La incongruencia descarnada

25 mayo, 20208:29 pmAutor: Agustín de la Rosa CharcasColaboradores Opinion

 

Fue lamentable el espectáculo que han dado los nomotetas locales de la coalición “Juntos Haremos Historia”, demuestran con meridiana claridad, que no ejercen ningún compromiso con lo ofertado en la campaña de “no mentir, no robar y no traicionar”; conceptos que engloban el profundo malestar de la sociedad que diera a la alternativa política que encabeza AMLO. Logró millones de votos a su favor con los que sepultó a la derecha, en una reducción muy significativa de su poder ante la furia incontenible del pueblo que se irguió cívico para arrojarlos del poder federal, del congreso de la unión y en la mayoría de los congresos locales del país. A escasos cuatro meses de desempeñarse, en particular o de manera destacada, en los congresos locales, la coalición ha dejado claro que lo suyo es la “mentira, la corrupción y la traición”. Nada han dejado al imaginario. Todo es claro y contundente. Son peores sujetos políticos de los corruptos de siempre, representados por el PRIAN y el PRD y demás caterva de partidos simuladores orgánicos del poder en turno.

En la historia finita de cada ser humano que habita el planeta tierra, hay un ciclo de vida que inicia al momento de la gestación embrionaria, pero contabilizada de manera tradicional a partir del primer minuto en que el ser humano entra en contacto de manera directa con el medio ambiente que lo circunda. Es el año cero a partir de que empieza el conteo del cronómetro de la vida. En la costumbre del ser humano, empiezan a contar los años de vida de cada uno. Como también la tradición de festejar el año cumplido. Se afirma que en el origen de la tradición, la costumbre es felicitar al que suma años, además de dar algunos presentes como regalos y si las condiciones lo permiten, hacer una fiesta. Según las condiciones socioeconómicas, es la dimensión de la algarabía. Es la práctica común en los festejos especiales de cada ser humano, que se hace entre los amigos más cercanos y la familia.

Como vemos es lo que en nuestros días se da en la mayoría de los casos. Pero hay de hecho, una variable interesante que ha cambiado respecto al origen de los cumpleaños. En la antigüedad, la costumbre de encender velas obedecía al propósito de proteger de los demonios al festejado. Garantizarle seguridad para el año entrante. Lo anterior viene a cuento por el desafortunado despliegue de frivolidad que hiciera en días recientes el delegado en San Luis Potosí, Gabino Morales Mendoza, que cumplió 30 años de existencia en su calendario de vida finito. Nada de particular que se festeje el servidor del gobierno federal. Tiene derecho a hacerlo, convivir con los amigos y familiares en el día más importante de su vida. Pero el cumpleaños del personaje de la cuarta transformación se salió de toda lógica, por convenir a su interés político y de acumular poder a futuro.

Es decir, de manera vulgar, con total premeditación, se auto organizó una escandalosa fiesta con propósitos aviesos que buscan el escalamiento de poder, utilizando los recursos federales que le ha confiado el presidente. Al más estilo rupestre del priismo corrupto y corruptor, Morales corrió las invitaciones que por cientos circularon, para los representantes de la clase política de siempre. En un despliegue de soberbia, el señor Gabino Morales juntó a los representantes del poder judicial, ejecutivo y legislativo, para que lo apapacharan de manera hipócrita. Las fotos que inundaron las redes sociales, generaron malestar. No hace mucho, recuerdo a la ahora nomoteta del PAN, Sonia Mendoza, cuando era senadora, fue acusada por el actual delegado de traidora a la patria, por aprobar la contrarreforma energética que entregó nuestro petróleo a la oligarquía nacional y transnacional.

¿Ahora ya no es traidora, porque es su amiga? ¿Desde cuándo los oligarcas corruptos prianistas como los Valladares son amigos del ciudadano Gabino Morales? No se puede afirmar que se trata de un acto social incluyente de pluralidad y madurez política. No. Sería una falacia más del delegado si se atreve a sugerir. Un acto de estricto sentido personal, lo hizo político. ¿Realmente cree Morales que la oligarquía es su amiga? ¿Supone que la derecha del PRI, PAN, Verde y demás rémoras son sus amigos? Si lo imagina, revela el tamaño de su intelecto. Como también muestra la perversidad de los que lo rodean y empujan en las torpes decisiones. El actuar del delegado tiene todo el tufo de asesoría de los corruptos Arreola, quienes juegan en su entorno un poder de decisiones real. Entre otros del mismo perfil. Pero en todo caso, el actual delegado no es un menor de edad y por sus despliegues, dudo mucho que tenga claridad en su actuar.

Lo que el delegado debe entender es que se metió a la cueva de los lobos. Los invitó a que lo acompañen. La derecha representada en el estado obtuvo una victoria nada menor, demostraron que el gobierno de la república es igual que el PRI y el PAN. El delegado violó el Código de Ética de los servidores públicos del gobierno federal en su artículo 20 y 21. Traicionó las principales banderas de lucha del presidente, como la austeridad republicana y el combate frontal a la corrupción.

Gabino Morales no necesitó de velitas encendidas para atajar a los demonios, como se creía en la antigüedad, solito los atrajo. Con gran placer jugaron el papel de hipócritas, que han ensayado eficaces. Se  mostraron como los mejores amigos de toda la vida del anfitrión, aunque sólo tengan algunos meses de conocerlo. Fue sin duda el festejo de la incongruencia descarnada. Hasta que el presidente no decida algo distinto, seguirá con la misma tónica. Pero ya están advertidos de lo que es hoy y será mañana el delegado. Sobre advertencia no hay engaño.

Comments

comments

Comments

comments