15942325898275

Los carroñeros y los cadáveres que no eran

5 agosto, 202010:57 pmAutor: Agustín de la Rosa CharcasColaboradores Opinion

Cuando se anunció la visita del presidente de México a los Estados Unidos, se desató un debate infame de parte de la inmensa mayoría de los opinadores que rechazaron semejante despropósito. Los menos, de buena fe, o en buena lid democrática, externaron con libertad sus puntos de vista, poniendo sobre la mesa, sobre todo, los exabruptos vertidos en múltiples ocasiones por el xenófobo y racista presidente estadunidense, como los motivos esenciales de la asistencia al encuentro y desde luego el proceso electoral en curso en el país del norte.

La enferma ultraderecha mexicana, focalizada en los comentócratas que tienen a su servicio la élite económica desplazada del poder y los activistas que se identifican en lo que han llamado Frena, una organización en la cual coexisten reductos fascistas, han emitido arengas para derrocar mediante un golpe de estado al gobierno legítimo y democrático que encabeza López Obrador. Los insultos y los mensajes de odio se multiplicaron desde la oposición conservadora, tratando de desalentar la visita del mandatario de México a su homólogo de los Estados Unidos. “Va a ser humillado por Trump”, “es un inepto, que se va a poner de tapete”, “va a ser utilizado y ridiculizado por razones electorales”, “sólo va a los EU porque se lo ordenó Donald Trump”.

Se tragaron su odio y defecaron su bilis los conservadores ante los resultados obtenidos por López Obrador en su histórica visita. El mundo fue testigo de un estructurado discurso que emitió el presidente ante un respetuoso y sorprendido Donald Trump, que escuchó de manera directa, la defensa de un patriota de la soberanía nacional. Vio Trump las razones del hombre que tuvo al frente, concitó el respaldo masivo de un pueblo decidido a terminar con la corrupción que ha minado nuestra vida. Entendió la fortaleza que dan los principios de lucha cuando la ciudadanía respalda las acciones de líderes congruentes, honestos y sencillos.

El presidente dejó claro que México tiene cabal conocimiento de la importancia del fortalecimiento de los intercambios comerciales de las fuerzas productivas de las tres naciones que suscribieron el tratado comercial (México, Canadá y los EU). El magistral recorrido histórico de los dos países, fue un recordatorio del significado de la soberanía. Las citas históricas del oaxaqueño Benito Juárez y del “gran líder histórico estadunidense”, Abraham Lincoln, presidente republicano, así como la mención que se hiciera del mejor presidente del siglo pasado de nuestro país, el general Lázaro Cárdenas del Río y del presidente demócrata estadunidense, Franklin Delano Roosevelt, ante la autónoma decisión de expropiar la industria petrolera.

Al rematar su histórico discurso el tabasqueño, reafirmó la línea de respeto a la soberanía e independencia de nuestra nación, previo al agradecimiento a Trump por su apoyo en materia de comercio petrolero y la venta de ventiladores para hacer frente a la pandemia del covid 19. “Lo que más aprecio es que usted nunca ha buscado imponernos nada que viole o vulnere nuestra soberanía, en vez de la doctrina Monroe, usted ha seguido en nuestro caso, el sabio consejo del ilustre y prudente George Washington, quien advertía que las naciones no deben aprovecharse del infortunio de otros pueblos”.

Los carroñeros de la ultraderecha mexicana que fueron a los EU para observar y devorar el cadáver de su odiado enemigo, se tuvieron que tragar los despojos del ex gobernador corrupto César Duarte Jáquez y el anuncio del informe entregado del programa “rápido y furioso” que desnudará las traiciones y corruptelas del usurpador y alcohólico Felipe Calderón. Los caníbales carroñeros conservadores mexicanos, fueron con todas las malas intenciones a ver el fracaso del presidente mexicano y se vinieron con la consolidación del estadista que tenemos. Se atragantaron con las carnes putrefactas de los muertos de sus iguales del PRIAN que el gobierno de los Estados Unidos le entregó al gobierno y pueblo de México. Provecho.

 

Comments

comments

Comments

comments