La escritora Cale Agudis, su madre y militares de alto rango, víctimas de la estafa

11 junio, 20209:03 pmAutor: Oralia Guzm√°n MendozaCapital Destacada Noticias

La pujante escritora local, Cale Agundis, junto con su madre, resultaron víctimas de la trampa que orquestó el motivador, Gabriel Salazar. Cuenta que invirtió su dinero en Invercorp, convencida por unos parientes. Creyó en los defraudadores, porque como a muchas de las incautas presas, los convencieron de ser una financiera sólida, respaldada por 23 empresas boyantes, donde nunca iban a permitir que los ahorros estuvieran en riesgo. Ante el desfalco, se sumó a la ola de demandas penales contra los directivos.

Los primos que tenían su dinero en Invercorp, le hablaron maravillas de la empresa que daba réditos del 10% de lo que se invertía, por lo que metió su dinero en mayo del 2019. Durante 7 meses recibió puntual las ganancias. En diciembre decide aportar más capital, pero fue justo cuando iniciaron los problemas. En enero ya no le entregaron los intereses. Argumentaron que en diciembre les habían realizado una auditoria, donde salieron pésimos. Descubrieron que el director de Invercorp, Milton González, les había robado y tenían problemas con la Secretaría de Hacienda.

Le prometieron que los fondos, junto con los intereses, se lo depositar√≠an el 27 de enero, lo cual no ocurri√≥. Despu√©s le aseguraron que el 17 de febrero los recibir√≠a, al¬† no cumplirle, decide venir a San Luis. Se ¬†entrevist√≥ en las oficinas de la empresa con el empleado que siempre la atendi√≥. Le dijo que ya no le podr√≠an dar el 10 % de ganancias, que ahora ser√≠a el 3% y la hizo firmar un nuevo contrato. ‚ÄúCuando me entrevist√© con tal persona, que era una pieza clave en la empresa, siempre estuvo al tanto de m√≠ y de un grupo como de 100 inversionistas, not√© algo que no me gust√≥. Cuando lo cuestionaba, me sal√≠a con evasivas, me daba largas, ment√≠a. Asegur√≥ que iban a empezar a depositar y ponerse al corriente el 27 de febrero‚ÄĚ.

‚ÄúRegres√© a San Luis otra vez a finales de febrero. Ahora acud√≠ con mi abogado. Fue la primera vez que fui al edificio M, ubicado en Carranza, donde operaba Invercorp. Las oficinas estaban oscuras y horribles. Lo primero que veo en las paredes son las fotograf√≠as del Gabo Salazar y los otros due√Īos, mafiosos a morir. Hablo con el que me atend√≠a. Reiter√≥ que la empresa estaba muy mal y que ten√≠a la opci√≥n de retirar el ahorro. Mi abogado que estuvo presente, dijo que no le daba 3 meses de vida a la empresa. Me aconsej√≥ retirar la plata. Salieron que no me la pod√≠an entregar en una sola partida, s√≥lo diferido en 12 meses, por lo que me dieron unos pagar√©s que deber√≠a llevar cada mes, cobrarlos hasta liquidarme. Es donde la puerca torci√≥ el rabo, porque no me han dado nada‚ÄĚ.

Agundis refiere que demand√≥ a Gabriel Salazar Soto, se enter√≥ que Invercorp fue una empresa creada para enga√Īar a las personas, con el t√≠pico perfil de que en los primeros meses cumplen con lo acordado y despu√©s dan el sablazo. ‚ÄúMe recibieron el dinero que invert√≠ en unas oficinas que ten√≠an en la venida Carranza, frente al hotel HN. Me recibi√≥ Milt√≥n Gonz√°lez Romero, que era director. Me pint√≥ una firma que era la quinta maravilla, la n√ļmero uno del a√Īo, que apoyaban a los potosinos, que ten√≠an un grupo de 24 filiales, por lo que era casi imposible, no cumplieran. Si un negocio no funcionaba, estaban los otros de respaldo. Me pareci√≥ l√≥gico porque hacen los n√ļmeros y sal√≠a que garantizaban los rendimientos. Decid√≠ aceptar, nunca imagin√© que en 7 meses estar√≠an en quiebra‚ÄĚ.

La escritora se√Īal√≥ que el capital invertido, es en gran parte, el ahorro de toda la vida. Salazar lo iba a destinar para construir un complejo de rascacielos en todo el pa√≠s, lo cual nunca ocurri√≥. Tambi√©n llev√≥ lo juntado por su madre, mayor de 80 a√Īos. Otras personas cayeron en diciembre del 2109, lo que obtuvo Salazar, lo canaliz√≥ a comprar el rancho de sus sue√Īos. ‚ÄúNos dijeron que ser√≠a un gran productor de ganado. Nos lavaron el coco. S√≥lo fue un capricho. Como quiera yo me recupero, pero mi viejita, que puso todos los ahorros de su vida, se la pasaron a¬† fregar. Es algo muy injusto. Si Salazar no paga, lo adecuado es que lo metan a la c√°rcel. Nadie de los afectados, nos tentaremos el coraz√≥n. Fue un robo, abusaron de nuestra confianza‚ÄĚ.

El 22 de mayo, mediante un comunicado, Gabriel Salazar, que se ostenta como presidente del consejo administrativo del Grupo Infiniti, subsidiarias y filiales, dijo que las empresas entraron en una severa crisis de insolvencia y de finanzas que los ponen a punto del colapso. Puso de pretexto, la emergencia del covid 19, exceso de inversiones, un agresivo apalancamiento, la p√©rdida de diversas fuentes de ingresos, ca√≠da de algunos proyectos y cancelaci√≥n de contratos. Anunci√≥ que entrar√≠an a un concurso mercantil y asegur√≥ que luego de salir, les pagar√° a todos los acreedores. ‚ÄúGabo Salazar se declar√≥ en quiebra, perd√≥n, se merm√≥ la cuenta millonaria de todos. Nos pas√© a chin.. y no se compromete a darnos ning√ļn peso porque no lo tiene. Dice que va empezar a pagar de mayor a menor. Es decir, primero a los socios m√°s fuertes y despu√©s a todos los chiquitos, donde estoy yo, lo que se alcance y los que no, lo disculpen. Me enter√© que sus pap√°s ya se hab√≠an fugado, que toda la familia tiene orden de arresto. Los padres quedaron a deberle a mucha gente. Me dec√≠a mi madre, ¬Ņc√≥mo pretendes que el mentado Gabo Salazar sea una persona¬† honorable, respetable, leal, con valores, principios, si sus progenitores est√°n peor‚ÄĚ.

Hay tres litigantes que llevan las demandas de casi mil afectados por Invercorp. Entre los defraudados se encuentran 25 militares de alto rango, coroneles y generales, que invirtieron sus ahorros y parte de las pensiones. Otras personas perdieron casa y vendieron sus negocios para invertir los recursos que ahora se esfumaron. La escritora Cale Agundis confía en su abogado, que representa a otras 100 víctimas. Les dijo que hay posibilidades de recuperar el dinero.

Decidieron irse por la v√≠a penal y exploran la alternativa de embargar los bienes y rematarlos. ‚ÄúComo somos muchos los perjudicados, el asunto tiende a convertirse en un problema social, por lo que debe¬† intervenir el gobierno estatal. Se tienen pruebas y testimonios de la gente. Yo no iba a demandar, conf√≠o en la justicia divina, pero despu√©s alguien me anim√≥. Me dijo que era la √ļnica forma de recuperar lo perdido. Salazar no volver√° a dormir con la conciencia tranquila‚ÄĚ.

Comments

comments

Gabriel Salazar invercorp La escritora Cale Agudis La Noticia revista La Noticia San Luis Potosí su madre y militares de alto rango víctimas de la estafa

Comments

comments