images-1

Joaquín Muñoz se va asqueado de Morena para fundar el partido Demócratas y concretar sus inquietudes de izquierda

4 diciembre, 20191:25 amAutor: La NoticiaCapital Destacada

El historiador y antropólogo, Joaquín Muñoz Mendoza, en su paso por Morena, fue candidato a la alcaldía de la capital. Generó una base crítica de militantes que cuestionaron la prepotencia y latrocinios del binomio Sergio Serrano y Gabino Morales, que fueron sancionador por las autoridades electorales. Cuando anunció que iba a buscar la dirigencia estatal, junto con más de 200 seguidores, fueron rasurados del padrón, por lo optó dedicarse a fundar el partido Demócratas, que usará de trinchera para dar a conocer sus inquietudes de izquierda. Conocedor minucioso del patrimonio cultural, hace severas críticas al maximato Horacio Sánchez Unzueta, que sin los mínimos consensos, comete destrozos en el centro histórico, con el único propósito de incentivar las especulaciones inmobiliarias. Exige su pronto retiro de la vida política, pero alerta que tratará de incidir en el relevo por la gubernatura, desde las entrañas de Morena, a través de sus diversos alfiles.

“En el 2015 me invitaron a formar parte de Morena para competir por la alcaldía de la capital. Acepté en principio como invitado, luego me di de alta, cuando perdimos las votaciones. En el 2018 buscó el mismo cargo el notario 32, Leonel Serrato, que nunca supo dónde estaba parado, ya que lo manejó como un títere, su mecenas, Horacio Sánchez Unzueta, que también impulsa otra gama de personajes, para tratar de imponer el candidato a la gubernatura. Pero el Maquiavelo de San Luis también recibe órdenes. Como gobernador fue un asco. Ahora presume estar interesado en los monumentos históricos. En su ejercicio, le importaron un cacahuate. Necesita dinero para operar en las próximas elecciones, con gentuza como el delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Juan Carlos Machinena. Las valoraciones que hice, no fueron para triunfar. La campaña fue desigual. Los candidatos del PAN y PRI manejaron decenas de millones de pesos. Mi equipo y yo solo obtuvimos 72 mil pesos. Era ridículo imaginar que podíamos ganar. Serrato obtuvo más dinero. No aprovechó la ola que despertó el abanderado presidencial, Andrés Manuel López Obrador. No hizo nada el imbécil, ahora quiere ser gobernador”.

“Morena tenía 6 meses de existencia y lo puse en el cuarto lugar de todos partidos. Entonces, fue una victoria. La cúpula que se perfilaba en el 2016, tuvo poca inteligencia para conocer la política real. Sin embargo, para las corruptelas salieron excelentes. Le solicité a través de una carta, al presidente del comité estatal, Gabino Morales, cuentas claras del dinero que nos entregaron. La firmó la candidata a diputada federal, Mónica Albarrán. También la candidata a senadora, Marcela García. Se habló de 2.5 millones de pesos. ¿Dónde quedaron?. Se fueron para apoyar al abanderado a gobernador, Sergio Serrano, que dilapidó en suculentas cenas y viajes. Nunca tuvimos una respuesta. Es cuando decido renunciar a Morena. Me fui asqueado de lo que observé. Morales y Serrano hacen mancuerna para sacar ventajas policitas, sociales y económicas. Se requería que Serrano sostuviera a su cómplice, próximo a ser nombrado virrey por López Obrador. Serrano no sabe hablar, hizo una pésima campaña. Es un tipo sombrío, oscuro. Copió el estilo de trabajo cuando militó en el PRD. Siempre ha buscado espacios donde chupar. Usó la bandera de ecologista, luchador nato contra la minera San Xavier. Obtuvo un resultado mediocre, 20 mil votos. Serrano y Morales se pelean en enero del 2017. Cada quien agarra su camino. Felices, ya no tendrán que dividir el botín. Pero a Morales ya le habían impuesto como vice virrey a Serrato, con el que rápido se confronta. Algunos me dicen que regrese. Les comento, hasta que pasen las elecciones”.

“Debían razonar que al perder la alcaldía, no debo buscar la gubernatura. No se descartó el propósito. Mientras tanto, Morena seguía en declive, ya que Serrano se rodeó de parásitos sin dignidad, como la actual diputada federal, María Luisa Veloz. Hasta dudo que sea real su apellido. Serrano también metió en la nómina a su esposa. Generó un ejército de acólitos. Tejió una red de complicidades asfixiante para el militante de a pie, que busca un cambio significativo en el país. En el 2018 se dio la rebatinga porque llegaron recursos para la campaña. Serrano desvió 2.8 millones de pesos. El Instituto Nacional Electoral le impuso una multa. Lo mismo pasó en el comité nacional. Todo el dinero se fue al bolsillo de Serrano. Metió facturas falsas o que no se relacionan con los rubros autorizados. Como el pago de 20 mil pesos que se gastó en tortas. Es de risa. Incluyó reventones en Tampico. Su respuesta fue el silencio. Me insultaron por exponer la verdad. Fue por lo que rasuraron a 243 compañeros que se atrevieron a denunciar las burdas maniobras. El escándalo con Serrano nos sirvió para organizar una base militante crítica. Después de las votaciones, tuvimos una reunión en mayo del 2018, donde me doy de alta. Dejé en claro que no era ningún chapulín. Tenía tres años de trabajo para que el partido no fuera una caricatura. Me inscribí a través de la compañera Mónica Albarrán. Ganó el diputado federal de Valles, Ricardo del Sol, al que conocía de tiempo atrás. Fue el único que se coló por votos. Se demostró que hubo un desempeño deficiente de la dirigencia estatal. Hubiéramos arrasado. No nos dejaron los intereses mezquinos”.

“En octubre, en Valles, realizamos una asamblea con compañeros de todos los lugares del estado. Aceptaron una agenda ética, para trabajar según los estatutos nacionales de Morena. Se quedan cortos de lo que pasa en términos de gobierno. Se acordó cómo manejar los recursos, lista de candidatos, abrir los espacios para generar más vida orgánica, recomponer el consejo estatal, que no funcionaba. Sacamos un desplegado que fue muy impactante. Crecimos en la zona media, altiplano y capital. Se pusieron nerviosos porque creamos un modelo de crítica donde se exigía la renuncia de Serrano, dados los hechos corruptos demostrados por el Tribunal Federal Electoral, que lo pintaron como un delincuente. No captaron que éramos oposición. Los diputados que colaron no dan pie con bola, no tienen experiencia. Jamás diseñaron un programa reivindicativo para San Luis. Los censuramos porque no generaban iniciativas. Les dijimos que se activaran, que no somos tontos. Si entienden el mensaje, fuera otra la historia. Pero es la misma película, de lamer las suelas al gobernador y grupos de interés asentados en el mando. Para un partido que generó tantas expectativas, es vergonzoso. Apretamos la agenda de Morena para trabajar sobre el consejo estatal y correr a María Luisa Veloz, que se ostentaba como presidenta. Junto con Serrano, no convocaban a asambleas, para no dividir el botín. Le exigimos a la señora rindiera su informe y se negó a presentarlo. Por unanimidad la destituyen. Se fue a México a llorar con sus amigos y en dos meses la regresaron. Quedó desautorizado el consejo estatal potosino, por completo. Era el respeto que mostraron las cúpulas desde México. Entendamos que es el único lugar dónde se decide”.

“La mentalidad colonialista no va con muchos compañeros y decidimos hacer proselitismo. Por desgracia, algunos se vendieron por muy poco. Otros se dedicaron a explotar el trabajo de los demás. Se inclinaron por los que buscaron la gubernatura, sin conocer sus programas, donde plantearan los problemas nodales del estado y las soluciones. Pude implorar que me dieran de alta de nuevo, para votar, pero no quise humillarme por culpa de corruptos, que me sacaron del padrón. Es cuando me invitan incorporarme al partido Demócratas. Leí los estatutos donde se declaran como socialistas y progresistas. Es lo mismo, pero existe la capacidad de izquierda. Llegamos al acuerdo de elaborar los estatutos, lo que es una garantía de democracia interna. El planteamiento se enlaza con lo nacional, que permite generar un índice programático combativo, que no le haga el juego al sistema local. Los demás no dijeron nada, estaban satisfechos porque nos rasuraron. Se imaginan que con la gente colada, es suficiente para manipular el comité estatal, lo que les permite el manejo arbitrario del presupuesto y agandallar las candidaturas. A las otras corrientes les indicaron no hacer nada, colaborar como títeres. En Morena el índice estatutario no importa. Es tan grave el desorden, que todos hacen lo que se les antoja. La dirigente nacional Yeidckol Polevnski adelantó que anulará las votaciones donde hubo problemas. Se denunció que el padrón está lleno de vicios. Entonces, no se podía llevar adelante un proceso democrático, porque los listados no corresponden a la realidad del partido. Si quisiéramos, podemos ir al Tribunal Electoral a impugnar los resultados. Me di cuenta que Morena tuvo un momento de oro. En San Luis, se perdió por completo. Sigue sin brújula, se dio un balazo en el pie. Hace falta autocritica. Cada quien agarró su lado. Gastaron las prerrogativas sin que nadie los fiscalice. Se dedicaron a comprar votos. Es surrealista que la cúpula nacional avale un proceso de nula calidad”.

“A López Obrador, Morena se le salió de las manos. Se olvidó del partido cuando ganó la presidencia de la república. Puso a Gabino Morales porque lo conoció en primera instancia. Ahora como mascota, le agarró cariño. Pero se dio cuenta de sus limitaciones y duda mantenerlo hasta el 2021. No tiene el perfil para ser candidato a la gubernatura. Es hábil para las discusiones debajo de la mesa y negociar con el diputado local, Edson Quintanar. Es el nivel de los acuerdos que logra. Es lo que se espera de Morena. No quiero imaginar el nivel de legislatura que tenemos. Será un problema muy grave si gana la infamia. Hay que enfrentarlos. Mucha gente cree que Morena es de izquierda. Se trata de una mescolanza, un coctel. No tiene un sistema ideológico. Me rasuraron del padrón. Creo que fue Sergio Serrano. Morales debió estar feliz. Ya no están coludidos. El delegado busca su propio camino. Serrano le estorba. Genera demasiados problemas. Debió renunciar pero se atornilló al puesto, porque le fue excelente en el tema económico, aunque resultó una figura muy gris, sin energía. Se necesitaba todo lo contrario, pero no aportó ideas. Solo dejó que pasara el tiempo. La entidad federativa no tiene un peso específico en lo político y económico. Es la realidad. López Obrador está dispuesto a negociar San Luis en el momento que le haga falta. Tenemos que tragar tales decisiones. Es por lo que digo, ya basta. Agarremos nuestra propia dignidad, trabajemos y démosle duro para acabar con la oligarquía. Nos rasuraron porque creamos una suerte de militancia crítica, que tuvo su mayor alcance en octubre del 2018. Fuimos más de 500 personas las que nos reunimos en la casa de enlace del diputado federal, Ricardo del Sol. La desbordamos. El objetivo fue sacar un plano ético de cómo debía funcionar Morena para alcanzar la democracia. Acabar con las nocivas y corruptas cúpulas. Se alcanzó un nivel de fuerza importante”.

“Serrano y Morales actuaron como el emperador Claudio, en Roma, sólo dejaron vivos a los más pendejos y manipulables. La crítica es fundamental en cualquier lado. Si la permitían, no iban a durar un segundo en los cargos. Vinieron las elecciones de consejeros y notaron la voluntad de muchos compañeros de participar, para luego tejer un nuevo consejo estatal. Entonces se dedicaron a boicotearlos en las casillas, redes, repartieron dinero. Supe de 243 amigos que no los dejaron votar. Se quedaron indignados por la falsa ética política interna y nos echaron del partido. Pude pedir mi alta y me la dan. Pero no es el punto. ¿Por qué dos delincuentes me quitan algo que es mi derecho?. A López Obrador le importa un bledo. Es un líder nato, tiene una visión de conjunto y siempre ha trabajado simultáneo, con un pie en otra instancia. Cuando estaba en el PRI, ya miraba el PRD. Luego en Morena. Ahora hay que analizar su próximo paso. Las frases que dice no son gratuitas, como cuando afirma que de no haber orden interno, se va. A lo mejor ya no le interesa Morena, por la lata que le da. El tipo se encuentra en una situación grotesca. No tiene el apoyo que quisiera de su partido, que no está organizado. Ganaron por la campaña personal del Peje y el hartazgo de la gente con los demás partidos. Hablan de generar otra ola para el 2021. Pero si persiste el caos, no lograrán nada. Es posible que hayan pactado Serrano, Morales y Primo Dothé. Hicieron acuerdos mínimos, como echar fuera a los opositores. También amarrar el consejo estatal y después matarse a cubetazos. Pero no saben dónde poner a Serrano”.

“Son capaces de mantenerlo, pero el desgaste ha sido superior. Al final de cuentas, todo fue un cochinero. Los acuerdos que hagan o no, me tienen ya sin cuidado. La lucha será por sacar una candidatura. Muchos buscarán que los consideren. En el caso de Ricardo del Sol, entiendo su postura de seguir en las filas de Morena. Cada quien evalúa sus situaciones y decide. El partido que viene, Demócratas, empieza con 8 mil militantes. Podemos hacer grandes cambios y cerrarle la puerta a la basura nacional. La política es negociación, pero los fundamentos teóricos se deben rescatar. En Morena, Serrano va a agarrar sus maletas y se irá. Pero tratará de negociar otra candidatura. Le sacó mucho provecho al partido. Tratará de salvar a Willy y demostrar que es un gran ecologista. Ya no habrá rupturas. Se van a pacificar los chichimecas en la huasteca y zona media. Los que negociaron, por desgracia, avanzarán en sus planes. Vimos más allá de los ombligos. Era el momento de irnos a otra trinchera a pelear. Falta poco para que Morena explote. Cuando venga el momento de definir las candidaturas, será una autentica merienda de caníbales. Se matarán entre sí. Hay mucha gente engañada que exigirá su espacio político y les paguen los acuerdos previos. Al rato encontraremos como nuevo militante al alcalde Xavier Nava. López Obrador tiene todo el poder político, pero necesita el económico. Cuando me rasuran, me invitan al partido de la Cuarta Transformación, en una asamblea en Valles. Los rechacé porque es una estructura casi casi corporativa, manejado por la ex dirigente nacional del magisterio, Elba Esther Gordillo. Entonces me ofrecieron formar el partido Demócratas. Les respondí que podía ayudar a formar los estatutos. No quería estar en el comité estatal”.

“Aceptaron, les dije que adelante. Es un espacio donde puedo aterrizar mis ideas y crear un índice programático para el estado, con una agenda propia, liberadora, que se note en los objetivos, por los que se debe pelear. Me interesa explicar cómo funciona la oligarquía local. No son más de doce familias las que controlan el poder político y económico, para su beneficio. Vamos a tener reuniones hasta que se constituya. No me he querido meter para saber quién aparece y evitar las grillas. Mejor de lejos. A nivel nacional, hay gente que a mi juicio, no es la mejor para llevar un partido nuevo que pretende trabajar con honestidad. En el estado hay un espacio de libertad y trabajo independiente. Es lo que importa. Los 243 compañeros que fuimos rasurados, en noviembre se sumarán a Demócratas. Luego se vendrá otra oleada de Morena. Alguno se irán por la libre. La cita fundacional será en las instalaciones de la Feria Nacional Potosina. Tal vez asistan 3 mil interesados. La meta es conseguir 8 mil afiliados. Saldré de mis compromisos para estar al 100% con el nuevo proyecto. En San Luis falta reordenar la seguridad. Los que buscan ser alcaldes o gobernador, algunas veces están vinculados a grupos delictivos. El nuevo espacio donde estaré, será como una trinchera para pelear. Desde afuera, lo que resta es formar una asociación civil, que le importan un bledo a López Obrador. Como partido, se puede desarrollar el socialismo. Arrancar con una democracia interna, aunque no ganemos nada en las primeras elecciones. Lo importante es trabajar con el partido, para que sea sólido y tenga empuje. Caminar para luego correr. Formaremos en serio a los militantes. Tenemos un año para definir candidaturas, con gente que pueda aguantar la corrupción que se le ponga enfrente. No ceder al canto de las sirenas. Necesitamos convicción e ideología. Si mañana podemos ganar elecciones, impondremos verdaderos programas”.

“A nivel nacional faltan elementos que precisen el alcance democrático, saber cómo se manejan los recursos, listas electorales internas para cubrir los cargos directivos. Los conocen, pero no los aterrizan. Sí habrá diferencias con nosotros. El Partido Demócrata Mexicano fue un instrumento del PRI, para decir que había pluralidad. Los demás partidos eran títeres que legitimaron al sistema. En San Luis, si logramos fundar el partido el 10 de noviembre, vamos a dar de qué hablar. En México no existe la izquierda total. Al siglo veinte se lo tragó la derecha. El PRI formó parte de un índice de derecha clarísimo, aunque se declaran de izquierda. Tuvo su momento, se pasó de tuerca con su gran corrupción. Son unos salvajes brutales, bárbaros. En otra época, los hubieran colgado. México no es de izquierda, cuando lo afirman, la gente se espanta. Dicen que es del demonio. No digo que el nuevo partido cambiará el mundo, pero sí el índice de democracia interna. Trabajaré bajo mis convicciones y que ladren los perros. Hablé con el diputado federal, Ricardo del Sol. Le ofrecí mi ayuda, aunque no estaremos juntos. Quedamos como amigos y cada quien andará en su ámbito. Tiene claro lo que sucede en Morena. Y si en un momento dado se le cierran las puertas, tendrá que dejarlo. En mi caso siempre me gustó laborar con asambleas y tomar en cuenta a la gente. Hay muchos que buscan inscribirse al nuevo partido. Analizo si participo en el comité o podemos enganchar los estatutos locales y los de México. Poner granitos de arena y no dejar que se pervierta el asunto. Entender y asumir la experiencia de Morena y no cometer los mismos errores. Me da pena su suicidio. Se perdió tiempo y dinero. Dejaron descobijado al presidente”.

-¿Qué modelo debe aplicarse en el centro histórico?

-Seguir los acuerdos que México ha suscrito y dejarse de tonterías. El centro no da para la creación artística ni arquitectónica. Hablamos de monumentos históricos, no de edificios arquitectónicos. Las autoridades desconocen por todo lo alto el concepto, les da igual. Sus objetivos son políticos y económicos. Buscan meter el centro histórico en una dinámica de especulación inmobiliaria y tener operatividad política, no caer en el olvido. Entonces, ¿dónde estaría Sánchez Unzueta?. Cuando llegue mi momento, me habré de retirar. Al señor no se le mira la hora de que se vaya a tomar chocolate con churro. Hay muchos arquetipos del centro histórico. La Organización de las Naciones Unidas, para la Ciencia y la Cultura, Unesco, ha participado en diversas ciudades de carácter histórico donde se busca que haya una senda turística que ayude a la economía del lugar. En todas las ciudades históricas se cierra el área mercantil. El poder político y religioso se repliega para que los turistas entren a pie y puedan visualizar, comprar y perder el tiempo. Es un tema que se estudia con números. Nos debe dejar dinero si lo hacemos de manera científica, no con anuncios de ven y visita la huasteca, que está a toda madre, donde tenemos al Chupa cabras. Hay un tiempo de ocio que se debe calcular. Cuánto queremos que el turista permanezca en la metrópoli. Cuánta mercancía se puede vender, las actividades que se pueden ofrecer. Todo se calcula, no como dice el delegado del INAH, Juan Carlos Machinena, que habla de hacer dos hoteles más en el centro histórico. Por capricho quieren arreglar todo. Mejor que diga si hay suficientes camas para los visitantes. Ya no queremos elefantes blancos. Los procesos que llevan a cabo son ilegales.

“La arquitectura nos hace vulnerables a los mundanos. Los que están en el poder, solo les importan sus intereses. Son los mismos de siempre, la oligarquía familiar que ha tomado por asalto el control político. Es la que pone y quita gobernadores, como Horacio Sánchez. No debe hacerse ilusiones, ya que mandan otros. Quiero ver a Sergio Serrano, cuando le ofrezcan 10 millones de pesos y una senaduría. Se haría loco. Lo del centro histórico es un montaje. Se inventaron la declaratoria para tener más dinero con el índice inmobiliario que los beneficie. Lo que hacen es la clásica estrategia de los inversores, cuando quieren apropiarse de diferentes propiedades. Buscan molestar a los comerciantes, hasta que se hartan, venden y se van. Quieren limpiarlo de la gente de a pie. Es por lo que no arreglan muchas calles afectadas. Es como funciona el capitalismo. Tales señores se las dan de influyentes, neoliberales, pero son una punta de descarados sinverguenzas que se ponen la máscara de hipócritas en la defensa del patrimonio, como si estuviera desvinculado de la ciudadanía”.

“No se ha hecho una sola consulta a la gente sobre lo que quieren de su ciudad. Se llama a quien no tiene idea de lo que habla. Sólo están como parapetos de simulaciones democráticas. Es por lo que usan a Machinena, para obtener las autorizaciones que quieran. El tipo ya tiene 18 años en el cargo. Es el Porfirio Díaz del tema. En San Luis hay muchos planos de cómo funcionaba el centro, los comerciantes, el tránsito de mercancías. Necesitamos abrir la convocatoria para evaluar el centro histórico. En la encuesta que levantamos, el 89% no sabe que es el INAH, algo elemental. No les conviene que las personas estén informadas, porque entonces agarran conciencia. No los dejarían hacer tanta barbaridad. Las obras que realizan son lentísimas, ponen una piedra y desaparecen. Todo es trampa, es un problema estructural, Horacio Sánchez, yo todos pasaremos, pero San Luis sigue igual. Debatamos sobre quien tiene la razón y lo mejor para el centro. Hay monumentos que se deben preservar. Son unos voraces, pero también pendejos, porque actúan al revés. Hace poco detuvimos, en base a un punto de acuerdo en el congreso, la defensa del sitio arqueológico de la ciudad prehispánica, de lo que antes se llamaba El Consuelo y que en realidad es Tamoc. La iniciativa es para que se proteja e incluya en la lista del patrimonio histórico, ecológico y arqueológico de la Unesco. Buscaron adueñarse de las tierras aledañas para hacer un desarrollo inmobiliario. Están furiosos porque los detuvimos. Hay que estar atentos, Horacio Sánchez, cuando pudo, le metió la mano a una área cercana al castillo del inglés en Xilitla. Le interesa que haya plusvalía, ya que luego vende terrenos y se forra de plata. Es el negocio del capitalismo salvaje”.

“Lo lógico es que la Secretaría de Cultura pase a ser una dirección y la Secretaría de Educación asimile al Colegio de San Luis, como un centro de altos estudios sociales y humanísticos y que canalizara sus recursos hacia la Universidad Autónoma de San Luis Potosí. Horacio Sánchez, en sus sueños de opio, ha decido que el Colsan sea una especie de Instituto de Estudios Políticos, Económicos y Sociales del PRI, que estuvo en División del Norte, en México. Se mira en una especie de trono, cobijado por una suerte de intelectuales orgánicos que gritan su nombre y del navismo. San Luis dejó de ser un punto de reivindicación liberal. Junto con el alcalde Xavier Nava, llamaron a una conciencia histórica distorsionada, sobre el mito navista, que ya no es vigente. El mundo cambió, en la entidad quieren parar el reloj. Buscarán poner candidatos, los mismos nombres con iguales resultados. Traen consigna. No generan un programa de gobierno, lo hace la oligarquía familiar que controla a los políticos que llegan a estar en puestos importantes para pergeñar lo que se pueda, como los contratos de obras. Debemos entender el momento en el que estamos, no se trata de subirse a decir tonterías. San Luis necesita su propia agenda. Horacio Sánchez ha colocado en Morena a Nava, al senador Primo Dothé y al notario Leonel Serrato. Se rodea de individuos con muy poca talla cerebral, para manejarlos a su antojo. Pero no es el titiritero, tengámoslo claro. No es ningún animal político. Ya no digamos sandeces y generar mitos sobre gente sin méritos”.

“A mi juicio, el doctor Salvador Nava se traicionó a sí mismo cuando empezó a negociar con el ex presidente Carlos Salinas de Gortari. Es un momento del que nadie quiere hablar, cuando negocia que su yerno gobierne desde el PRI, para reproducir el sistema. Su desempeño no valió nada, están los números. La entidad no creció nada. No hubo arqueos serios a los presupuestos. Nuestra apuesta es por la agenda propia, frenar las intromisiones de las cúpulas del partido. Con mi equipo de trabajo, tenemos las respuestas para generar un programa social, humanista, que sea aplicable, no solo en un sueño de la noche de verano. Sánchez Unzueta se debe retirar, dejar que la vida política funcione como sea, es un clamor al cielo. No se puede hacer riqueza a punta de corruptelas. Posee una visión de conjunto que no tienen los demás, porque lleva las riendas de las complicidades. Es como logra los objetivos que se plantea. Es un tipo que no se queda en el bla bla, pero debe medirse, bajarse del tren de las trampas al que se subió. Pudo ser un gran político, pero prefiere vivir en las tinieblas. López Obrador tare su propio proyecto. Es un personaje que no es proclive a platicar sus planes. En San Luis hay mejores candidatos de los que se manejan en México, como el secretario de educación, Esteban Moctezuma Barragán. Ojalá no llegue, está disociado del pueblo potosino. La gente si puede cambiar el futuro con los 500 mil votos que le dieron a López Obrador, al que se quieren ganar, para controlar todo y amarrar al gobierno por muchos años”.

“Es el plan de las oligarquías. Horacio Sánchez es solo es un operador pagado, el problema son los empresarios que deciden sobre los gobernadores y alcaldes. Tenemos que enfocar las baterías hacia el cáncer que asfixia al estado. Al dragón hay que cortarle la cabeza, ubicarlo, porque no nos deja crecer como sociedad. Se hacen intocables. Nadie los molesta, ningún partido se le pone al brinco, ni de chiste. La constitución no se usa ni para ir al baño. Sánchez ejerce un protagonismo enfermizo, quiere pasar a la historia como un héroe cultural. En las próximas elecciones se definirán muchas situaciones. Ojalá sea su retiro y ya no lo tomen en cuenta, como antes. Y deje de jugar al político, para que las nuevas generaciones ya no lo miren a la cara. Se impone porque nunca ha tenido al frente una oposición real. Cuando haya un proceso político donde confronte sus ideas en serio, tendrá muchos problemas para justificar lo que hace y dice. No es un líder carismático, se ha impuesto por la historia. Si es un operador de pedigrí, debemos saber quién controla la cadena con el collar”.

Comments

comments

Comments

comments