En el 2021 se habrán de confrontar Sánchez Unzueta con López Obrador

20 enero, 202010:09 pmAutor: La NoticiaCapital Destacada Noticias

El aparente exabrupto del tribuno Leonel Serrato S√°nchez, de exaltar al dueto integrado por Ricardo Gallardo Ju√°rez y Ricardo Gallardo Cardona a trav√©s de la figura del alcalde t√≠tere de Soledad, Gilberto Hern√°ndez Villafuerte, podr√≠a tener como sustrato, una jugada de fondo, de largo alcance, del maximato local, Horacio S√°nchez Unzueta, inscrita en el juego sucesorio por la gubernatura en el 2021. El brusco viraje del notario 32 empuja como objetivo inicial, apaciguar, regresar al carril de la obediencia a los cism√°ticos que rechazaron el yugo del jefe pol√≠tico de la entidad, para pactar con bandas criminales que han llenado de violencia y sangre las calles de San Luis. Serrato cumplir√° funciones de mensajero y pedagogo con sus interlocutores, reacios a acatar √≥rdenes, ya que se imaginan omnipotentes. Pero su altaner√≠a le cost√≥ un a√Īo en las mazmorras de Hermosillo, Sonora, a Gallardo Cardona, acusado de lavado de dinero y tener nexos con el crimen organizado.

El padre mordi√≥ el polvo en su intentona reeleccionista como alcalde de la capital, ante el panista Francisco Xavier Nava Palacios, sobrino de S√°nchez Unzueta. Y si oponen resistencia, Gallardo Ju√°rez puede caer preso, ya que pesan en su contra, denuncias por latrocinios que superan los 2 mil millones de pesos y perder el control del ayuntamiento de Soledad, que ha manejado como su hacienda personal en los √ļltimos 12 a√Īos. Serrato tiene la encomienda de hacerles entender la clara filosof√≠a del hombre que toma las decisiones fundamentales en la entidad: San Luis es para los potosinos. Con tal premisa, S√°nchez logr√≥ evitar la m√≠nima injerencia de los ex presidentes Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calder√≥n y Enrique Pe√Īa, a los que espant√≥ con el petate de la ingobernabilidad. Si quer√≠an un sitio pac√≠fico, hab√≠a que controlar al navismo, el √ļnico movimiento capaz de socavar o derribar gobernadores, como pas√≥ con el cacique magisterial, Carlos Jonguitud y luego con el malogrado Florencio Salazar Mart√≠nez.

Con tal maniobra, garantiz√≥ sucesiones de terciopelo. Ya no habr√≠a los dolorosos y aciagos interinatos o mandos provisionales donde fueron sacrificados Florencio Salazar, Leopoldino Ortiz Santos, Fausto Zapata, Te√≥filo Torres Corzo y Gonzalo Toribio Mart√≠nez Corbal√°. Despu√©s de su aciago cuatrienio, el poder tras el trono garantiz√≥ relevos apacibles con sus alfiles Fernando Silva Nieto, Marcelo de los Santos Fraga, Fernando Toranzo Fern√°ndez y Juan Manuel Carreras L√≥pez. Para tener un cierre sin parangones, busca cerrar el c√≠rculo con Xavier Nava en los pr√≥ximos comicios. El papel de Serrato ser√° que los Gallardo entiendan el contundente mensaje: la √ļnica pelea trascendente es la que S√°nchez Unzueta tendr√° con el tabasque√Īo Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador, que tambi√©n le entiende a los intr√≠ngulis de la verdadera pol√≠tica. Y si pierde, el futuro de la entidad ser√° incierto. El mejor argumento para convencerlos es que son indispensables. Gracias al aporte que hicieron, superior a los 100 mil votos, el PRI mantuvo la gubernatura. Pero en su momento fueron premiados con los ayuntamientos de Soledad y la capital. La factura, en teor√≠a, est√° cubierta.

Pero S√°nchez Unzueta ha dejado incontables heridos en el camino. Acumul√≥ una monta√Īa de agravios. No cumpli√≥ el acuerdo de entregarle la estafeta al otrora jefe del llamado Grupo Universidad, Juan Ramiro Robledo, con el que mantiene un soterrado pleito a muerte. Para sentar las bases de su cacicazgo que se acerca a los 30 a√Īos, opt√≥ dejar como sucesor al obediente Silva Nieto. Luego entabl√≥ una feroz batalla para correr del PRI a Robledo y su grupo que emigr√≥ al PRD para buscar la gubernatura. En el trayecto, traba amistad con el entonces candidato presidencial, L√≥pez Obrador, con el que mantiene un trato cercano el presidente estatal de justicia administrativa, que en febrero del a√Īo en curso, asumi√≥ la dirigencia nacional del gremio. Uno de los m√°s fieles seguidores de Robledo, el ex diputado local, Fabi√°n Espinosa D√≠az de Le√≥n, por m√°s de 20 a√Īos, se dedic√≥ a cazar a S√°nchez Unzueta. En cualquier asamblea o lugar p√ļblico, lo agredi√≥ de manera soez. Peleador callejero, lo ret√≥ a golpes frente a su s√©quito. Para protegerse del inminente ataque, sentado en la silla, el ex mandatario se cubr√≠a la cabeza con los antebrazos erguidos.

Previo a que S√°nchez Unzueta dejara el cargo, como diputado local, Espinosa busc√≥ cualquier pretexto para fastidiarlo. Solicit√≥ al comit√© nacional del PRI expulsarlo por incurrir en corruptelas. Encontr√≥ apoyo en el ex senador panista, Francisco Xavier Salazar S√°enz, para solicitar al presidente Zedillo y al procurador de la rep√ļblica, Jorge Madrazo, investigar a fondo al que responsabiliz√≥, darle al traste a una generaci√≥n de j√≥venes pol√≠ticos, que buscaron la alternancia del poder por la v√≠a pac√≠fica. El legislador guard√≥ las pruebas lapidarias en un sobre lacrado que entreg√≥ al notario uno, Eduardo Mart√≠nez Benavente, que tambi√©n mantiene una guerra sin tregua con S√°nchez Unzueta, por lo que se ali√≥ con Robledo. Juntos fueron diputados locales. Cuando se abri√≥ el documento, Salazar casi se va de bruces. Espinosa lo exhibi√≥ al solicitarle a S√°nchez, 7 mil pesos para solventar un viaje del sector juvenil del PAN a Puebla a trav√©s de la l√≠nea de transporte Vencedor. Otra denuncia aludi√≥ a la secretaria particular del maximato, Mar√≠a Concepci√≥n Rodr√≠guez G√≥mez, que solicit√≥ al oficial mayor, Juan Carlos Machinena, entregar al doctor Jorge Carrillo Calvillo, mil d√≥lares para continuar sus estudios en Espa√Īa. El becario era hijo del ex director de pensiones, Jorge Odil√≥n Carrillo, cu√Īado de Concepci√≥n Calvillo Alonso, suegra del ejecutivo.

Antes seguidor de Robledo Ruiz, el jefe de la bancada del PRI, Juan Jos√© Rodr√≠guez Medina, pragm√°tico a ultranza, se pas√≥ al bando de S√°nchez Unzueta. Nunca pudo controlar al belicoso Fabi√°n Espinosa, que en la toma de protesta de Silva Nieto al asumir el mando, en el acto protocolario que encabez√≥ el dirigente nacional del PRI, Humberto Roque Villanueva, el legislador inst√≥ a sus correligionarios a rebelarse. Arremeti√≥ contra los navistas incrustados en la n√≥mina. Lament√≥ ganar las elecciones pero extraviar el gabinete. Aludi√≥ al ide√≥logo Jes√ļs Reyes Heroles al sostener, ‚Äúrevoluci√≥n que transa, pierde. No es v√°lido utilizar al PRI y la nobleza de sus militantes para alcanzar el poder y luego abandonarlos‚ÄĚ. Previsor de los cambios nacionales, S√°nchez Unzueta ubic√≥ despu√©s a Silva Nieto como candidato del PRD al senado de la rep√ļblica. Espinosa no le dio tregua. Se apunt√≥ por la misma curul. El asunto se empantan√≥. Concluy√≥ en los tribunales. Ninguno tuvo tiempo de hacer campa√Īa. Despu√©s de los comicios, el dictamen del Tribunal Federal Electoral favoreci√≥ a Espinosa. El secretario de gobierno, Alejandro Leal Tob√≠as se propuso como intermediario para acabar con casi tres d√©cadas de enconos radicales. Junt√≥ a S√°nchez Unzueta y Fabi√°n Espinosa que pactaron una tregua ef√≠mera al darse la mano.

Una estrepitosa caída

Leonel Serrato S√°nchez alcanz√≥ el cenit en la √ļltima campa√Īa por la gubernatura del matador de dragones, Salvador Nava Mart√≠nez. Cautiv√≥ y embruj√≥ a las masas con su oratoria √°cida y demoledora. Hizo equipo con el financiador y estratega Eduardo Mart√≠nez Benavente, que lo apadrin√≥ cuando egres√≥ de la carrera de leyes. Acostumbrado a improvisar, a veces sin medir las consecuencias, exalt√≥ la figura de su mecenas. Le dijo que era el padre que nunca tuvo, aunque estaba presente su progenitor biol√≥gico, que esboz√≥ algunas l√°grimas, dijeron varios testigos. El fedatario le ense√Ī√≥ los entretelones del trabajo notarial, pero el √°vido alumno r√°pido le dio la espalda. Cay√≥ seducido por el encantador de serpientes, S√°nchez Unzueta, que lo hizo consejero del gabinete. Al final del cuatrienio, lo convirti√≥ en notario, como su ex patrocinador, para ubicarlos en el plano de la competencia profesional. Luego lo meti√≥ como asesor jur√≠dico de Fernando Toranzo, que jam√°s toler√≥ su conducta ir√≥nica y aires de grandeza. Se lo quit√≥ de encima cuando lo mand√≥ ayudar al entonces procurador de justicia, C√°ndido Ochoa, que jam√°s lo acept√≥. En el corto tiempo que lo acompa√Ī√≥, se dio cuenta de las enormes corruptelas que cometi√≥ su ef√≠mero jefe, que jam√°s denunci√≥. Toranzo lo regres√≥ como asistente del hosco e indomable secretario de gobierno, Jos√© Guadalupe Dur√≥n Santill√°n, al que trat√≥ de domesticar con un halo paternalista. No midi√≥ preciso su campo de fuerza y r√°pido se confront√≥. Cansado de ir y venir, de no recibir paga alguna, de cubrir la renta de la oficina con dinero propio, cabizbajo y humillado, se retir√≥ de la burocracia.

Se desquit√≥ de las afrentas como agresivo columnista del diario Pulso. Pero al poco tiempo se retir√≥, sugiri√≥ que sicarios, ligados a los Gallardo, lo amenazaron de muerte. En su paso como servidor p√ļblico, se confront√≥ con la vocera del ex gobernador panista, Marcelo de los Santos, la ex reportera del Heraldo y ahora due√Īa del portal electr√≥nico, C√≥digo San Luis, Mar√≠a Luisa Paul√≠n. Cuando Serrato era la sombra de C√°ndido Ochoa en la procuradur√≠a, tuvo acceso al expediente criminal de su detractora, a la que Toranzo encerr√≥ un a√Īo en las celdas de La Pila, acusada de un peculado que super√≥ los 30 millones de pesos. El fedatario en receso, corrobor√≥ que el da√Īo al erario pudo alcanzar los 100 millones, por lo que la ex convicta deber√≠a estar todav√≠a encerrada. En la etapa en que se desempe√Ī√≥ como jefa de prensa, Paul√≠n se confront√≥ con la clase pol√≠tica local. A la mayor√≠a la atac√≥ soez, sin fundamentos, con la mayor impunidad. Para el trabajo sucio, se apoy√≥ en el propietario del blog El mundo de San Luis, David Rangel Tapia, que public√≥ las fotos y videos de cuando Serrato cay√≥ en la barandilla de Soledad, reducto de los Gallardo.

Conocedor de sus secretos m√°s √≠ntimos, el fedatario le obsequi√≥ una camioneta al violento herrero, Jes√ļs Rafael Aguilar Fuentes, alias El Chiquil√≠n, para que no ventilara su vida privada. Adem√°s de alquilarse como ariete pol√≠tico, Aguilar es uno de los principales consejeros, bi√≥grafo y confidente de los ex ediles, por lo que le pagan, junto con su familia, cerca de 100 mil pesos mensuales. En d√≠as recientes, le cubrieron una fianza de 70 mil pesos, ya que fue acusado de ataque sexual a una hija y nieto. No lo hicieron por solidarios, tambi√©n temen que ventile su historial delictivo. El l√≠der de los tianguistas del Rebote, Juan Antonio Rodr√≠guez Chessani, antes patrocinador de Aguilar, ha comentado que al estar borracho o drogado, acusa a los Gallardo de mafiosos y matones. Por √≥rdenes de S√°nchez Unzueta y para vengarse de los agravios de Paul√≠n, el notario convirti√≥ en costumbre, pararse en un banquillo afuera de palacio de gobierno, para denostar a Marcelo de los Santos, que result√≥ incapaz de garantizar la vida, patrimonio y seguridad de los potosinos. El ex comandante de la polic√≠a judicial, Julio Alfredo Ceballos Alonso, lo acus√≥ de vender la plaza a diversos c√°rteles, en varios millones de d√≥lares.

Enemigo de los contrapesos, atento a la coyuntura pol√≠tica nacional, que incide para elaborar sus maniobras transexenales, en el 2012, el maximato le orden√≥ a Serrato, buscar la alcald√≠a de la capital por el PRD. Su objetivo era servir de esquirol al abanderado del PRI, Mario Garc√≠a Vald√©s, al que us√≥ para enterrar en definitiva, al √ļnico opositor real que ten√≠a en las filas del PAN, Alejandro Zapata Perogordo, al que antes le hizo morder el polvo cuando se confront√≥ en la contienda interna con Marcelo de los Santos. Pero Serrato se pele√≥ con la militancia del PRD, que empuj√≥ como abanderado a Manuel Nava Calvillo, cu√Īado de S√°nchez. En la misma jugada, sepultaron a la ex edil Victoria Labastadida, que hizo mancuerna para el senado con el boyante empresario, Te√≥filo Torres Corzo, que sorte√≥ las tarascadas porque antes fue gobernador interino. Toranzo y S√°nchez Unzueta emprendieron una feroz y despiadada campa√Īa de desprestigio contra Labastida. Se salv√≥ de pisar la c√°rcel por haber desviado fondos millonarios a la campa√Īa presidencial de Enrique Pe√Īa Nieto. Atrapado en el mismo engranaje de intereses cupulares, Serrato fue designado despu√©s representante de la dos veces diputada local, Beatriz Benavente, ante el Consejo Estatal Electoral. La legisladora es una recalcitrante defensora de las corruptelas sin castigo del galeno Toranzo y su ex c√≥nyuge, Mar√≠a Luisa Ramos, dos nuevos multimillonarios de la localidad.

Cuando Salvador Nava emprendi√≥ la Marcha por la Dignidad y la Democracia a M√©xico, para protestar por el fraude electoral del que fue v√≠ctima por su oponente del PRI, Fausto Zapata, entre los cientos de seguidores que lo acompa√Īaron, iba Leonel Serrato. A la caravana se le sum√≥ el disidente tabasque√Īo, Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador, al que el fedatario conoce desde entonces. Tal circunstancia le vali√≥ para que S√°nchez Unzueta doblegara al dirigente estatal de Morena, Sergio Serrano, para que apuntara al notario como candidato a la alcald√≠a de la capital, con un prop√≥sito muy claro y preciso: atacar a fondo al abanderado del PRD, Ricardo Gallardo Ju√°rez, que cargaba una pesada losa de desprestigio por los incontables latrocinios cometidos. Para no restarle votos a su sobrino Xavier Nava, el maximato col√≥ como aspirante testimonial a la directora del DIF estatal, Cecilia Gonz√°lez Gordoa. El ex diputado local, Eduardo Mart√≠nez Benavente, censur√≥ el flojo desempe√Īo del √°cido orador, que jam√°s se aplic√≥ a fondo para buscar la victoria.

Al iniciar la campa√Īa por la alcald√≠a, el implacable tribuno dijo que se trataba de un proceso para limpiar de c√°rteles a San Luis. ‚ÄúFue para lo que nos apuntamos. Sabemos a qu√© vamos y contra qui√©n. Es el inicio de un espacio de esperanza. Ser√°n bienvenidos los que quieran ayudar a tirar la basura‚ÄĚ. Expuso que una pandilla delincuencial se apoder√≥ de las siglas del PRD, cuya militancia debe recuperar. ‚ÄúSe imaginan que la capital es su retrete o escupidero. Llegaron a los cargos p√ļblicos para enriquecerse de manera ofensiva. No ser√° una lucha contra tales delincuentes, que en la mayor√≠a de las veces, explotan las necesidades de la gente de la manera m√°s vil. Existe miedo, temor, porque matan, extorsionan, levantan, atosigan, cercenan las libertades. Tengo que dar un mensaje categ√≥rico: ya llegamos. Vamos a poner el pecho, la cara, la fuerza, la entrega. Seremos un valladar, nos opondremos hasta echarlos. Los Gallardo ya se van, no les tengan miedo‚ÄĚ. Luego asever√≥ que el comerciante pollero ‚Äúes un delincuente que ha tra√≠do la violencia a San Luis y encabeza un grupo mafioso‚ÄĚ.

Pero en d√≠as recientes, Serrato hizo declaraciones que contradicen su credo anti narco, al exaltar la figura del alcalde marioneta de Soledad, Gilberto Hern√°ndez Villafuerte, esclavo de los Gallardo. ‚ÄúRecibimos de su parte un completo y decidido apoyo, lo tengo que decir. Y conste que los he criticado mucho, pero trabaja con nosotros hombro con hombro. Se la ha rajado, de manera literal. Ha puesto las instalaciones para la Guardia Nacional de la manera m√°s autom√°tica posible. Mientras, otros lloriquean que les dejaron malas administraciones. Fue por lo que el gobernador Juan Manuel Carreras, de inmediato autoriz√≥ se hiciera la escuela. M√°s a√ļn, la Secretar√≠a de la Defensa Nacional y el presidente L√≥pez Obrador, avalaron en tiempo r√©cord las instalaciones, que ser√°n una obra modelo‚ÄĚ. El desliz le provoc√≥ una andanada de cr√≠ticas. El historiador y ex candidato a la alcald√≠a de la capital por Morena, Joaqu√≠n Mu√Īoz, al que el notario critic√≥ por haber sacado apenas 5 mil votos, lo calific√≥ como ‚Äúun asco. Busca una especie de tregua, cuando antes era un golpeador‚ÄĚ.

‚ÄúEs un paje de S√°nchez Unzueta. Una suerte de par√°sito inc√≥modo. Busca una plataforma para operar. Toda proporci√≥n guardada, es como el herrero Rafael Aguilar, El Chiquil√≠n. Igual que el delegado del Instituto Nacional de Antropolog√≠a e Historia, Juan Carlos Machinena, que anhela ser gobernador, apenas sirven para dividir el voto de la clase media. Es un tipo es demasiado vanidoso y mit√≥mano‚ÄĚ. El internauta Johan Garza lo llam√≥ ‚Äúsimulador, chapul√≠n pol√≠tico y mercenario que vende su oratoria. Es un pusil√°nime y mentiroso‚ÄĚ. Fher Reyna estableci√≥: ‚Äúahora s√≠ quedar√° como la puta de la cacard√≠a‚ÄĚ. Jos√© Luis P√©rez Lozano.¬†‚ÄúPrimero hay que comer y luego hacer pol√≠tica, dice un refr√°n. El √°cido notario ahora es pura miel con quienes le dan de comer. Para transitar en la pol√≠tica se requiere no tener verg√ľenza, ni para tragar‚ÄĚ. Dana Vera. ‚ÄúAhora aplaude y avienta porras. Cu√°nta miseria‚ÄĚ. Paty Eugenia. ‚ÄúDebi√≥ ser muy grande el moche‚ÄĚ. Laura Quintana Valladares. ‚ÄúEs un doble cara, desde que fue candidato a la presidencia municipal, despotric√≥ contra todos, como si fuera el mejor. Los potosinos no le tienen confianza‚ÄĚ.

Emanuel del Toro. ‚ÄúEres un rid√≠culo de proporciones √©picas, Leonel Serrato. Lo arrastrado e incongruente no se te quita ni volviendo a nacer. ¬°No mames! ¬ŅTrabajo conjunto con los Gallardo, que son lo m√°s ruin que San Luis padecido? ¬ŅY la congruencia ap√°?. O se rebel√≥ al maximato o su patr√≥n ya negocia la sucesi√≥n de 2021. ¬ŅIr√° a quedar otra vez todo en familia?¬†Nada de lo que se dice de Serrato es gratis. Las declaraciones o actos p√ļblicos en el √ļltimo a√Īo, donde se ha puesto a aplaudir a los Gallardo, sobran. Y si en realidad no habr√° alianza, ¬Ņpor qu√© carajos alaba su hacer, despu√©s de haber sido de los pocos que los denunci√≥ en p√ļblico? Algunos no lo conocen, pero su actuar y falta de congruencia son extra√Īos‚ÄĚ. Moni Garc√≠a Madrigal. ‚ÄúEs un asqueroso s√°trapa. Igual a los caciques que dizque cr√≠tica‚ÄĚ. Fidel Vega. ‚ÄúSerrato es congruente. Siempre ha sido un trepador. El zorro cambia de piel, no de ma√Īas‚ÄĚ. Paola Chessani. ‚ÄúOye mijito, Leonel Serrato S√°nchez, t√ļ que regresaste a defender a delincuentes, ve y pide fiado a la tienda, ya que nada te da verg√ľenza.¬†Lo conozco a la perfecci√≥n. Fue a las v√≠as a solicitar apoyo. Ahora dice que los pollos son unas grandes personas, que no les tengamos miedo. Llegu√© a creer que ten√≠a credibilidad y acertado juicio. Le llegaron al precio‚ÄĚ. To√Īo Cerda. ‚ÄúSerrato sali√≥ igual de basura que el super delegado Gabino Morales, pinches rastreros‚ÄĚ.

Procoypsa. ‚ÄúHay que solicitar de acuerdo a la ley del notariado, que se le quite el fiat debido a su comportamiento poco √©tico e inmoral, que es una de las causales para que pierda la concesi√≥n. Es un tarugo. No sabe las blasfemias que dice cuando alaba a los Gallardo y su gato Gilberto Hern√°ndez. Le dio Alzhaimer, debe retirarse‚ÄĚ. Juan Chessani. ‚ÄúLo traen con la sangre envenenada. Cu√°nta ingenuidad creer que los Gallardo le van a aceptar tanta adulaci√≥n. A la primera lo revientan‚ÄĚ. Agust√≠n Garc√≠a. ‚ÄúSerrato es una foca aplaudidora. S√≥lo le falta decir que el ponido es el mejor diputado federal‚ÄĚ. En las redes sociales circul√≥ un dibujo del cartonista de Pulso, Alfredo Narv√°ez, ‚ÄúPingo‚ÄĚ, con la figura de Serrato. El texto dice: ‚ÄúDon Ricardo, vengo a solicitar el ministerio de El Chiquil√≠n‚ÄĚ. Sobre el tema, el dirigente de los locatarios del mercado Rep√ļblica, Arturo P√©rez Alonso, festej√≥ que el notario haya desplazado al herrero en sus funciones de ‚Äúbuf√≥n y gato. Te quit√≥ el lugar otro renegado del navismo. Aprendieron muy bien la √©tica, ideales y convicciones. Aprobaron el examen de simuladores‚ÄĚ. Antonio Torres Sustaita. ‚ÄúEs lamentable c√≥mo la gente se arrastra por unos centavos. Pingo, el don es un t√≠tulo de la nobleza y un vocablo abismal al sujeto que alude‚ÄĚ.

El brutal vuelco de Serrato tambi√©n se puede interpretar como una especie de relevo generacional. Entra de emergente a suplir al ex presidente estatal del PRI y ex diputado local, Fernando P√©rez Espinosa, ‚ÄúEl Calolo‚ÄĚ, al que S√°nchez Unzueta us√≥ como eficaz comod√≠n para hacerlo perder en situaciones claves para concretar sus emboscadas. Lo utiliz√≥ como se√Īuelo en la contienda interna por la alcald√≠a contra el ex diputado federal del PRI, Juan Ramiro Robledo, donde fue doblegado con facilidad. El objetivo final era que su eterno oponente perdiera ante el panista Marcelo de los Santos. Luego us√≥ al comerciante del ramo electr√≥nico para que mordiera el polvo ante otro panista, el ex senador Octavio Pedroza Gait√°n, al que durante un gran tramo, el poder tras el trono consider√≥ como su as bajo la manga. Como lo hizo con sus hermanos, el ex presidente del Supremo Tribunal de Justicia y ex director del Infonavit, Germ√°n Pedroza Gait√°n. O como sucede con el actual secretario de finanzas, Daniel Pedroza Gait√°n. La √ļltima encomienda de S√°nchez para Fernando P√©rez se dio cuando lo ubic√≥ como candidato a la gubernatura por el PRD. Perdi√≥ ante el abanderado del PRI, Juan Manuel Carreras, que gan√≥ con los votos que le cruzaron los Gallardo. La panista Sonia Mendoza se quej√≥ de un fraude de estado.

El halo final de auxilio de P√©rez Espinosa a los planes transexenales de S√°nchez Unzueta se dio en el registro del candidato del PAN a la alcald√≠a de la capital, Xavier Nava Palacios, al que calific√≥ como ‚Äúun contendiente de lujo‚ÄĚ. Como nuevo relevo, Serrato se apeg√≥ eficaz al libreto. Aunque pudo triunfar si se montaba en la inmensa ola que levant√≥ L√≥pez Obrador, disciplinado a su verdadero jefe, tuvo un desempe√Īo testimonial, como su oponente del PRI, la directora del DIF estatal, Cecilia Gonz√°lez Gordoa. Vilipendiado despu√©s de su primer lance suicida para reivindicar a los ap√≥statas Gallardo, tiene como plazo un a√Īo para hacerlos volver al redil. Los necesita el maximato como antes, cuando le sirvieron para derrocar los ominosos cacicazgos de Soledad fraguados en las familias Vel√°zquez, Gait√°n, Arreola y el sempiterno dirigente de la CTM, Guadalupe Vega Mac√≠as. Leonel Serrato se convirti√≥ en la piedra angular en la que podr√≠a ser la √ļltima jugada maestra de S√°nchez Unzueta: dejarle la gubernatura a su sobrino Xavier Nava Palacios. La estrategia est√° en su fase preliminar. Ya se empieza a configurar como candidato distractor del PRI, el delegado del Instituto Nacional de Antropolog√≠a e Historia, Juan Carlos Machinena Morales, que le aprueba sin mayores tr√°mites, los cambios unilaterales que su jefe realiza como encargado del patronato para remodelar el centro hist√≥rico.

La apuesta de S√°nchez Unzueta es repetir el esquema electoral del 2018, donde los Gallardo, de nuevo, le aporten otra vez los votos que le hagan falta para imponerse. Pero la estrategia tiene fracturas. Aunque en Morena ya tiene sembrado al senador Primo Doth√©, le resulta f√°cil corromper al delegado de programas integrales, Gabino Morales. Maneja a control remoto al ex candidato a regidor, Jos√© Antonio Lorca, sobrino pol√≠tico de Carreras. Se le vendr√≠a encima un cataclismo si logra filtrarse su ac√©rrimo enemigo, Juan Ramiro Robledo, que acaricia la venganza desde hace casi 30 a√Īos. L√≥pez Obrador lo aplastar√≠a si manda como virrey al secretario de educaci√≥n, Esteban Moctezuma. El columnista de Pulso, Juan Jos√© Rodr√≠guez Medina, ide√≥logo de S√°nchez Unzueta, estableci√≥ que el tabasque√Īo podr√≠a ganarse las simpat√≠as de Carreras, al que ha favorecido con casi mil millones de pesos para infraestructura carretera. Incluso, se sabe que el doctor en derecho, empieza a externar en privado sus simpat√≠as por Moctezuma. Rodr√≠guez ha reclamado que el secretario de gobierno, Alejandro Leal, en lugar de inclinarse por alguien del PRI, hace todo lo posible para favorecer a Robledo, al que le guarda lealtad.

Aunque Moctezuma fuera el ungido, Sánchez Unzueta no quedaría en la orfandad. Uno de los hombres cercanos al funcionario es el antes empresario lechero, Ramón Zamanillo Pérez, quien ubica al maximato como su instructor político. Leonel Serrato en los próximos meses tendrá un amplio despliegue en dos vertientes. Convencer a los Gallardo que no dejen de lado los pesos por los centavos. Si aceptan subordinarse, el diputado federal podría reivindicar al padre y recuperar la alcaldía de la capital. Mantendrían bajo su férula la alcaldía de Soledad. En caso de poner trabas y dejarse llevar por el canto de las sirenas, Gallardo Juárez puede pisar las mazmorras por robos que superan los 2 mil millones de pesos. Si el notario cumple la encomienda, brincaría como diputado federal. Resuelto el escollo de Morena, Sánchez Unzueta moverá sus piezas dentro del PAN, donde tiene decenas de aliados influyentes, como Marcelo de los Santos. En el 2021, los potosinos asistirán a una de las luchas más espectaculares de la historia. Se juegan la gubernatura Horacio Sánchez Unzueta y Andrés Manuel López Obrador.

 

 

Comments

comments

AMLO edil Gilberto Hern√°ndez Villafuerte el maximato Horacio S√°nchez Unzueta Gallardo Gallardo Cardona gubernatura 2021 Leonel Serrato Ricardo Gallardo Ju√°rez slp

Comments

comments