Gallardo destapa la Caja de Pandora

14 abril, 20228:17 pmAutor: Juan Pablo MorenoCapital Opinion

Con la captura de la ex secretaria de salud, Mónica Rangel, el gobernador Ricardo Gallardo abrió la Caja de Pandora. En las redes sociales, le reclaman, haga a un lado los pesos por los centavos. En la lista de próximos reos, debe incluir a su antecesor, Juan Manuel Carreras, al que no tendrá problemas en investigarlo, pues ya le documentó un daño al erario por 20 mil millones de pesos. En la trama de corruptelas, no debe dejar de lado al ex vocero, Raúl Camacho Muñoz, que a raíz de las conferencias cotidianas para abordar el tema del Covid 19, aprovecharon la coyuntura para destapar como candidata de Morena a la gubernatura a Rangel. La usaron de camuflaje para encubrir su absoluto respaldo al boyante vendedor de pollos, Ricardo Gallardo. Camacho usó el cargo para entregar contratos millonarios, sin licitar, a la empresa publicitaria Doblezero, cuyo dueño es Mauricio Ayala, hijo de Alberto Ayala Flores, ex asesor del fallido fiscal, Federico Garza. Por temor a las represalias del nuevo mandatario, por darle entrada a las demandas penales en contra de su padre, Ricardo Gallardo Juárez, el ex procurador optó brincar al cómodo cargo de secretario de la universidad autónoma, donde seguro pronto sumará a su fiel escudero, Camacho, que ya sacó ventaja de los acuerdos palaciegos, al acomodar a su hija, Yolanda Camacho, como titular del archivo histórico, donde sustituyó al polémico Rafael Aguilar Fuentes, alias “El Chiquilín”.

Le reclaman a Gallardo aplicar la justicia con criterio de misoginia, un acto de barbarie del patriarcado. No se tentó el corazón al no considerar que la detenida entró convaleciente de una cirugía por cáncer de seno. Entonces le dicen, si tiene las evidencias en la mano, proceda contra el ex alcalde de la capital, Xavier Nava, por tapizar la nómina de aviadores, lo que generó un fraude al erario y ejercicio indebido del cargo. Pero también le exigen llamar a cuentas a su progenitor, que carga querellas penales por más de 2 mil millones de pesos. El líder de los comerciantes del Rebote, Juan Antonio Rodríguez Chessani, ha realizado sumas casi científicas y estipula que los Gallardo, pudieron afectar a la hacienda pública con más de 20 mil millones de pesos, con los que han comprado miles de propiedades en la capital y el extranjero. Además de Rangel, antes pisó las mazmorras el ex secretario de seguridad, Jaime Pineda, acusado del desvío de recursos y peculado, por la compra inflada en sistemas de monitoreo inteligente. Se ha especulado que Gallardo actúa con criterios miméticos, se esfuerza al máximo por ser y parecerse lo más cercano a su principal mecenas, el presidente Andrés Manuel López Obrador, que no cesa de fustigar a la llamada “Mafia del Poder”, por lo que apenas encerró a la ex secretaria de desarrollo social, Rosario Robles y al ex director de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya. Se rumora que Gallardo busca ser una copia fiel de su homólogo de Monterrey, Samuel García Sepúlveda, que acaba de encarcelar a su predecesor, Jaime Rodríguez “El Bronco”.

Para fustigar a Carreras, su relevó instituyó la figura conceptual, «Herencia maldita». El futuro del doctor en derecho pende del ánimo de mandatario, según determine a quien quiere imitar en definitiva. Por lo pronto, el Pigmaleón Gallardo ya se metió al rejuego de las encuestas nacionales para suceder al tabasqueño. Tal vez también busca impactar a sus contrarios con arrestos ruidosos.

Comments

comments

Juan Manuel Carreras López Ricardo Gallardo Cardona slp

Comments

comments