Los corruptos de la 4T en San Luis

13 noviembre, 20196:38 pmAutor: Agustín de la Rosa CharcasCapital Colaboradores Destacada Opinion

Como hongos brotan las acusaciones por actos de corrupción de los que ostentan algún cargo de elección popular surgidos del partido Morena y de los asociados en la coalición “Juntos Haremos Historia”, JHH, aliados al PT y al desaparecido PES. En todos los casos de denuncias, siempre, sin fallar, es involucrada la persona del que se desempeña como delegado federal en el estado, Gabino Morales Mendoza. Las miserias humanas que brotan en denuncias desde dentro, son formuladas por los mismos actores. Solos escriben y describen la ruindad de su existencia política en un espacio que jamás soñaron tener. Son los actores de sus traiciones al movimiento de masas que cambió la geometría política en el país. En su naturaleza cínica, exhiben la descomposición moral de que son orgullosos portadores. Escupen al cielo cuando denuncian sus bajezas. Es denigrante el comportamiento de forma y fondo de la mayoría de nomotetas y el delgado federal, que se revuelcan en el fango de la inmundicia, ambición vulgar y la impunidad que suponen tendrán.

Causan una sensación de desaliento, rabia e impotencia, entre la militancia y simpatizantes de Morena. ¿Es por lo que votamos el primero de julio del 2018? Se preguntan, cada que ven los espectáculos de corrupción de los que, hipócritamente, se siguen llenando la boca de que son los agentes del “cambio verdadero”. En su incapacidad intelectual y de ausencia total de principios, sólo se les ocurre inventar “enemigos” externos a sus grupúsculos de intereses podridos, que los atacan sin piedad a cada momento que son pillados y denunciados, ¡entre  sí mismos! La pesadez de la bruma se vuelve más densa, es cuando las denuncias desde el oficio independiente del periodismo de investigación, demuestra lo que los mismos actores se restriegan en sus rostros, que son unos corruptos por cuestiones de principios.

Como jauría hambrienta, se abalanzan sobre los cargos (chambas) que se pueden conseguir, destacando la ambición del inescrupuloso delegado federal, que mete aviadores en contubernio con el desvergonzado corrupto nomoteta vallense de nombre Edson Quintanar en el congreso del estado. Tal y como lo denuncia la voz de una mujer que se dice, además, que ha sido acosada por el torvo sujeto, que le consiguió trabajo el día en que cumplió 21 años. Acepta que es una de las tantas aviadoras que existen. Como señalan los abogados, “a confesión de parte, relevo de pruebas”. La voz de la joven mujer inescrupulosa, sostiene, según su dicho, que el corrupto y lujurioso diputado, pretendía cobrarle el “favor” de su regalo de aviadora, disfrutando de su compañía en las condiciones, que no se requiere tener tanta imaginación, para intuir el tipo de “relación íntima” que el sucio sujeto pretendía, ejerciendo un arbitrario abuso de poder.

Tal funcionario, representante popular de Morena, con dinero del erario, se pagaba las condiciones de satisfacer la bajeza que lo define. Es lo que trasciende en el audio filtrado por otro nomoteta de la coalición JHH. La traición es otro de los principios que llevan como brújula en su andar el delegado federal y los nomotetas exhibidos. Desde la tribuna se lo restregan en su cara una y otra vez. Edson de Jesús Quintanar Sánchez, es el nombre completo del traidor, corrupto y lujurioso acosador e incondicional del delegado federal. El personero fue acusado desde la “tribuna más alta (¿?) del estado”, como un traidor y mentiroso, por integrantes de Morena y representantes de otros partidos. El nivel es tan bajo que hasta sus iguales del partido Movimiento Ciudadano y del Verde, lo califican de lo que es, un tipo sin principios. Sin honor.

La corrupción es una cruda realidad en las filas de la mayoría de los representantes populares electos por Morena. Se perfiló de manera clara por la misma ruta que actúa el “super” delegado, cuando no tiene ni la menor idea de la responsabilidad que le confió el presidente de la república. Su actuación ha sido la de un enano vulgar y ambicioso, que no se ha detenido en dañar con sus acciones torpes, corruptas e incongruentes la imagen del tabasqueño. Sostiene con sus paniaguados empleados (cada vez menos) que cuenta con el apoyo de López Obrador. No están leyendo adecuadamente el compromiso del presidente en cuanto al combate a la corrupción. El apoyo siempre ha sido condicionado a que entregue resultados positivos. Y no se miran por ningún lado. El escándalo y la exhibición de la podredumbre del delegado es permanente. Una acción, de las primeras que ha tenido en sus funciones, es la incorporación de un personaje oscuro y con fama muy sólida de corrupto, como lo es la del ex priista Jorge Arreola Sánchez, el principal operador en su oficina.

Es una clara señal del camino que el funcionario iba a seguir en la responsabilidad que le fue depositada. ¿Cómo entender el nombramiento de un perfil como el referido y esperar que se condujeran con los principios de la 4T que encabeza AMLO? Al principal consejero del pequeñito delegado le precede una trayectoria que contradice de fondo las razones del triunfo de la coalición JHH. Fue expulsado del PRI, siendo presidente del partido, por la Comisión Nacional de Justicia Partidaria en base a una demanda que le instrumentó la contraloría interna del comité directivo estatal del PRI, por no comprobar a satisfacción, un presupuesto superior a los 14 millones de pesos. Al corrupto ex priista, también le llovieron denuncias por la venta de candidaturas y la falta de cumplimiento con la sucia maniobra, como fue el caso, por ejemplo, cuando desató la furia de una de sus víctimas, el entonces alcalde con licencia de Matlapa, Marco Antonio Sánchez Ordaz, que con un contingente numeroso, varios armados, tomaron la sede del partido y exigieron la renuncia del malogrado dirigente Jorge Arreola, como lo consignó el periódico La Jornada San Luis del 21 de abril del 2006.

Es increíble que un sujeto como Arreola opere los multimillonarios apoyos de los programas sociales del gobierno de la 4T en el estado. Estamos integrando un expediente del personaje, con todo su negro historial, que daña de manera severa los principios enarbolados por el presidente de la república y enviarlo a las autoridades superiores para efecto de que se haga una investigación al respecto y se tomen cartas en el asunto. La acumulación de denuncias en contra del delegado no cesa, conforme pasa el tiempo en el cargo. Pretende tener el control de todo lo que tenga que ver con la 4T. Se ha metido de manera arbitraria a manipular a los nomotetas de Morena para satisfacer sus apetitos de poder y de dinero, como ha sido en múltiples veces denunciado. Pretende tener el control del partido y profundizar su camino de mediocridad y corrupción. Está enloquecido en su ambición de controlar todo lo que tenga que ver con el movimiento de regeneración nacional.

Le conviene atender el último llamado del presidente. “El trabajo de los servidores de la nación es censar y afiliar a los beneficiarios de los programas sociales, por lo que no deben participar en actividades políticas. Si actúan de manera facciosa y participan utilizando recursos o dedicando el tiempo de trabajo del gobierno para favorecer a candidatos o partidos, están cometiendo un delito”. Una conducta que revela la incompetencia política y su bajísimo nivel intelectual. Lo podemos observar cuando en un análisis como el que presentamos, sólo atina a poner un emoji con una cara sonriente, posiblemente una interpretación a su “sesudo accionar”. Es lo que le causa hilaridad. Pero asume la misma conducta ante denuncias graves de corrupción, abuso de poder, acoso sexual y traiciones. Usa el mismo emoji, es la representación puntual de un imbécil que ante la falta de neuronas, le aparece una sonrisa producto de su vacío intelectual.

La militancia de Morena debe organizarse y lograr un movimiento que sea capaz de consolidar una mayoría que garantice la vida democrática del partido en la coyuntura histórica que vive la nación. Se debe lograr que la militancia, en plena libertad, elija a sus dirigentes. No seremos un partido democrático, ni libre, si desde la cúpula del poder se impone a los dirigentes y las decisiones. No nos sirve, no lo queremos. Lo que debemos hacer es consolidar un instrumento político en el que se respete la opinión mayoritaria de la militancia. Debemos construir un partido que tenga una vida activa y en permanente movimiento. Que seamos, como partido, un instrumento del debate del estado que queremos. Y que con el poder democrático y la suficiente autoridad moral, exijamos a todos los funcionarios públicos que se apeguen desde sus responsabilidades populares a los principios que desde Morena se defienden. Y el que no lo haga, que se vaya de nuestras filas. No necesitamos a corruptos que actúen en nombre de la esperanza del pueblo, que nos fue confiada el pasado primero de julio del 2018. A los corruptos de la 4T que han sacado la cabeza sin ningún asomo de remordimiento, opongámosle la fuerza de un partido organizado y democrático. Construyamos el espacio en el cual se llame a cuentas a los malos servidores surgidos de nuestro movimiento y dejarlos fuera. ¿Para qué queremos nomotetas corruptos? ¿Para qué nos sirven en los espacios de poder perfiles con una larga trayectoria de corrupción? Ya es tiempo de que lo que se afirma se cumpla.

Comments

comments

Morena política revista La Noticia slp

Comments

comments