Gabino Morales, pendenciero y enemigo acérrimo de las mujeres

25 marzo, 20198:22 pmAutor: Juan Pablo MorenoCapital Destacada

Al super delegado en San Luis de programas integrales para el desarrollo, Gabino Morales Mendoza, se le puede aplicar el axioma de que en la pol√≠tica, la forma es fondo. Hay varios hechos que deben preocuparle al extremo. El castigo a sus derechos partidistas por 6 meses, no lo pudo frenar la dirigente nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, que antes se afan√≥ en protegerlo en sus constantes pataner√≠as. La Comisi√≥n Nacional de Honestidad y Justicia, que se caracteriza por su autonom√≠a, analiz√≥ las quejas de violencia pol√≠tica y de g√©nero que present√≥ en su contra Martha Lisset Garc√≠a y Sarah√≠ Esquivel Veloz sustentadas con fotograf√≠as, correos electr√≥nicos, car√°tulas de face y videos. Lo menos que les dijo fue ‚Äúputas‚ÄĚ. En el balance de la denuncia, Polevnsky consult√≥ al presidente estatal de Morena, Sergio Serrano, que aval√≥ la querella con todas sus implicaciones. Mendoza y Serrano tejieron desde los proleg√≥menos del partido, una alianza de amistad y complicidades, que se rompi√≥ por el manejo faccioso del presupuesto. La √ļltima diferencia entre ambos se dio cuando Morales, sin ninguna facultad, quit√≥ a Garc√≠a como representante de Morena ante el Instituto Nacional Electoral, donde la hab√≠a colocado Serrano que ahora, cuando le preguntan de su otrora seguidor, s√≥lo responde con voz seca: ‚Äúes un traidor‚ÄĚ.

Adem√°s de Serrano, institucional, Polevnsky avis√≥ con tiempo a su jefe m√°ximo, el presidente Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador, sobre el castigo que se le ven√≠a encima a su delf√≠n en San Luis. Al arribar a la entidad, en su segunda visita como mandatario, al ser abordado sobre el tema, el tabasque√Īo resalt√≥ que no era el motivo de su viaje. En de acto protocolario de Cedral donde anunci√≥ millonarias inversiones, el controvertido funcionario ya no estuvo en el palco de su ben√©volo mecenas, lo que despert√≥ incontables suspicacias. Antes, en la plaza de los fundadores, defendi√≥ a Morales de rechiflas y descalificaciones por sus nocivas injerencias en la bancada del congreso. Ya se habla que en cualquier momento ser√° removido del cargo, que ha usado de manera convenenciera. En lugar de sumar esfuerzos, se empecina en ahondar las diferencias con los grupos relegados. No tolera la cercan√≠a de los operadores cercanos al senador Ricardo Monrreal, con el que tiene un pleito a muerte. Aunque lo invit√≥ a su boda, trata con despotismo a los simpatizantes del senador Primo Doth√© Mata.

A rega√Īadientes, empez√≥ a dialogar con los emisarios del diputado federal, Ricardo del Sol. El ex candidato a la alcald√≠a de Soledad, Juan Carlos Vel√°zquez, le dijo que ten√≠a 50 colaboradores para ayudarlo a levantar los llamados censos del bienestar. Pero que lo auxiliara con el pago, pues hab√≠a quedado ex√°nime por los gastos de dos campa√Īas consecutivas. Le contest√≥ que ya ten√≠a sus propias brigadas y que no necesitaba m√°s gente. En todo caso, le dijo que s√≥lo le ayudar√≠a con los costos de 10 personas. Vel√°zquez, molesto, se retir√≥ de las pl√°ticas. Luego Morales anunci√≥, intr√©pido, que en dos d√≠as hab√≠a cubierto los domicilios de Cactus y Prados, dos de las colonias m√°s pobladas de la capital. Nadie se trag√≥ la mentira. Otra an√©cdota pinta la voracidad de Morales. En la etapa que fue presidente de Morena, en Valles, le solicitaron 50 mil pesos para contratar sillas, sonido, tapancos, mesas y comida para el cierre de Serrano que busc√≥ ser gobernador.

Alegó que no tener fondos, sólo daría, si acaso, la mitad. Al poco tiempo, los organizadores denunciaron que se les adelantó a pedir factura por el monto total. Por sus constantes yerros, se estima que la caída de Morales es inminente. Se barajan como probables sucesores, las figuras que antes se manejaron para el cargo de super delegado. Uno es el empresario del ramo automotriz, Antonio Lorca, que descartan por ser sobrino político del gobernador Juan Manuel Carreras. Es fiel seguidor de Monreal. Su llegada acrecentaría las divisiones. Otro es el ex diputado local, Jaén Castilla, que manejó las redes magisteriales. Lo respalda la líder histórica Elba Esther Gordillo. Se habló del dirigente nacional de los magistrados administrativos, Juan Ramiro Robledo, que conoce de cerca de López Obrador, desde que buscó la gubernatura por el PRD, después que lo corrió del PRI el maximato Horacio Sánchez Unzueta. El que tiene mayores probabilidades es el notario 32, Leonel Serrato, ex candidato a la alcaldía de la capital y ahora coordinador metropolitano de programas integrales.

+++++

Los que conocen de anta√Īo a Gabino Morales se atreven a elaborar un perfil sociol√≥gico, elemental, del controvertido personaje. Lo recuerdan a fines de los noventas en una colonia perdida del Saucito, con las u√Īas largas y negras. Casi vest√≠a harapos. Desde entonces era agreste e introvertido, descort√©s en el trato. Se vincul√≥ de manera fortuita y temporal a un organismo que pregonaba la teolog√≠a de la liberaci√≥n. Su vida cambi√≥ cuando conoce al sempiterno candidato a la presidencia de la rep√ļblica, Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador. Otro de sus protectores es el historiador y ex delegado de Azcapotzalco, Pablo Moctezuma Barrag√°n. Lo sum√≥ a la n√≥mina donde r√°pido se gan√≥ una negra fama al tratar con despotismo a los trabajadores. Morales fue acusado de aviador ya que en horario de labores, se le mir√≥ constante en manifestaciones p√ļblicas en la capital potosina. Lo definen como un mirrey a la inversa, un d√©spota sin ilustraci√≥n, un lumpen de la pol√≠tica. Resulta extra√Īo que¬† no obstante los esc√°ndalos may√ļsculos que ha generado por el rechazo enfermizo a todo lo que suene a mujeres, L√≥pez Obrador lo defienda con el d√©bil argumento de que se trata de grillas y politiquer√≠as.

Para sus incontables detractores, Morales ya cav√≥ su tumba pol√≠tica. Su futuro inmediato es el que ha labrado con su soberbia y desplantes. Se ha establecido que ataca frontal, sin piedad, al g√©nero femenino, al que combate en el mismo plano. En contraparte, hilvan√≥ un escudo protector con la efebocracia que acomod√≥ en diversos cargos. Su modelo ic√≥nico es el delegado en la zona media, Kevin Angelo Aguilar, con el que comparte las sanciones partidistas. Otro de sus fieles seguidores es el encargado del sector centro sur en Santa Mar√≠a del R√≠o, Guillermo Morales L√≥pez. En Matehuala ubic√≥ a Roberto Ram√≠rez Montoya. Tiene un trato institucional, de competencia, con el vigilante del √°rea metropolitana, el ex candidato a la alcald√≠a de la capital, Leonel Serrato, que podr√≠a relevarlo si cae en las pr√≥ximas semanas. Puso de consejero de la diputada local Alejandra Vald√©s Mart√≠nez al defensor de le comunidad l√©sbico, gay y transexuales, Je√ļs Paul Ibarra Collazo.

No es aventurado sostener que el actuar pol√≠tico de Gabino Morales lo hace a partir de su acendrada misoginia. Algunos pasajes lo pintan entero. Una de sus primeras v√≠ctimas fue la encargada de la cartera de la mujer, M√≥nica Albarr√°n Bustos, que para frenar las soeces embestidas, public√≥ en los grupos de whatsapp capturas de pantalla donde fue insultada. Opt√≥ refugiarse en el ala del senador Primo Doth√©. Morales enfurece y gira instrucciones al secretario de organizaci√≥n y consejero estatal, Octavio Garc√≠a Rivas, para que la quite de la f√≥rmula con el dirigente huasteco. Luego se ensa√Ī√≥ con la maestra jubilada, Marta Lidia P√©rez Herrera. La desbanc√≥ como suplente de la candidata al senado en la segunda f√≥rmula, Josefina Banda Zerme√Īo que puso a su familiar Guadalupe Ana Karen Guerrero Dur√°n. Morales cre√≥ un cisma en Morena desde que se ali√≥ con el dirigente Sergio Serrano. Juntos manejaron las prerrogativas de manera arbitraria, lo que gener√≥ una amplia corriente opositora, donde se ubic√≥ la profesora P√©rez, hija del combativo litigante y ex comunista, Prisciliano P√©rez. En una asamblea, cuando camin√≥ por el pasillo, toc√≥ incidental a Morales, que reaccion√≥ de manera violenta. Se sacudi√≥ la camisa con encono al momento que esboz√≥ una mueca de desprecio, como si le hubieran manchado la vestimenta con esti√©rcol. R√°pido fue condenado por los asistentes. ‚Äú¬°Maric√≥n, poco hombre, no insultes a las mujeres!‚ÄĚ. En otras ocasiones, tambi√©n en p√ļblico, grotesco, le sac√≥ la lengua a la mentora, que s√≥lo alcanz√≥ a ruborizarse.

Morales dej√≥ sin recursos a Albarr√°n. Busc√≥ ahogarla para dejar en su lugar a sus otrora incondicionales Sarah√≠ Esquivel Veloz y Paloma Rachel Aguilar Correa. Las campa√Īas de los diferentes candidatos de Morena no avanzan por la evidente ineptitud de Morales, que arrepentido, llama de nuevo a Albarr√°n para que haga labores de proselitismo, con una paga jugosa. Asume el s√≠ndrome de la mujer golpeada y se somete, dicen sus allegados, que la critican por su falta coherencia. Morales meti√≥ a la n√≥mina de Azcapotzalco a Esquivel y Aguilar. Despu√©s las filtr√≥ como ‚Äúasesoras‚ÄĚ del ex diputado local, Jes√ļs Cardona Mireles, que las corre por acudir a cobrar s√≥lo las quincenas. Cuando Morales las quiso tratar con la punta del pie y humillarlas en p√ļblico, se rebelaron y denunciaron su conducta atrabiliaria. En el caso de Lisset Garc√≠a, fue de las gestoras fundacionales de Morena. Form√≥ parte del grupo que cada mi√©rcoles, en las oficinas de Comonfort, invitaban a distintos conferencistas, donde estuvo el cin√©filo Ernesto Baltazar Sierra. Hasta que lleg√≥ el doctor en historia y antrop√≥logo, Joaqu√≠n Mu√Īoz, que luego fue candidato a la alcald√≠a de la capital. Garc√≠a presidi√≥ el primer comit√© municipal de Morena.

Tuvo en estructura a Cardona Mireles. En finanzas a Andr√©s Velino. La jefa de prensa fue Consuelo Araiza que luego col√≥ como candidata a diputada federal por el sexto distrito a su hermana Amelia Araiza, a la que Morales y Serrano abandonaron cuando impugn√≥ el conteo de votos donde la aventaj√≥ la perredista Guadalupe Almaguer con una m√≠nima diferencia. Le cobraron a la reportera de medios electr√≥nicos las supuestas filtraciones donde se dieron a conocer los constantes y fraudulentos manejos financieros. Por su actitud de venganza, perdieron una curul que se pudo ganar con m√≠nimos litigios. Optaron por esconder el expediente en un caj√≥n, donde enmoheci√≥. Cuando lleg√≥ el momento de nombrar a los delegados federales distritales, Serrano y Morales, sin consenso, apuntaron a sus allegados. Fue como Paloma Aguilar qued√≥ como encargada del quinto. Lisset Garc√≠a ocup√≥ el sexto. El sueldo era de 40 mil pesos al mes. Se dijo que la mitad la entregaban a las universidades p√ļblicas de Morena.

Cuando se public√≥ el dictamen condenatorio contra Gabino Morales al que despojaron por 6 meses de sus derechos partidistas, un grupo de activistas, encabezadas por M√≥nica Albarr√°n y Josefina Banda, denunciaron por los mismos cargos a Garc√≠a y Esquivel. Se not√≥ a distancia la burda maniobra del delegado federal para tratar de amortiguar su desprestigio. Los integrantes del consejo consultivo de Morena,¬† Juan Carlos Ruiz Guadalajara, Enrique Rivera, Urenda Queletz√ļ Navarro y Alejandro Rosillo, convocaron a rueda de prensa para solicitar al presidente L√≥pez Obrador que Gabino Morales fuera destituido como delegado por ser culpable de violencia pol√≠tica y de g√©nero en contra de Lisset Garc√≠a. Suspenderle los derechos partidistas, implic√≥ destituirlo de cualquier cargo que ostente dentro de la estructura organizativa de Morena. Est√° obligado a participar en cursos y talleres respecto a los temas de violencia pol√≠tica en raz√≥n de g√©nero y violencia en contra de la mujer.

Relataron que el comit√© encontr√≥ responsable a Morales por utilizar lenguaje sexista y machista en perjuicio de Garc√≠a, que se desempe√Īa como enlace en el sexto distrito electoral federal, con sede en la capital. El resolutivo establece que ¬ęcon la finalidad de hacer cumplir sus determinaciones, mantener el orden y el respeto entre las partes, la Comisi√≥n Nacional de Honestidad y Justicia impone un apercibimiento, de acuerdo al art√≠culo 63 inciso a, para que se conduzca con respeto hacia todas las militantes e integrantes de Morena. A las mujeres en general y Garc√≠a en particular. Evitar en todo momento cualquier acto u omisi√≥n que atente contra sus derechos fundamentales. Realizar sus actividades sin afectar directa o indirecta la esfera f√≠sica, sicol√≥gica-emocional, laboral, pol√≠tica y de g√©nero de las mujeres. En caso de no cumplir, quedar√° como antecedente, en el supuesto de que el actor incurra en actos contrarios a la normatividad de Morena que deriven en cualquier tipo de violencia¬Ľ. Conminaron al tabasque√Īo para que de manera preventiva y salvar el principio de presunci√≥n de inocencia, separe del cargo de delegado del gobierno federal ante el gobierno estatal a Gabino Morales y nombre a otra persona como interina.

Gabino Morales recibi√≥ otro golpazo demoledor de las diputadas federales Lorena Villavicencio y Wendy Brice√Īo que se solidarizaron con su compa√Īera de bancada, Mar√≠a Luisa Veloz, madre de la afectada Sarah√≠ Esquivel Veloz. Exigieron a L√≥pez Obrador lo quitara de funcionario, ya que fue denunciado de amenazas, difundir de manera il√≠cita im√°genes y acoso sexual. Las querellas se interpusieron en la fiscal√≠a de San Luis. Resaltaron que la violencia pol√≠tica de g√©nero la present√≥ Lisset Garc√≠a y Sarah√≠ Esquivel, sus ex compa√Īeras de oficina, a las que boicote√≥ varias iniciativas laborales. Temen a las represalias que pudiera urdir. El acoso sexual lo hizo contra un militante de Morena. Las legisladoras exigieron al presidente, revoque el nombramiento de Morales, ya que no puede ocupar un cargo alguien con un perfil de violento. En la columna Reserva Expr√©s del Universal se plante√≥ que Morales podr√≠a ser el primer sacrificado en la estructura federal.

++++++

En las redes sociales circul√≥ una entrevista que hizo el portal Quadrat√≠n a Sarah√≠ Esquivel Veloz, donde relat√≥ que Gabino Morales la acus√≥ sin fundamentos de puta. Cuando fue citado a M√©xico, agredi√≥ de manera verbal a los consejeros que lo interrogaron. Expuso que asume una conducta de agresiones sistem√°ticas contra las mujeres que le estorban. ‚ÄúNo √≠bamos a permitir malos manejos financieros. Entonces ventil√≥ que me acost√© con varios dirigentes nacionales de Morena para tener muchos contactos‚ÄĚ.

Esquivel se dijo impotente, pero seguir√° las denuncias hasta las √ļltimas consecuencias. Su tragedia la usar√° como una causa social para frenar las agresiones f√≠sicas, verbales y pol√≠ticas que les impiden acceder a cargos de poder. Sabe de las consecuencias. Afirm√≥ que Morales es peligroso por el cargo que ostenta. Le pidi√≥ frenar los ataques machistas. Relat√≥ que la mir√≥ con rencor cuando sali√≥ con otro correligionario. La amenaz√≥ con esperar las consecuencias. Indic√≥ que el dirigente de Morena, Sergio Serrano, est√° al pendiente de los sucesos. Habl√≥ de otras mujeres afectadas, que se niegan hablar por las represalias que pudiera urdir Morales Mendoza.

La ofendida destacó que el resolutivo del comité nacional fue claro sobre la violencia política que se ejerció contra dos mujeres. Instó a López Obrador tomar en cuenta las recomendaciones para que los hechos no queden impunes. Aseveró que su caso quedó registrado en la fiscalía estatal, en el área de delitos sexuales, bajo el expediente 22776/18. Esquivel pidió la renuncia de Gabino Morales, ya que es un peligro latente para las mujeres. Además, no tiene capacidad para el cargo.

++++

Si alguien sabe del oscuro estilo golpista de Gabino Morales son las v√≠ctimas que ahora lo repudian. Lo ubican como experto en crear perfiles falsos en Facebook donde ofende a sus contrarios con un lenguaje mis√≥gino. Lo definen como sexoso y enfermizo. Uno de sus pseud√≥nimos predilectos es el de Daniela Montez, donde maneja aplicarle un examen toxicol√≥gico a Sarah√≠ Esquivel, que sube datos sin sentido a la p√°gina electr√≥nica de su mam√°, la diputada federal, Mar√≠a Luisa Veloz. El activista Octavio Garc√≠a Rivas, que conoce los entretelones, le mand√≥ ‚Äúsaludos combativos a la camarada Montez‚ÄĚ. Garc√≠a, junto con el historiador Joaqu√≠n Mu√Īoz, han denunciado las corruptelas de Serrano. Cada rato le exigen, abandone la dirigencia de Morena, por su comprobada ineptitud. Pero el modelo de atacar desde las sombras, se lo copiaron a Morales sus detractores. En el face se lastiman de manera atroz, soez, intestinal. Es el escenario de las luchas pol√≠ticas sin reposo ni piedad. Es la pelea de la selva subterr√°nea. Una de las v√≠ctimas del super delegado es Edna Calcuayo, cercana a Sara√≠ Esquivel. Se confronta con Karen Castill√≥n, identificado como Kevin Aguilar. Tiene constantes duelos de ataques bajunos con ¬†Graciela Alcaraz, que maneja una familiar de Serrano.

-Edna Calcuayo: ¡pinche chango sicópata!

-Karen Castell√≥n: psic√≥pata t√ļ, que no tienes vida propia. Buscas criticar a alguien m√°s para llamar la atenci√≥n, pinche discapacitada de mierda. Ya mejor m√°tate, junto con tus amigas drogadictas. Deber√≠as hacer algo productivo en lugar de difamar a la gente que trabaja y no andar como est√ļpida.

-Edna Calcuayo: Y de seguro t√ļ usas las neuronas de caquita pura, como para arrastrarte por los gabinistas y lamberles las patas. ¬°√Āndale, ve a limpiarles la kola, (sic) √≥rale!

-Karen Castell√≥n: ¬ŅQu√© quieres?, que me rebaje a hacer lo mismo que t√ļ le haces a otras mujeres y al viejito depravado de Sergio Serrano. No creo que sea muy agradable lamerle el culo al viejo decr√©pito. Pero seguro eres una putita que aparte de ser esclava sexual, tienes que sobajarte a insultar a alguien m√°s y resistir todo tipo de comentarios por tu carencia de dignidad, maldita perra.

-Daniela Montez: est√°n bien grifas todas y cuando se juntan, abren el perfil de Edna para destramparse.

-Edna Calcuayo: ya dile a Sarahí que no te comparta del churro.

-Daniela Montez: cómo se lo va a pasar si el perfil es de Sarahí, pobre ilusa guanga, asquerosa de mierda. Mejor debería quitarse la vida y dejar de ser un estorbo.

-Daniela Montez: Edna Calcuayo ya dile a la Paloma que mejor publique ella. Ya sabemos kien (sic) est√° atr√°s de ese perfil.

-Edna Calcuayo: Ok, se lo digo de tu parte, se√Īor Gachango.

-Daniela Montez: pero dile no te agas (sic) pendeja. Esta loca solo kiere (sic) poder para tener dinero y comprarse sus drogas.

-Edna Calcuayo: pero si tu Gachango te metes drogas duras como la piedra y la coca, no te hagas guey.

-Daniela Montez: de seguro eso se lo ense√Ī√≥ la fl√°cida de Sarah√≠. Fuera el serrano.

-Karen Castellón: Fuera Serrano, él sí es un verdadero acosador y siempre con amantes.

-Daniela Montez: de echo (sic) mantiene a la hija de su amante con recursos del partido.

En el mismo contexto de imputaciones sexuales, se viraliz√≥ un video donde aparece un ‚Äúservidor de la naci√≥n‚ÄĚ, Gabriel Lerma, ligado al equipo de M√≥nica Albarr√°n, que interviene en una charla para defender a Gabino Morales. Lo increpa el rocanrolero Juan Antonio G√≥mez ‚ÄúEl Brujo Tlachxqui‚ÄĚ. Le dice a Lerma que lo respeta como m√ļsico, pero no tiene calidad moral para defender a Morales, ya que en los ba√Īos de Sears, le muestra el pene a j√≥venes amigos de su hijo. G√≥mez se encontr√≥ en la calle a Lerma, al que increpa, por lo que de manera sorpresiva lo descuenta. Lo sangra de la mejilla izquierda. El afectado interpuso una demanda por agresiones. El ej√©rcito de encuestadores que usa Morales percibe de 3 a 6 mil pesos al mes. Ser√°n las huestes que usar√° para ganar la dirigencia estatal de Morena en octubre. Las prerrogativas del partido en la entidad en el 2019 superan los 13 millones de pesos. Se habr√°n de dividir en dos partes. Una para el manejo aut√≥nomo de Serrano. La otra para el consejo consultivo que solicit√≥ la ca√≠da de Morales. Lo integran elementos que pueden ser o no militantes. Destacan en su √°mbito. Lo consultan sobre los temas de inter√©s. Se estableci√≥ ante la presencia del acad√©mico John Ackermann quien exigi√≥ se√Īalar deficiencias. Serrano ofreci√≥ que los rega√Īaran si era necesario.

Se transcribe el ‚Äúdi√°logo‚ÄĚ que ocasion√≥ la agresi√≥n de Lerma a G√≥mez. ‚ÄúDaniela Montez: est√° bien fea, kien (sic) va a acosarla. (Alude a Esquivel Veloz). Juan Antonio G√≥mez: t√ļ eres mujer, sabes que el acoso no distingue. El machismo se basa en el aparente poder, en el dominio, pero aqu√≠, lo que domina entre ustedes es la envidia, ponte en su lugar mejor. Gabriel Lerma: hay una propensi√≥n a hablar sin bases reales, sin pruebas. Hay demasiado resentimiento y ambiciones pol√≠ticas que codician indebida e irreflexivamente, una responsabilidad que nuestro delegado Gabino Morales cumple cabal. Es una persona de √©tica y trabajo muy intenso, de convicciones inquebrantables. Me consta, lo he visto actuar. Yo no especulo si lo hacen quienes lo cuestionan. Juan Antonio G√≥mez: Gabriel Lerma, no lo puedes decir t√ļ, de integridad no sabes, como artista te respeto, pero alguien que le ense√Īa el pene en los ba√Īos de Sears a los adolescentes, no puede hablar de integridad. Los conozco y te se√Īalar√≠an en cualquier momento. Espero que haya sido un acto aislado porque no sabes el margen de consecuencias de tus actos. A la pr√≥xima, si te reviento, porque son cercanos m√≠os. Replicas y nos vamos a los tribunales tambi√©n‚ÄĚ.

+++++

Una de las caracter√≠sticas del ‚Äúestilo de mando‚ÄĚ de Gabino Morales es que es conflictivo por antonomasia. Echa pleito hasta con su sombra. Oficioso, se meti√≥ a la disputa que tienen sus protectores, Yeidekol Polevnsky y el secretario de organizaci√≥n de Morena, Gabriel Ramos, con el influyente senador, Ricardo Monreal, quien extern√≥ que Morales en nada ayuda a L√≥pez Obrador. El delegado de programas integrales tiene diferencias insalvables con el senador huasteco, Primo Doth√© Mata, que en aras de limar asperezas, lo invit√≥ a su boda. Sin importar su investidura, estar en un sitio ajeno en una fiesta privada, Morales orden√≥ atacar a huevazos al ex regidor del PRD en la capital, Isaac Ramos, con el que tiene rencillas de anta√Īo. Est√° confrontado con el equipo de Monreal en San Luis, que capitanea el empresario del ramo automotriz, Antonio Lorca. El ex dirigente estatal del PRD, Alfredo Guadalupe Zamora Mar√≠n y el ex candidato de Morena a la alcald√≠a de Soledad, Juan Carlos Vel√°zquez.

Est√° distanciado del coordinador de los diputados locales, Edson Quintanar, al que no pudo hacer a un lado para colocar a su alfil, la legisladora del PT, Paola Arreola. En uno de sus recurrentes dislates, public√≥ en face, con el pseud√≥nimo de Daniela Montez, que ‚Äúel cachet√≥n Quintanar es un monigote de Leonel Serrato‚ÄĚ, coordinador metropolitano de los programas integrales. Apenas lo sigue la diputada Alejandra Vald√©s Mart√≠nez que usa recurrente para golpear a Quintanar y Serrano, a los que acus√≥ de aplicarle violencia de g√©nero. Oportunista, Gabino Morales capitaliz√≥ una protesta de comerciantes que acudieron al congreso a exigirle a los diputados bajarse el salario. Al final el reclamo termin√≥ en un di√°logo fraterno donde Morales simul√≥ que se hab√≠a ganado las simpat√≠as de Pedro Carrizales ‚ÄúEl Mijis‚ÄĚ y de Mario L√°rraga, que fue denunciado por Arreola de hacerle tocamientos morbosos. Carrizales se alej√≥ tambi√©n de Arreola que lo desplaz√≥ como coordinadora de bancada del PT.

Antes de una alianza forzada, el antrop√≥logo Joaqu√≠n Mu√Īoz critic√≥ de manera sistem√°tica el manejo arbitrario del presupuesto de Morena por parte de Serrano y Morales, al que censur√≥ de no tener el perfil profesional para ocupar el cargo que ahora ostenta. A Mu√Īoz, al diputado federal Ricardo del Sol y al consejero estatal Octavio Garc√≠a Rivas, se les atribuy√≥ orquestar la protesta en plaza de fundadores contra Morales. Cientos de voces le gritaron ¬°fuera!. Lo salv√≥ la injerencia de L√≥pez Obrador. En sus afanes de alcanzar la gubernatura, el legislador de Valles logr√≥ sumar a su s√©quito a Morales, que se abri√≥ m√ļltiples frentes peligrosos. Una muestra que hacen un solo bloque se dio en las recientes votaciones del consejo consultivo, donde logran desplazar de la dirigencia a la diputada federal Mar√≠a Luisa Veloz, donde qued√≥ el matehualense Jos√© Rosario Mendoza ‚ÄúEl Ruso‚ÄĚ. Pero con los restantes 3 diputados federales, Morales no tiene el m√≠nimo trato. Le compiten las simpat√≠as con L√≥pez Obrador, el ex candidato a la alcald√≠a de la capital, Leonel Serrato, cuyo punto flaco, es estar ligado al maximato local, Horacio S√°nchez Unzueta, que tratar√° de hacerlo dirigente de Morena. Otro cercano interlocutor del presidente es el magistrado administrativo, Juan Ramiro Robledo Ruiz, que aspira a suceder en la gubernatura a Juan Manuel Carreras. Es quiz√° el √ļnico que est√° al margen del lodazal que ha generado Morales y sus incontables enemigos.

La batahola se sintetiza en varias triangulaciones. Serrano, due√Īo del presupuesto, buscar√° dejar a alguien que le cubra las espaldas. Pero quiere el cargo de Gabino Morales para acomodar a sus incondicionales Paloma Aguilar y Sarah√≠ Esquivel. Morales intenta desplazar a Serrano para ubicar a cualquiera de sus subordinados. Anhela tener el control del partido, diputados federales, locales, alcald√≠as y ser el ariete en San Luis del gobierno federal. La lucha fratricida entre¬† Serrano y Morales, oblig√≥ a Serrato a aliarse con Serrano para tumbar al conflictivo super delegado. Todos se quieren aniquilar entre s√≠, pero no hacen p√ļblicas las diferencias. Temen que L√≥pez Obrador los haga a un lado los tres. Lo cierto es que las constantes peleas han dejado una fractura que se antoja insalvable. Y si Morena ten√≠a alguna alternativa de triunfo en el 2021, se diluye por los encontronazos, venganzas y zafarranchos que arma cada rato Morales y los depredadores que buscan aniquilarlo.

 

 

 

Comments

comments

AMLO Gabino Morales Morena política presidente Andrés Manuel López Obrador revista La Noticia San Luis Potosí slp

Comments

comments