Cale Agundis presentó su libro Jarabe de pico

15 abril, 202011:23 pmAutor: Paola Moreno GuzmánCultura

La escritora potosina Cale Elena Agundis presentó su décima obra titulada Jarabe de Pico en la 45 Feria Nacional del Libro de la universidad autónoma. El texto consta de 70 capítulos de risa y aprendizaje, cada uno engloba 300 palabras que suman un total de 28 mil sobre el elixir de amor y la sabiduría. Es una compilación de sus colaboraciones sabatinas en el apartado de cultura del periódico Pulso.

La literata inició a escribir a los nueve años, cuando le dedicó los primeros poemas a su madre. Años después, una de sus amistades le sugirió hacer una recopilación de todos sus escritos y registrarlos. “Soy la única de la familia que escribe. Mi bisabuelo Trinidad de Alba, hacía poemas. Fue de donde saqué el mismo gusto”.

“Cuando tenía cerca de 700 apuntes, salieron en total 25 libros. Ahora sumo 35. Inicié como cuentista infantil, luego me dio por la novela, de donde salió, Mi perra vida, María Cristina, Besos de chocolate, entre otros. Me encantan todos los géneros, por lo que pronto saldrá uno de suspenso. Todos los demás han sido narraciones cortas para lectores no tan asiduos”.

Señaló que involucrarse en el ámbito literario ha sido muy difícil. No por ser mujer. Enfrenta un problema de gustos. “La gente no se fija en la firma o el seudónimo. Prefiere las líneas que aluden a los textos. Es lo mismo, ser hombre o mujer. En caso de no gustarle al público, no hay más. Nadie apuesta por otro. Hay que hacer mucha labor para que la gente empiece a leerte. Yo les pedía que le dieran like a mis publicaciones, muchas veces me ignoraban”.

Buscó algunas revistas para que le dieran oportunidad de publicar. Le decían que era otra la línea editorial. “La clave es no desanimarse, cuando hay ganas, todo se puede. La poesía en tiempos actuales es difícil de abordar, porque el romanticismo, amor y el cortejo, se han perdido. No obstante hay poetas empedernidas y de corazón que no dejamos de escribir y rimar palabras con mucho amor y sentimiento”.

Subrayó que en los tiempos donde domina la inseguridad y violencia, el fomento a la lectura es indispensable. El que lee y escribe, vive mil vidas y muere mil veces. “Es la base de toda sociedad, nos hace trascender, crecer como personas y abrir la mente de manera positiva. Desde pequeños se debe inculcar el gusto por leer y escribir. Ayuda a olvidar la basura que hay en el exterior. Aprendemos, se cambian horas de hastío por otras de imaginación, realidad y fantasía. Con tres hojas que se lean, la perspectiva cambia. Se vive la lectura, nos ayuda a identificarnos y resolver problemas de la vida diaria. Nos motiva a superarnos”.

“La sociedad debe entender que los feminicidios y las marchas se hacen para que ya no maten a las mujeres. No porque sea una guerra contra los hombres. Es una lucha del bien contra el mal. Yo vengo de un gran hombre, el doctor Rafael Agundis, que en paz descanse. Tengo un hermano increíble, Rafael Agundis. Tuve un abuelo excepcional, Luis Aguilera. No puedo decir que todos los hombres sean malos”.

“En mi caso, todos fueron ejemplos, lideres, sabios. Es entendible y razonable que se luche para que no violenten ni maten más mujeres. No es una guerra de género, es igualdad. Por ejemplo, no estoy de acuerdo en pintar calles ni edificios. Es una manera de manifestarse y ser escuchadas, pero hay otras formas de actuar. Un acto de violencia no arregla los demás años de violencia. Todavía somos más los nobles y gente de valor”.

 

Comments

comments

Cale Agundis presentó su libro Jarabe de pico

Comments

comments