Los distractores para mentir, robar y traicionar

7 enero, 20227:06 pmAutor: Agustín de la Rosa CharcasCapital Opinion

A nadie le debe extrañar la frivolidad y vacuo de quien está encargado del despacho del poder ejecutivo. Así lo han hecho durante más de doce años con el ayuntamiento de Soledad, la capital potosina y ahora con el control político del estado, la mafia identificada como Los Gallardo. Lo que es destacable es la abrumadora secuencia de estupideces que ejecutan con aristas preocupantes para quienes vivimos en San Luis Potosí. No es lo mismo que un ciudadano, por más mafioso que sea, tome una decisión, a que lo haga el mismo ciudadano mafioso teniendo el poder absoluto. Más pronto de lo que se esperaba, veremos la pequeñez de quien ostenta el mando, ante los graves y complejos problemas que se tienen. El activismo demagógico del gobernador en turno no podrá ser impuesto en la sociedad potosina para lograr su propósito de fondo. Y lo que se pretende es el robo en despoblado del erario. Tal y como lo han realizado desde el 2009. Como lo describe de manera implacable la denuncia interpuesta por la Unidad de Inteligencia Financiera en contra de la familia Gallardo.

Las ínfulas de señor feudal que exhibe, lo llevan a que de manera acelerada, sectores de la ciudadanía, entiendan el grave riesgo que tenemos en manos de la mafia que usurpa el poder. Viola en cada acto la Constitución General de la República con su oscuro proceder con las decisiones que asume. La asignación de todos los contratos de obra pública de manera ilegal y con precios que hasta la fecha nadie sabe, ni quiénes son los contratistas. Las posturas fascistoides de amenazar con “levantar” a cualquier ciudadano que ose cuestionar a su mal gobierno. Su inocultable incapacidad cultural e nula inteligencia aparece cada vez que habla sin su guión preparado. Algunos confunden la capacidad de atemorizar con la violencia a la de poseer un intelecto relevante. Todos los actos de evidente abuso del poder, los ha tratado de mitigar con ruidosos actos distractores, como la farándula, el cambalache de la mentira, un delito electoral que le perdonaron con la tarjeta la “Cumplidora”, a cambio de despensas y el “árbol más grande de Latinoamérica”.

En tal acto mostró el rostro mezquino de un ser humano narcisista que ha perdido la dimensión de lo que representa la enorme tarea de gobernar un estado como el nuestro. El 10 de diciembre, el espectáculo del año del inocuo gobernante, lo empezó como santo claus, arrojaba dulces a los que observan como vasallos, previo al espectáculo que pretendió, fuera exultante, el encendido de uno de los árboles más grandes del mundo. Pero falló. Sólo prendió una tercera parte de la enorme figura. La sobrecarga requerida para alimentar las luces, fue insuficiente y causó además un apagón en la zona. Unas pocas horas después del fracaso del narcisista gobernador feudal, nos enteramos a través de las redes, que la estructura que le dio forma al árbol más grande de Latinoamérica, presentó fallas estructurales.

Es lo que en geometría se conoce como un cono, es un triángulo rectángulo que al girarlo sobre su base, nos forma el cono. Sobre su hipotenusa, es la que forma el área en donde se colocaron las armazones metálicas que sirven para colocar el camuflaje de las ramas del árbol y los adornos. La estabilidad estructural está soportada en la columna de acero central que parte del suelo hasta el vértice, donde concurren las hipotenusas que constituyen el cono y los tirantes de acero que dan la estabilidad a la estructura principal de la columna central. Los tensores van distribuidos en la columna y en la base del perímetro del cono. La base está fija por una placa pequeña y tornillos en el piso de cantera de la plaza de los fundadores, como se observa en una de las fotos.

Dado el tamaño del soporte central de la estructura y las cargas muertas que sobre la estructura se han colocado y de manera preponderante, la fuerza del viento, que sobre el área se presentará, debió ser calculado por un especialista. Lo mismo con la carga de energía que se requiere para el iluminado. Ante el desastre que se ha presentado, resulta claro que no se observaron los elementos fundamentales para la estabilidad estructural. La irresponsable y demagógica forma de gobierno ha puesto en peligro a los ciudadanos potosinos que se dan cita en la Plaza de los Fundadores para ver el árbol.

La figura da forma a una estructura que trabaja como una gran viga empotrada en el piso de la plancha de la plaza y de 70 metros de claro en el voladizo, con una carga uniforme y concentrada en los puntos donde

se encuentran los tirantes estabilizadores. Pero falló la estructura. Sólo con el peso propio. La fuerza del viento ha sido pequeña. El irresponsable gobernante debe obligar a que le entreguen una memoria de cálculo en la cual se demuestre la solvencia técnica del montaje. O de lo contrario, sus distractores para ocultar la cultura de la mentira, el robo y la traición, lo dejaran en peores condiciones en que ya está su imagen, por la fallida luz y su torcido sostén.

Comments

comments

Comments

comments