Garita de Jalisco, un botín millonario

17 enero, 201912:49 amAutor: La NoticiaCapital Destacada Municipios Noticias

En el estudio de impacto ambiental, modalidad general, elaborado por el “naturista” Ramón Ortiz Aguirre, estableció en 1999, para el proyecto Desarrollo del Pedregal, en la Garita de Jalisco, un discurso que luego será reeditado. Hoy vale recordarlo, pues será aplicado para el área pretendida en San Juan de Guadalupe y sus anexos Tierra Blanca y San Miguelito.  El texto decía, el objetivo básico del proyecto consiste en el desarrollo de una nueva zona habitacional, de alta calidad, ubicada en la porción sureste de la zona urbana, donde se ubican los más amplios y mejores proyectos habitacionales que ha tenido la ciudad de San Luis Potosí. El proyecto pretende alcanzar la armonía arquitectónica y excelente trazo urbano, también un amplio desarrollo ecológico único en su tipo en el centro del país.

Medio ambiente.- Actualmente, la zona se encuentra impactada y muestra indicios de erosión severos. El proceso de urbanización de forma escalonada y con la construcción del campo de golf y reserva ecológica, podrá disminuir la erosión y consecuentemente, el arrastre de materiales a los cauces que llegan al parque Tangamanga. Las aportaciones en áreas comunales.- El 8 de noviembre del 2018, la Procuraduría Agraria en San Luis Potosí recibió una solicitud de opinión para constituir la Sociedad Mercantil Reserva estableciendo en la explicación genérica el proyecto. “Ahora bien, por la ubicación dentro del contexto de San Luis Potosí, la zona en estudio se constituye en una área estratégica trascendente en el ordenamiento e impulso del sector sur, de hecho, de manera relevante, conforma un punto neurálgico para el futuro a corto plazo, porque se estaría previendo el desarrollo de vivienda de tipo residencial, constituiría el eslabón de enlace entre San Luis Potosí y la Sierra de San Miguelito, principalmente en el almacenamiento y traslado de bienes de consumo, propiciando así la gradualidad en los usos de suelo”.

Sierra de San Miguelito A.C., facilitadores y comparsas.- Edgardo de los Santos ha desarrollado una estrategia en la que defiende de manera acotada a la Sierra de San Miguelito estableciendo por una parte, la necesidad de decretar área natural protegida estatal, con el carácter de reserva estatal a la Sierra de San Miguelito, colgándose el mérito del decreto publicado en el Periódico Oficial del Estado del 20 de septiembre del 2018. En el mismo se establece que de un total de 63 mil 783.05 hectáreas, solo quedaron a salvo 12 mil 613.47. En diversas publicaciones, Edgardo de los Santos cuestiona que fueron los mismos ejidatarios y comuneros quienes no permitieron ser parte de la declaratoria.

Sin embargo, lo que no ha dicho es que los trabajos de carácter técnico, justificativo, para establecer los límites de la declaratoria, tenían por objeto segregar la superficie pretendida por los desarrolladores inmobiliarios con el mismo argumento que se utilizó 20 años antes en la Garita de Jalisco. El mismo grupo intervino para elaborar el estudio técnico de factibilidad, la creación del área natural protegida y dejó de considerar las áreas de recarga del acuífero.

En el 2009, la Asociación Civil realizó el estudio que en forma deliberada dejó de considerar área natural de protección al patrimonio paisajístico y de recarga, donde quedaría establecido el Plan de Centro de Población Estratégico San Luis Potosí-Soledad. Al observar el plano que se exhibió para delimitar el proyecto, se dejó de considerar la parte de la sierra que los desarrolladores inmobiliarios hoy pretenden.

Durante años, Edgardo de los Santos visitó los núcleos de población que no estaban en la mira de los desarrolladores, soslayó y acotó lo que convenía entre otros, al grupo que encabeza Carlos López Medina. La idea era obtener una declaratoria parcial que dejara fuera el proyecto inmobiliario y que estableciera en alguna parte de la sierra que ocupa la comunidad, un plan que ayudara a la expansión inmobiliaria conforme se consolidara la primera etapa. Y establecer una estrategia ambiental en algunas zonas para justificar el equilibrio que protegiera la sierra comunal. Por supuesto que tales áreas se desarrollarían proyectos de restauración de la vida silvestre, regeneración y cría de especies protegidas.  Es donde una docena de organizaciones y grupos ambientales cabían perfectos para cerrar el círculo.

Sin embargo, el nivel de conflicto que se vive en la comunidad no permitió un discurso como lo planteara Carlos López Medina y Edgardo de los Santos. Es por lo que deciden dejar fuera la totalidad de las tierras comunales. La incorporación del proyecto Reserva por 2 mil 69 hectáreas respecto a las 14 mil 495 hectáreas comunales, es una calca de los estudios técnicos realizados por Sierra de San Miguelito AC, avalados hoy por la Segam y Copocyt. Siguen al pie de la letra las indicaciones de López Medina y lo que dice el membrete ecológico Grupo Sierra San Miguelito. Algunos comuneros impugnaron por la vía del amparo el decreto de declaratoria, estableciendo como autoridad responsable al Grupo Sierra de San Miguelito, pues cambiaron de manera oficiosa el carácter de área natural protegida, las tierras que buscan convertir los desarrolladores en el negocio del siglo.

 

Comments

comments

Comments

comments