se ubican en un contexto de delitos relacionados con delincuencia organizada. En la desaparición de personas de fechas recientes, un 3.5% tienen que ver con el secuestro, homicidio o delincuencia organizada. El resto se deben más a problemas de índole familiar y sexual.

Indicó que las desapariciones donde existe la influencia de terceras personas, no se han incrementado. Los que aumentan son los reportes o alertas de gentes no localizadas. Señaló que partir de mayo, empezó a recibir también los reportes del 911. Hasta la primera quincena de julio, se tuvieron 114 quejas de personas desaparecidas, de las cuales solo 4 no se habían localizado. Se trata de un joven involucrado en una riña familiar, donde hirió a una persona. Otro que pidió un vehículo prestado y se fue. Una joven con problemas familiares y sólo un caso se complicó. “Enfocamos el trabajo en las situaciones difíciles porque no queremos que se conviertan en asuntos añejos. Con los nuevos métodos y técnicas, se tienen que resolver el mayor número de casos que nos llegan y disminuir al mínimo los no resueltos”.

Juárez puntualizó que la ley hace una diferencia entre personas desparecidas y no localizadas. Son las que dentro de la búsqueda, no hay un delito qué perseguir. “Avanzamos con los informes y el contexto de cómo se dio el hecho. Si vemos que existe la influencia de una tercera persona, el fenómeno encuadra en el supuesto de un delito, entonces es una desaparición. A veces es complicado porque en un momento podemos cruzar la línea entre un caso y otro. Cuando se trata de algo ilegal, tenemos la obligación de avisar de inmediato a la procuraduría del menor, unidad del adulto mayor o la fiscalía, que se encarga del ámbito familiar o de violencia sexual. Pero la comisión actúa de inmediato ante un simple reporte, sin necesidad de que exista una denuncia. Se empieza la búsqueda de las persona en la calle y el campo. Es una ventaja que tenemos, no necesitamos el oficio del ministerio público o de alguna otra autoridad para proceder. Basta el simple reporte vía telefónica o cualquier otro medio informativo”.

“En la búsqueda de personas un factor fundamental es coordinarse con los familiares, la fiscalía de atención a personas desparecidas o extraviadas y todas las áreas relacionadas como protección civil, derechos humanos, atención a víctimas y alerta ámber. La ley general en materia de desaparición forzada y desaparición entre particulares del Sistema Nacional de Búsqueda, nos obliga a que vayamos juntos. En San Luis construimos el sistema estatal”. A casi un año de haber iniciado funciones, que se cumple el 9 de agosto, ha participado en varias pesquisas de personas, en Huichihuayán y Coxcatlán en la huasteca. En la zona media, en Rioverde. En el altiplano, en Ahualulco  y Moctezuma. En la parte conurbada, Soledad y San Luis Potosí. La última búsqueda se realizó a finales de junio y principios de julio, cerca de la comunidad de Matanzas, en Moctezuma, donde se lograron recabar restos óseos de  varias personas. Se analizan para establecer su identidad en base a las pruebas de ADN y otras que se confrontaran con análisis realizados a familiares de las víctimas”.

El comisionado anunció que en los próximos días se realizará otra búsqueda de campo en el lugar, porque los indicios que encontraron arrojan que existen más que restos humanos que se pueden recolectar, pues hasta el momento solo se ha revisado el 15 % del terreno. “En Matanzas podríamos decir que son vestigios de varias personas. Podemos decir que existió un campamento antiguo, donde la delincuencia organizada privó de la vida a varios que antes les arrebataron la libertad. Indagamos el motivo. Por el contexto, podrían ser personas desaparecidas en el 2010 y 2011. Durante la búsqueda nos encontramos a ciudadanos que se acercaron a denunciar la ausencia de familiares que no habían notificado a la autoridad. Es un ciclo constante. En los casos antiguos nos basamos en las averiguaciones previas, realizamos análisis de contexto, aplicamos técnicas de investigación criminal, entrevistamos a posibles testigos que nos aportan datos”.

“Después ubicamos la zona, efectuamos una prospectiva, que consiste en revisar para encontrar algo positivo. En Moctezuma hubo indicios de un campamento, se notificó a la fiscalía que convocó a la búsqueda. Se hace mucho trabajo forense para determinar si es una persona o varias. Hay análisis científicos y el último paso es notificar a los familiares. En las tareas que coordina la fiscalía especializada, participan especialistas en antropología, arqueología, forenses, familiares de víctimas agrupados en colectivos e instituciones como la Cruz Roja, el ejército y derechos humanos”.

El comisionado estatal de búsqueda de personas desaparecidas, Jesús Juárez Hernández, laboró 10 años en la Procuraduría General de la República. Se desempeñó como agente federal de investigaciones y comandante de unidad de inteligencia. Fue capacitado en diversas áreas de investigación criminal, búsqueda de personas y manejo de perros. En la policía ministerial del estado fue agente y director. Cuenta con cursos en derechos humanos, atención a víctimas, identificación forense y conocimientos de derecho penal. Juárez afirma que las causas por las que desaparecen las personas son diversas y no encajan en un solo tema. Intervienen problemas familiares, sentimentales, económicos y ausencias forzadas, relacionadas con delitos. Con la tecnología actual, los reportes son rápidos. Se avisa cuando se pierde contacto con la persona por unas horas. Las respuestas de los sistemas de búsqueda también se han agilizado. Señaló que la comisión estatal se encuentra en plena construcción. Se refuerza en el aspecto económico, capacitación y equipo.

Cuenta con 12 personas, de las cuales 9 se concentran en la capital, dos en Rioverde, donde ya tienen oficina y una persona con vehículo en Valles, que busca reforzar. Aseguró que en el primer año se les dotó de presupuesto, lo que ha permitido cubrir las necesidades para realizar el trabajo. Conforme se consolide el sistema estatal, será necesario contar con más personal. La secretaría general de gobierno, de la que dependen en materia administrativa, en su carácter de  órgano desconcentrado, los ha apoyado y está al tanto de lo que realizan. Indicó que la Fiscalía General de la Republica los respalda con la difusión a nivel nacional de las personas que se buscan en la entidad, a través del programa que se denomina “Has visto a”. Se implementará la búsqueda en vida, para documentar a todas las personas que están en la calle y las que no pueden dar sus datos por cuestiones médicas.

La comisión nacional de búsqueda les otorgó algunos equipos biométricos. Se labora también en los cinco registros que se contemplan en la ley en la materia, que incluyen personas desaparecidas o no localizadas, fosas, aspecto forense, que compete más a la unidad especializada de la fiscalía, los que se encuentran en calidad de desconocidas y el de atenciones administrativas.  Reiteró que el establecido a partir de mayo con el 911, los ayuda a ser más eficaces. Juárez expuso que la discrepancia sobre las cifras en la entidad, se debe a que son varias las dependencias que manejan datos. Se generan de acuerdo a la actividad que desarrollan. La Comisión Estatal de Derechos Humanos lo tiene en base solo a los reportes de quejas. La Comisión Estatal de Atención a Víctimas, a través de las personas que han acudido a registrarse y les brinda asesoramiento.

La Comisión Estatal de Búsqueda se nutre de los archivos que guarda desde que entró en funciones. La unidad especializada en materia de desaparición forzada de personas y cometidas por particulares de la fiscalía estatal, que preside Luz María Montes Mariano, es la encargada de recabar los datos de las personas que fueron denunciadas. Los datos se juntan en todos los ministerios públicos. Analizan los casos que antes se denunciaban como pesquisas, porque la ley no contemplaba la desaparición entre particulares, solo la forzada. Una vez cotejados, se puede llegar a una estadística correcta. Más que preocuparse por contar los desaparecidos, aseveró Juárez, todas las áreas involucradas deben localizarlos, darles la calidad de personas.

 

Comments

comments

Comments

comments