“Tenemos detenido a tu hermano y otra vieja”

17 febrero, 20208:28 pmAutor: Oralia Guzmán MendozaCapital Municipios

La señora Fortina Torres González presenció cómo hombres armados, vestidos con ropa oscura y pasamontañas, se llevaron en junio del 2013 a su hijo José Alberto Gallegos y su pareja Perla Guadalupe Padrón, que desde entonces siguen en calidad de desaparecidos. La afectada reveló que tal fecha se quedó a dormir en la casa que rentaba su hijo. Por la madrugada, escuchó fuertes ruidos y gritos que provenían de la recámara adjunta, donde la pareja dormía, junto con sus dos hijos. Se despertó y corrió a ver lo que ocurría. Cuando llegó, vio a 4 hombres con armas largas que golpeaban y jaloneaban a su hijo, mientras su nuera, sentada en la cama, suplicaba a gritos que no se lo llevaran. La espantada mujer tomó en brazos a la pequeña cría de la pareja, que se despertó por el bullicio. Cuando trató de intervenir para que soltaran a su consanguíneo, uno de los hombres le apuntó con una arma y grosero, le dijo que se quedara quieta.

“No sé por qué los sacaron de su casa en la madrugada. Estaban dormidos. Mi hijo era albañil y se levantaba como a las 6 y media de la mañana. Iba a dejar al niño a la escuela y luego partía al trabajo. A mí me tuvieron todo el tiempo amenazada, tenía miedo de que se le fuera una bala al hombre que me apuntaba y me matara o a los niños. A mi hijo lo sacaron primero y luego otro regresó por mi nuera. Cuando se alejaron, salí a la calle y alcancé a ver la camioneta blanca, cerrada, sin placas, en que los subieron. Fueron cuatro sujetos los que entraron. En el vehículo se quedaron por lo menos dos, se oía que platicaban. El mismo día, el mando único que encabezó el señor Gerardo Sandoval Plasencia, detuvo a mi hijo menor, Carlos Gallegos. Lo culparon de robar una camioneta. Mi esposo, que era taxista, preguntó por mi hijo mayor y mi nuera. En la tarde me habló. Me dijo que no supo nada. Hasta el otro día, mi hermana nos avisó que tenían a Carlos en los separos”.

“Lo habían golpeado, le dieron toques eléctricos, le vendaron los ojos y lo tuvieron secuestrado en un lugar que no era la barandilla. Nos pedían 6 mil pesos para dejarlo libre, solo pudimos conseguir 3 mil. Mi esposo buscó un abogado, que nos ayudó a sacarlo. Lo carearon con la maestra a la que supuestamente le robaron la unidad. Les dijo que mi muchacho no era el malhechor. Cuando salió, nos platicó que el señor Sandoval Plasencia lo interrogó. Le quitó la venda de los ojos. Se sentó en una silla al frente, con maldiciones, le repetía que lo viera a la cara. Lo acusó de ratero. Le reveló que tenía detenido a su hermano y una vieja, mi nuera. Carlos tenía mucho miedo, porque lo habían golpeado. Le dolía tanto la cara, que no podía comer. Lo convencí de ir a poner la denuncia. En lo que declaró, quedó anotado todo lo que le digo”.

“El señor Sandoval Plasencia cometió bastantes atropellos. No solo con mis muchachos. Entonces se supo de varios casos. Los afectados no denunciaron por pavor. Han pasado 6 años y hasta ahora no tenemos idea dónde están. Uno como madre siente en su corazón que pueden estar en cualquier sitio. A veces imagino que están en una cárcel o que los usan en trabajos forzados. La señora Torres señaló que su esposo, ya fallecido, le afectó el extravío de su hijo. “No se desahogaba, se guardaba todo en el corazón. No hablaba mucho, pero se le notaba la tristeza. Siempre anduvo preguntando. Si supo algo, lo ocultó. Me decía que no viajara tanto a Valles, a donde acompañaba algunas veces a mi consuegra, porque corríamos peligro al andar en carretera. Le contesté que mientras Dios me deje, los buscaré”.

Fortina Torres lamentó no poder acudir como lo hace su consuegra a las búsquedas y reuniones que organiza el colectivo Voz y Dignidad por los Nuestros, que los apoya para encontrar a su hijo y nuera. Refiere que a raíz de la muerte de su esposo, que le cubría todos los gastos, tuvo que salir a buscar trabajo para pagar la renta y solventar todas sus necesidades. “Tengo fe en que los vamos a localizar, a pesar de que ya pasó el tiempo. Quisiera que fuera con vida o como sea. Ya queremos salir del sufrimiento, no hay paz. Cuando una persona fallece, lo llevamos al panteón, sabemos dónde quedó. Pero es todo lo contrario, hay mucha desesperanza”.

 

Comments

comments

donde la pareja dormía escuchó fuertes ruidos y gritos que provenían de la recámara adjunta junto con sus dos hijos. Se despertó y corrió a ver lo que ocurría. Cuando llegó La Noticia La señora Fortina Torres González presenció cómo hombres armados le dijo que se quedara quieta. mientras su nuera que desde entonces siguen en calidad de desaparecidos. La afectada reveló que tal fecha se quedó a dormir en la casa que rentaba su hijo. Por la madrugada que se despertó por el bullicio. Cuando trató de intervenir para que soltaran a su consanguíneo revista se llevaron en junio del 2013 a su hijo José Alberto Gallegos y su pareja Perla Guadalupe Padrón sentada en la cama suplicaba a gritos que no se lo llevaran. La espantada mujer tomó en brazos a la pequeña cría de la pareja uno de los hombres le apuntó con una arma y grosero vestidos con ropa oscura y pasamontañas vio a 4 hombres con armas largas que golpeaban y jaloneaban a su hijo

Comments

comments