Los pésimos gobiernos no merecen la continuidad

6 abril, 20187:22 pmAutor: Paola Moreno Guzm√°nCapital Municipios

El regidor del PRI en la capital, David Alan√≠s C√≥rdoba, expuso que el presupuesto anual del ayuntamiento oscil√≥ en los 3 mil millones de pesos que los recibe en distintos rubros en el ramo 33, 28, y 19. Se incluyen los recursos que se destinan a gasto corriente y n√≥mina, que constituyen el grueso del gasto. Indic√≥ que el mandato de Ricardo Gallardo ha tenido una caracter√≠stica muy peculiar. La mayor√≠a de los fondos lo dirige a programas sociales. ‚ÄúSi hacemos una comparativa con las administraciones anteriores, los rebasa con el mil por ciento en muchos de los esquemas. Pero de la misma manera ha reducido el presupuesto que ten√≠a para la infraestructura de la ciudad. Sobre todo en el tema de los servicios p√ļblicos, que est√°n consagrados en la constituci√≥n, por lo que se cre√≥ el municipio, para atender las necesidades de la ciudadan√≠a. Hemos visto que han mermado de manera dr√°stica los recursos para atender vialidades, agua potable, alumbrado que han generado controversias. Como el asunto de la basura con la empresa Vigue, no sabemos c√≥mo anda el tema desde septiembre del 2017. Si se pag√≥, c√≥mo qued√≥ el arreglo, cu√°nto se ha destinado para el pago del servicio, la flotilla, los veh√≠culos recolectores que pasar√≠an a ser activos. Hay dudas, hemos solicitado respuestas sin tenerlas, lo que se hizo costumbre‚ÄĚ.

Alan√≠s precis√≥ que sigue vigente el contrato con la empresa Panavi que iba a instalar l√°mparas led, pero no ha dado el servicio. ‚ÄúNos preocupa, queremos saber qu√© se dejar√° pendiente y c√≥mo se entregar√° al siguiente trienio. Al margen de que haya continuidad. Son datos que ayudar√°n a tener un esquema y dise√Īar una estrategia. Panavi no se ha cerrado en definitiva, el contrato sigue vigente. No nos han dicho que se cancel√≥. Y al no pagarle, no har√° nada de lo que est√° en el contrato. Pero el ayuntamiento tampoco ha tenido la capacidad para determinar un presupuesto de manera directa para atender el tema. Hoy lo que se hace en el √°rea de servicios p√ļblicos es solicitar a la ciudadan√≠a que compre los focos o lo que necesite para ir a instalarlo. Adem√°s de generar molestias, se complica dar el servicio. Es un tema muy importante, el alcalde que siga, corre el peligro de una multa por rescindir el contrato de 600 a 800 millones de pesos. Vamos a pedir que se quite o establezca un esquema que no da√Īe las arcas del ayuntamiento. Son decisiones que no se tomaron de forma adecuada, como poner tortiller√≠as o garrafones de agua. En lugar de dar despensas, se debi√≥ represupuestar para dar una cantidad importante al alumbrado. Como no da votos, no se hizo. Lejos de ayudar, sigue el miedo, la inseguridad‚ÄĚ.

Alan√≠s expuso que el ramo 33 contempla la despensa alimentaria. ‚ÄúLos programas sociales deben estar dirigidos a las personas que lo necesitan. Con la cantidad de dinero que ha gastado, en la zona rural marginada, en dos a√Īos se hubiera levantado la bandera. Garantizar el problema alimentario y del agua de 7 mil familias. Pero no hubo transparencia. Las compras se hicieron a precios alzados, por lo que se pudo tener el doble de productos. En el caso de las tortillas, seguir con est√°ndares de sanidad y calidad. Los empleados que se utilizan los cubre la ciudadan√≠a. Entran en el rubro de honorarios, por lo que se retienen impuestos. No debe existir ganancia de tales negocios‚ÄĚ.

En el caso de la desconocida Sandra S√°nchez, el dinero sali√≥ de las prerrogativas federales. Sigue la inc√≥gnita. El servicio de medicamentos para los trabajadores es deficiente. Es un tema que no se ha agotado. Aunque la Auditoria Superior del Estado haya dado un dictamen o por visto el asunto, las leyes federales dicen que tenemos 5 a√Īos para solicitar datos de lo que se tenga duda. La sociedad organizada puede aclararlo, obligar a las autoridades a que nos den una respuesta certera, que no pase como en Soledad, donde se triangularon recursos que terminaron en cuentas bancarias de particulares. Hasta ahora, nadie ha visto a Sandra S√°nchez. No sabemos c√≥mo y cu√°ndo se convirti√≥ en proveedora de productos farmac√©uticos. En San Luis existen familias que han avanzado en el mismo rubro con dificultades y han crecido en lo econ√≥mico de manera cre√≠ble. En el caso de la se√Īora, no se sabe nada m√°s que su nombre. Desde un inicio aclaramos que el monto era para cubrir las enfermedades cr√≥nicas degenerativas, cuando menos de toda la plantilla de confianza, que son alrededor de 2 mil elementos por un a√Īo. Al menos que alguien nos explique si hubo alguna epidemia que desconocemos. No hay justificantes. Es el estilo que identifica al actual gabinete. Ante se√Īalamientos puntuales de adentro y afuera, no hay respuestas. Atentan contra la capacidad de juicio de los potosinos. En el tema de transparencia, donde se dio a nivel nacional un reconocimiento, los dem√°s compa√Īeros hemos discutido que hubo un error de la instancia en su metodolog√≠a, ya que lo externado no se apega a la realidad. Deben ofrecer datos m√°s certeros. Nosotros como regidores y vigilantes no obtenemos respuestas. Menos los ciudadanos que las soliciten‚ÄĚ.

‚ÄúNi en Estados Unidos se mira algo semejante, aunque tienen estrictos controles fiscales. El que haya ocurrido en nuestra ciudad, indica que el trabajo solo lo pasaron a la firma y que hubo actos que no fueron correctos. Se prestaron a la corrupci√≥n para dar el premio. Conozco el tema de los 500 millones de pesos que audit√≥ la Auditoria Superior de la Federaci√≥n. Son del ramo 33. Es dinero destinado al abatimiento, rezago social y temas de infraestructura. En el PRI hemos mantenido la corriente de no autorizar lo que se nos presenta en los estados financieros por las inconsistencias que se presentan. Hacen acomodos, dan cifras que suben y bajan. Al final del a√Īo hacen una represupuestaci√≥n, donde arreglan todo lo que est√° chueco. Son situaciones il√≥gicas. Cualquier movimiento que no est√° dentro de la ley, no se aprueba. Tienen que pedir permiso del cabildo. No podemos enga√Īar a los potosinos. Ha habido manejos que no han sido los correctos en las cuentas, en los destinos, en los dineros para cada rubro‚ÄĚ.

Alan√≠s aludi√≥ a las contralor√≠as municipales que se entregaron a los opositores. Lament√≥ que la figura no se analiz√≥ a fondo, jam√°s debi√≥ ser votada. Expone que en cualquier nivel de gobierno deben ser ciudadanas. No tener ligas partidistas. Los alcaldes las aprobaron con el voto de las dos terceras partes de los cabildos. En el caso de la capital, Enrique Alfonso Obreg√≥n result√≥ una figura d√≥cil. ‚ÄúLejos de privilegiar el trabajo que necesit√°bamos, sucumbi√≥ a las tentaciones o presiones. Sali√≥ por la puerta de atr√°s. El mismo alcalde Ricardo Gallardo se quej√≥ que no cumpli√≥ lo que le pidi√≥. No pudo solventar los oscuros manejos que se hicieron y tronaron su cabeza. Como en todos los casos, la verdad siempre sale a relucir. No es nada dif√≠cil atender la ley. Antes no exist√≠an las contralor√≠as en los ayuntamientos. Se busc√≥ servir a los ciudadanos, hasta que aparecen los malos manejos. Despu√©s vino la Auditoria Superior del Estado y ahora tenemos otros organismos que se encargan de revisar a las auditorias. Adem√°s de engrosar la burocracia, se perdi√≥ el objetivo para lo que fueron creadas, cuando existen normas sencillas para actuar‚ÄĚ.

Alan√≠s neg√≥ que la meta trascendente de Gallardo sea alimentar al pueblo. ‚ÄúHay que diferenciar cual es el objetivo del ayuntamiento. La constituci√≥n se basa en la municipalidad y dar de comer a las personas no es la de cualquier gobierno. El ayuntamiento est√° para administrar los recursos. Los ciudadanos y las empresas generan riqueza. No se puede plantear que el alcalde hace calles o surte la despensa de la gente. Hay reglas establecidas. Entre sus funciones puede solucionar ciertos rezagos. Pero notamos retrocesos en infraestructura, democracia, transparencia, tolerancia. Si antes hubo la esperanza de lograr un mejor desempe√Īo, ahora est√° muy lejana. Es la peor administraci√≥n en los √ļltimos nueve a√Īos. Lo dicen los n√ļmeros. No atiende las demandas de los habitantes, gobierna a capricho, busca ser ostentoso‚ÄĚ.

Alan√≠s expuso que el estancamiento que vive la capital no es s√≥lo por la llegada del PRD. ‚ÄúLa ciudadan√≠a tambi√©n ha perdido la capacidad de an√°lisis. Las autoridades tampoco entienden que en el futuro inmediato, los gobiernos son de paso. Cada 3 √≥ 6 a√Īos tenemos la alternativa de renovar y elegir las mejores condiciones. Pero a veces se impone la comodidad, el modelo paternalista de los 80 a trav√©s de los gobiernos federales. Ahora se repite en el municipal. Los ciudadanos esperan que les resuelvan los problemas alimentarios, necesidades b√°sicas de primera mano. Pero tampoco se atienden otros segmentos que reclaman servicios eficientes, facilidades para el crecimiento de nuevas empresas y negocios, mejores rumbos tur√≠sticos. Lo que se hace es privilegiar las extorsiones, el moche, lo que detiene a una ciudad que debe ser pujante‚ÄĚ.

Censur√≥ la conducta de Gallardo Ju√°rez que tambi√©n se ha metido de contratista. ‚ÄúLa actitud gansteril de utilizar sus propias empresas para hacer las obras p√ļblicas, la tiene muy manejada. Se ha convertido en una pr√°ctica normal. En su etapa de alcalde de Soledad se not√≥ menos, ya que es m√°s peque√Īo, con reducida movilidad financiera, con amplias zonas rurales. No era muy visible el da√Īo. Pero en la capital es muy distinto. Se afect√≥ el desarrollo en muchos sentidos. Han dejado fuera de la competencia a los constructores. Sin temor a equivocarme, al a√Īo acapara alrededor 250 millones de pesos sin licitar. La transparencia es nula. Tengo m√°s de 12 meses que solicit√© las actas del consejo de desarrollo social municipal, las obras y montos ejecutados. En el caso de infraestructura, quienes hicieron las obras. Hasta ahora no he tenido una respuesta favorable. Saben que no me pueden enga√Īar tan f√°cil. Son tres √°reas las involucradas, tesorer√≠a, desarrollo social y obras p√ļblicas. Los datos los mandan maquillados al congreso, donde tampoco permiten ver los detalles. Cada mes me dicen algo de un rubro, pero no c√≥mo lo gastaron, en cu√°ntas obras, metros cuadrados, drenajes, agua potable. Faltan datos que permitan saber si los trabajos costaron lo que dicen y si en realidad existen‚ÄĚ.

Alan√≠s habl√≥ del puente que Gallardo Ju√°rez busca construir en la avenida Fray Diego de la Magdalena, donde se oponen decenas de colonos del Saucito. ‚ÄúTales obras siempre tienen aristas. No es la primera donde sucede. Pas√≥ en Pedro Moreno, Avenida M√©xico, Himalaya, Mu√Īoz. La ciudad necesita obras importantes, pero antes hay que rehabilitar lo que ya est√°. Cuando se hacen trabajos de gran magnitud, se desv√≠a el tr√°fico a v√≠as secundarias. Se afecta la vida normal de los ciudadanos. Se arregla una y se descomponen cuatro. Lo que pudo haber sido un noble gasto, se vuelve algo malo, con un presupuesto que se incrementa despu√©s. En los brazos del distribuidor Ju√°rez se combinaron recursos federales, estatales y municipales, que suman un total de 450 millones de pesos que deben usarse para arreglar lo destrozado. Ser√≠a algo de gran magnitud que los ciudadanos de todos los segmentos agradecer√≠an. Se tapar√≠an baches con asfalto y se rehabilitar√≠a el 80% de las vialidades primarias y secundarias‚ÄĚ.

‚ÄúEl puente del Saucito va a generar conflictos como pas√≥ en Mu√Īoz. No se sociabiliz√≥ la obra. Ni siquiera nosotros sabemos en qu√© va a consistir. Es necesaria, pero hay que buscar los momentos para combinar recursos y no da√Īar otros programas. El primer arranque se dio con el colector en la zona. Es lo que se necesita antes que nada. Se lleva cuando menos tres meses. Se trata de una cuenca pluvial donde siempre hay problemas de escurrimientos. Llegan al sector y desembocan en el r√≠o Santiago. Desconozco el proyecto, pero dudo que incluya alguna planta tratadora, que sirviera incluso para regar el parque Tangamanga uno, lo que implicar√≠a otro conflicto, ya que es propiedad estatal. La obra tendr√≠a que hacerse en otro √°mbito, lo que no permitir√≠a el alcalde‚ÄĚ.

El regidor del PRI toc√≥ el tema de los m√°s de mil trabajadores despedidos de manera arbitraria. ‚ÄúComo dicen nuestras abuelas, ni dios padre nos va a salvar. Los corrieron de manera caprichosa, sin sustento. Es imposible que no haya repercusiones econ√≥micas. Al menos, cerca de 800 casos se habr√°n de resolver al final del trienio. Costar√° al erario cerca de 90 a 100 millones de pesos. Todos los casos est√°n en los tribunales. Donde no hay elementos para defender, el ayuntamiento tiene que pagar. Los puestos de los que salieron los ocuparon con otras personas afines. Es el verdadero motivo. Ahora hay m√°s gente que antes. Es una medida poco ortodoxa, de alcaldes acostumbrados a manejar el ayuntamiento como una empresa particular. No es su dinero. Si hay un rev√©s, que pague el estado, los potosinos. Existen casos donde los ediles y cabildos fueron destituidos por no acatar las √≥rdenes judiciales. Entre m√°s se alarguen los juicios, se incrementan los costos. Todos los afectados han solicitado el pago de sueldos ca√≠dos y dem√°s prestaciones. Con los 100 millones de pesos que se gastar√°n, si gestionan convenios, apoyos federales y estatales, se pueden convertir en casi 300 millones. Se podr√≠an usar en infraestructura. Por simple maldad de quitarles la fuente de trabajo a casi mil personas, trastoc√≥ sus vidas de manera radical, ya que ten√≠an de 15 a 20 a√Īos de laborar y por nada los despidi√≥‚ÄĚ.

Alan√≠s rememor√≥ las votaciones en la capital, donde los n√ļmeros m√°s altos no los obtuvo Gallardo Ju√°rez. ‚ÄúFueron hist√≥ricos los sufragios del PRI que logr√≥ Mario Garc√≠a Vald√©s que alcanz√≥ 133 mil, los que m√°s hemos conseguido. Los registros m√°s altos en la capital los alcanz√≥ el panista Jorge Lozano en el 2006, fueron 140 mil votos. Ricardo Gallardo 130 mil. En mi primera experiencia en el ayuntamiento con Victoria Labastida conclu√≠ que la expectativa inicial de un gobierno municipal es proporcional al t√©rmino. Ahora no habr√° excepciones a pesar de las cifras alegres que presentan. La gente aprende r√°pido. Entiende que los p√©simos gobiernos no merecen la continuidad. Las dos anteriores administraciones de mi partido fueron muy criticadas. Pero no se comparan con el de ahora en temas financieros, democracia, transparencia, seguridad, tolerancia, desarrollo, infraestructura, quedan muy adelante. Hay que analizar a conciencia a qui√©n vamos a elegir. Puede ser dos veces perjudicial darle el poder otra vez a la misma persona. Se reconoce que es muy h√°bil para manipular, disfrazar. Antes le funcion√≥ incrustar en la n√≥mina a sus seguidores. Pero la gente ya se dio cuenta de lo que hace. El bono de credibilidad que tuvo el PRD se agot√≥ muy r√°pido por las malas decisiones y conducta dictatorial.

Comments

comments

alcalde de la capital capital gobernador Juan Manuel Carreras La Noticia PAN política PRD PRI revista Ricardo Gallardo Juárez San Luis Potosí slp Soledad

Comments

comments