Manjar para la derecha

12 diciembre, 20195:56 pmAutor: Agustín de la Rosa CharcasCapital Colaboradores Opinion

No hay fecha que no se cumpla. Y el desastre para mostrar el rostro de una cúpula ciega, sorda y autoritaria del partido de Morena está quedando develado de manera cruda. Sin maquillaje. Sin matices. El fraude burdo, descarado, vulgar, fue una realidad en el partido que es producto de las luchas sistemáticas en contra del fraude. Los años 1988, 2006 y 2012 son de hechos fraudulentos del Prianismo que combatió un pueblo que alcanzó el triunfo electoral el primero de julio del 2018.

Pero el pueblo heroico no estuvo representado por la cúpula de Morena, responsable de la primera elección en la que se renovarían los mandos de la dirección política a nivel nacional y en los diferentes estados del país. El fraude que se cantó a voz en cuello desde la elite traidora, a uno de los principios que dan el activo moral de las victorias electorales del año pasado en las luchas en contra de las trampas y el uso indiscriminado de los recursos públicos.

Todo apuntó a que existe una conexión entre la cúpula y el encargado de coordinar los programas para el desarrollo, el señor Gabriel García Hernández. El consejo nacional de Morena, en su última cita, aprobó que la elección se hiciera con un padrón de 2.6 millones de militantes y se podría consultar en la plataforma del partido. No cumplieron. Sí usted ingresa, sólo encontrará un listado que tiene mucho tiempo navegando y es el que validó el INE. Pero sólo cuenta con 313 mil  972 afiliados en todo el país. A San Luis Potosí le corresponden 4 mil 808 afiliados. Pero está de manera general, ordenado en forma alfabética. Sólo viene el nombre y sus apellidos y el año de la afiliación.

Todos del 2013. No están los militantes que por millones, se afiliaron en el 2014, 2015, 2016 y 2017. Son la inmensa mayoría, 2.28 millones a los que se les conculcó su derecho a participar de manera libre y democrática. El 88% no pudo nunca encontrar un padrón confiable en la plataforma de Morena a la que sin presiones se afiliaron. La estrategia es más que clara. A todo interesado en participar en la renovación de sus dirigentes en Morena, se les mantuvo entretenidos, buscando a quienes conocieran en el padrón incompleto (12% del total) y deficiente, partiendo de una presunción de que todos estaban en las mismas condiciones.

No fue así. Poco a poco, conforme se acercaban las fechas, las aguas se fueron aclarando y se confirmaron las denuncias de la dirigente nacional, Yeidckol Polevnsky, en el sentido de que Gabriel García y gran parte de los delegados que controla, como es el caso de San Luis Potosí, se inmiscuyeron en el proceso interno de manera ilegal, arbitraria y en contra de la orden del presidente de la república, de no meterse en el proceso interno de Morena y de ninguno otro.

Circuló la versión, por voz de varios militantes en distintos municipios de que personas vinculadas con los servidores de la nación, traían operadores con el padrón completo. Es decir, todos los datos de los afiliados, con el nombre completo del militante, su número de credencial de elector, domicilio y municipio. En mi muro subí una de las hojas que me llegó de manera anónima al correo personal, que se utilizó en todo el estado, por operadores del delegado federal, Gabino Morales Mendoza.

El modus operandi fue muy elemental. Con los datos de la credencial de elector, pudieron obtener el pre registro con su código QR, desde luego sin el consentimiento del militante. Con la dirección y teléfonos, hicieron citas previas con los afiliados, para entregarles su clave QR y pedirles que participen y apoyen a tales o cuales candidatos como delegados.

Una de las preguntas que se desprenden de la sucia acción es cómo es que obtuvieron su QR si no están en el padrón validado que se encuentra en la plataforma de Morena. Hicimos un ejercicio, con 20 nombres de una de las hojas que me llegó. La revisamos, sólo venían dos de los que aparecen en el padrón del INE de Morena, de los que están reconocidos. Se observa que la complicidad se enraiza en las esferas del gobierno federal que manejan los programas para el desarrollo y la cúpula “organizadora” de la elección interna. En municipios del altiplano, como Charcas, los compañeros afiliaron a la mayor cantidad de militantes, pero sólo encontraron a 10 en el padrón del INE. Ninguno en el enlace para obtener el QR.

Los servidores de la nación se presentaron con operadores, ofreciendo recursos económicos para juntar a los militantes con su QR correspondiente, que traían en su poder, para llevarlos a Matehuala a votar por los candidatos que previamente les indicaron. Les pusieron un camión para moverlos. Las denuncias del cochinero se empezaron a acumular en el desarrollo de la jornada electiva de los delegados.

La estructura del gobierno federal de los programas para el desarrollo, se usaron de manera clientelar para favorecer a un grupo interno de Morena, que tiene como objetivo controlar de manera aplastante las decisiones del partido de cara a la disputa del poder en el 2021. Se confirmó que Morena, no es en lo absoluto, un referente del poderoso movimiento civilista que rompió la columna vertebral que el PRIAN mantuvo en los últimos 40 años.

Es la línea de la misma cultura de corrupción, fraudes y autoritarismo, que se suponía, el pueblo de México había derrotado. Es, sin dudarlo, un manjar que desde Morena se ofrece en bandeja de plata a la derecha, que ya se observa, se mueve como si estuviera en su casa, desde las entrañas mismas del movimiento de Regeneración Nacional.

Comments

comments

Comments

comments