Con carreras truncas, en 8 años, el polémico Gabriel Salazar generó un emporio que podría valer más de mil millones de pesos

29 mayo, 202012:09 amAutor: JPMR-OGMCapital Destacada Noticias

Egresado de la preparatoria José Natividad Sánchez en el 2012, con apenas un semestre de ingeniería eléctrica en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí en el 2014, un semestre en derecho en la Universidad San Pablo en 2015 y una carrera inconclusa de contabilidad en la Universidad Tangamanga, el motivador y dueño de 30 súbitas empresas, Gabriel Alan Salazar Soto, del 2012 a la fecha, logró amasar una fortuna que podría superar los mil millones de pesos.

No obstante las carreras truncas, inició su ascendente currícula como auxiliar en Cano y Asociados, donde aparece como presidente del consejo administrativo, junto con su padre, Carlos Víctor Cano Zuart y Pedro Aquino. Para el 2018, formó un conglomerado que tiene como matriz el corporativo Infinite, que llegó a registrar ingresos mensuales por 448 millones de pesos, que el propio Salazar Soto expuso en su fan page.

La empresas que muestran como socio mayoritario o fundador a Salazar son Carlos Cano y Asociados, ubicado en Carranza 12767, en la que comenzó su controvertida trayectoria y de donde surgió también Consultores y Asociados y Bunker Corporativo Legal y Fiscal, que se ubica en el piso 13 del Edifico Eme.

En el 2016, Salazar fundó el grupo Infinite que tiene sus oficinas en el Edificio Eme, piso 13, del que se desprenden al menos 20 empresas más, como Brokers Bunker Inmobiliaria, localizada en edificio Eme y Salvador Nava 435, colonia Virreyes. Grupo Constructor Sasga y la empresa de seguridad de seguridad privada Scoltta, con oficinas en el piso 12 del edificio Eme.

En el 2017, Salazar Soto expandió el grupo Infinite con Proshine Servicios de Limpieza Integral, con oficinas en el piso 12 del edificio Eme. Invercop Capital Financial, establecido en Carranza 1551. Skold y Trand Auditoria, Bunker Administración Integral de Cartera, Pharmacorp Equipo Hospitalario e Iventfel Eventos y Convenciones, los cuatro ubicados en el piso 13 del edificio Eme. En 2017 sumó Impressum Imprenta y Marketing, ubicados en Melchor Ocampo 950, colonia Alamitos.

En el 2108, el corporativo Infinite se expandió con la empresa Prestacorp, ubicada en Carranza1551, Infinite Finanzas, Infinite Seguros, Move it, Empresa de Transporte Integral, ubicada en Salvador Nava 435. Sniper Equipamiento y Uniformes de Seguridad, Full Tank Distribuidora de Hidrocarburos, Talent Go Capital Humano, ubicados en el edificio Eme, piso13. Expertist Marketing Desing, también está en el piso 13. Absac se localiza en Salvador Nava 434, One Coffee en Melchor Ocampo 950.

Otras firmas del monopolio Infinite son Adcon, que se ubica en Salvador Nava 435, Canecao Grill, en Chapultepec 420, Sargent en Melchor Ocampo 950, Impactum en el piso 12 del edificio Eme, AZTK gasolineras, en Melchor Ocampo 950, lo mismo que PI-XL. Surety, está en Carranza 1551. Seguridad Gavril en Amatista 538. Salazar Soto también creó las fundaciones Creer y la Asociación Potosina de Seguridad Privada y Estandarización de la Calidad.

En sus desmesurados afanes de enganchar clientes, el motivador y dueño de la firma Invercorp, Gabriel Salazar Soto, presumió construir una cadena de 64 rascacielos, los más altos del país. En San Luis, proyectó en Pozos, edificar la mole Comuna Tower, con un valor de 200 millones, cercana a la zona industrial, con un abanico de prestaciones para los ejecutivos fabriles. Tan solo el costo del terreno lo tasó en 30 millones de pesos. Provocó un escándalo mediático en prensa escrita y electrónica. A la mayoría no les pagó las facturas de los servicios que contrató.

Adquirió la empresa de seguridad Gavril en 16 millones. Con inversiones en patrullas, motocicletas y guardias, incrementó el monto en 30 millones de pesos. Compró Canecao Grill, un restaurante de comida que se ubica en Chapultepec, frente al parque Tangamanga uno. Lo adquirió en un millón 500 mil pesos, pero rápido incrementó su valor en 2.5 millones.

Sumó a sus bienes el rancho Plan Steak, de 100 hectáreas en Moctezuma, aunque otras versiones señalan que lo tiene en Ahualulco, en 23 millones de pesos, que luego subió a 73 millones, ya que gastó 3 millones en restaurarlo, 2 millones en equipo y 2 millones en ganado. Ostentoso, en su rol de Og Mandino, en un video dirigido a sus fanáticos seguidores, presume que en el predio tendrá ganado y otros cultivos. Muestra a sus caballos pura sangre, Hamstoc y Yagar, que obsequió a su esposa, que le permite montarlo.

Luego pontificó, hedonista y sibarita. “Siempre tuve el sueño de adquirir un rancho con caballos, sobre todo, uno tisón, negro. Ya lo compré, se llama Cleopatra. Es hermosa, la sigue su potrillo. Es maravilloso montarla. La disfruto bastante. Hay que tener jobis caros, que permiten tener una vara alta, una meta que cumplir. Son un aliciente para gastar y divertirse fuerte. Ojalá puedan tener sueños en la niñez y juventud, de preferencia costosos. Suban de nivel y no los olviden. Hagan su lista, vayan del más fácil al más complicado, del más barato al más caro y cúmplanlos. A la vida, además de trabajar, cumplir obligaciones, tareas familiares, morales, religiosas y sociales, venimos a disfrutar, cumplir sueños, metas personales, disruptivas, que los llenen. Si queremos ser emprendedores, hay que aprender, gozar como pocos e invertir donde casi nadie lo hará”.

Fanfarroneó crecer las ventas en las empresas de seguridad Absac y Scolta. También en Invercop, la matriz de la estafa, donde prestó y recaudó fondos de 800 inversionistas que acudieron de noble fe a dejarle los ahorros de toda la vida. Pero nunca aportó cifras. En cambio, refirió comprar 10 millones de pesos en parque vehicular y 5 millones en maquinaria. Aunque se presume que el edificio M, ubicado en Carranza 990, pertenece a la boyante familia del ex senador del PRI, Teófilo Torres Corzo, en sus estrambóticos informes habló de remodelar el inmueble, sin dar un monto. Otras versiones apuntan a que el inmueble perteneció al extinto empresario Emigdio Martínez, que se lo heredó a una de sus hijas. También se dijo que uno de sus dueños fue del ex ganadero Ramón Lamadrid.

El que pudiera ser el autor material e intelectual del veleidoso comerciante es su padre, Carlos Víctor Cano Zuart, al que el ex gobernador Fernando Toranzo, pudo colar como administrador de la jurisdicción sanitaria de Valles de la Secretaría de Salud, de enero de 1993 a diciembre de 1994. Antes fue administrador del hospital de segundo nivel materno infantil en la capital, donde duró dos años con tres meses. Fue director administrativo del grupo constructor MB, que se ubica en Avenida de las Artes. Estuvo como director de administración, promoción y gestoría de un lienzo que se ubica en Charro Mexicano 122, fraccionamiento El Cortijo.

Figuró como director ejecutivo y socio de Clinker Eecsa Constructora, que luego se transformó en Eecsa Constractors. Fue director y socio de Acceso Móvil Digital. Director y socio del Claustro del 2004 a la fecha. El negocio aparece en el engranaje de Invercorp. Es director del despacho Carlos Cano y Asociados. Es director administrativo del Instituto Vive Hoy, asociación civil. En sus inicios fue auxiliar de archivo de Ford Disauto en Chiapas. Agente fiscal y jefe de licencias sanitarias en la Secretaría de Salud en Tuxtla Gutiérrez. Jefe de oficina de organización y métodos en México. Estuvo 8 años y 7 meses en la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial. Cano Zuart es licenciado en economía por la Universidad Tecnológica de México. Hizo dos de seis módulos de una maestría en economía administrativa en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

Comments

comments

acusado de fraude Alan Gabriel Salazar Soto Con carreras truncas el polémico Gabriel Salazar generó un emporio que podría valer más de mil millones de pesos en 8 años infinite La Noticia Pharmacorp Equipo Hospitalario Prestacorp Proshine Servicios revista revista La Noticia San Luis Potosí slp

Comments

comments