La alcaldía de Rioverde, el mejor negocio en toda la vida de Ramón Torres García

25 septiembre, 20198:04 pmAutor: La NoticiaMunicipios Noticias

El activista del magisterio, Salvador Ceballos Uribe, calificó el desempeño del alcalde de Rioverde, Ramón Torres García, como frívolo, opaco, desorganizado, sin autoridad, donde prevalecen los intereses personales del edil y sus allegados. “Los primeros tres años de gobierno fueron de absoluta ligereza. Destaca su kermese, la llamada Feria Regional, que costó 6 millones de pesos. No ha comprobado el destino real de los recursos. La oficial mayor, Gloria Guadalupe Olvera Montes, vendió chatarra sin permiso del cabildo ni del congreso del estado. Remató más de 250 vehículos. En el catálogo que alteró, pidió permiso para la venta de 50. Hubo incluso unidades que todavía rodaban”.

Ceballos expuso que ante las faltas cometidas, se presentaron las denuncias pertinentes para que fuera destituida y sancionada. El congreso aceptó castigarla, pero el edil se hizo el desentendido. “No la suspende, omite las órdenes, ya que se trata de su comadre y la protege. Torres es sujeto a juicio político por desacatar una orden directa del poder legislativo. Sin embargo, con todo el descaro, pidió licencia para relegirse. Después de un año, el alcalde sustituto, José de Jesús Gama Ávila, por órdenes de García, suspende a Olvera, ante el temor de que manchara su campaña. Le urgía para tapar los saqueos”.

“Obsesionado por repetir en el cargo, hizo una compradera de votos. Hubo un empresario anónimo que le dio 4 millones de pesos. No ganó con el respaldo popular. Lo hizo con artimañas. Se detuvo a mapaches que actuaron bajo sus órdenes”. Ceballos censuró que Torres haya convertido la alcaldía en una empresa personal. Olvidó el trabajo a favor de la ciudadanía. “Es una burla. Están en la nómina los hijos de funcionarios, nueras, tíos, sobrinos, amantes. No hay obras relevantes. En todas las alcantarillas brotan aguas negras. El drenaje está colapsado. No lo atiende porque se trata de dinero enterrado. Busca acciones de relumbrón, capillas en comunidades, pintar escuelas”.

“La ciudad está en el abandono, no hay desarrollo. Se produce tomate, chile y cebolla. Todo se tira porque vienen los coyotes y pagan el kilo a tres pesos. Si hubiera una empacadora, se podría sacar más provecho. El ex gobernador Fernando Toranzo le dio a un grupo de empresarios 5 millones de pesos para una deshidratadora. No secaron un chile, nada”. Ceballos relató que Ramón Torres es un títere de sus colaboradores. En particular, del director de desarrollo social, Daniel Nieto Caraveo, que lo zarandea a su antojo. Lo obliga a que lo apoye para relevarlo.

“Todos hacen y deshacen. Cualquier departamento se maneja de manera autónoma. En educación, entregan las becas a los hijos de los funcionarios. Ignoran a los que en realidad las necesitan. Los beneficiarios viven en casas de dos pisos, con cocheras. En el rastro matan sin piedad animales estresados. No hay vigilancia de salubridad. Llegan y les quitan el hígado o menudo, porque alegan que tienen tuberculosis. Pero nunca presentan los exámenes médicos. No han comprado un solo camión para transportar la carne. Laboran en condiciones deplorables”.

“Torres García es un comerciante que lucra con el mejor negocio, el más rentable de toda su vida: la presidencia municipal, con lo que ha acrecentado los ingresos. Antes tenía una bodega de alimentos para ganado, con pocos productos. En pocos creció, adquirió camiones para entregas a domicilio. Pero como alcalde tiene un deficiente desempeño. No desquita el sueldo. Siempre le resuelven los problemas sus fieles consejeros, el secretario, Rubén González. Nieto, su capataz. Y el tesorero, Horacio Balderas. Salieron voraces para hacer negocios”.

Ceballos destacó que ante el desastroso desempeño de Ramón Torres, ya se perfila como sucesora la militante de Morena, Miriam Reyes. El posible diputado local será el ex panista Juan Felipe Ávila, que como contendiente de Morena por una curul federal, casi derrota al ex dirigente de la CNC, Óscar Bautista, quién compró votos hasta en 3 mil pesos. Pero ahora se encuentra en la bancarrota política y económica. No exporta un kilo de tomates o chiles de sus diversos invernaderos, como el 17, donde sólo cultiva alfalfa, como cientos de productores. “Tan bajo cayó, que le cortan la luz por no pagar recibos de 3 mil pesos. Lo siguen decenas de acreedores. Se encuentra en una etapa terminal. La fórmula de Morena ganará la alcaldía, la curul local y federal. El PAN y el PRI se han convertido en un lastre”.

Censuró que Torres ha sido incapaz de generar nuevas fuentes de empleo. La única empresa que llegó a Rioverde es Sopes Industries. Las pocas y deficientes obras, tienen precios inflados, como la fuente que se hizo en la plazoleta frente a la iglesia, sin licitar, que superó los 3 millones de pesos. Para mantener las luces encendidas, requiere un software que vale 500 mil pesos. Mientras lo compra, la obra está a oscuras, sin funcionar.

El PRI cifra su regreso en la figura del ex candidato a la alcaldía, Manuel Díaz del Vivar, que al frente del grupo Los Rábanos, se aprovecharon de la inoperancia del ex edil Fausto Izar Charre, para hacer negocios con el erario. Se quedaron con una serie de casas construidas con fondos públicos en la colonia Gabriel Martínez, que rentan con absoluta impunidad. El presidente del comité municipal, Pedro Morales, se coludió con Ramón Torres en el despojo de áreas públicas. Es compadre de Bautista, que dio el bandazo al Verde Ecologista, donde hace equipo con el diputado local, Cándido Ochoa y los ex alcaldes de Soledad, Ricardo Gallardo Juárez y Ricardo Gallardo Cardona.

Comments

comments

alcalde La Noticia Ramón Torres García revista Rioverde

Comments

comments