El tigre y sus simuladores

17 abril, 20186:57 pmAutor: Agustín de la Rosa CharcasColaboradores Opinion

En días recientes Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en una reunión con los banqueros, refiriéndose a un escenario en el cual el estado y sus operadores no respeten la voluntad popular que se expresará el próximo primero de julio del 2018, para elegir a quien será el nuevo presidente de México, además de renovar el congreso de la unión y las demás votaciones que se darán en todo el país para renovar presidentes municipales, diputados locales y algunos gobernadores, pero en esencia la que se refiere a la presidencia de la república, señaló: “…si se atreven a hacer un fraude electoral, yo me voy también a Palenque, a ver quién amarra al tigre, el que suelte al tigre que lo amarre”. Lo cual fue suficiente para que se desataran las fuerzas conservadoras, llenas de hipocresía, rasgándose las vestiduras, señalando que AMLO sigue siendo el mismo peligro para México, que ya está amenazando, sabedor de que va a perder, con la violencia que lo caracteriza. El sotanero Meade no podía dejar de subirse al coro de la derecha desquiciada que pretendió meter en el colectivo de la gente, sacando de contexto la frase del tigre violento que mandará el mesiánico en contra de las instituciones. Están desesperados, uno no encuentra la forma, ya no digamos de salir del sótano, de ya no seguir cayendo y al otro, Anaya, le urge escabullirse de los reflectores que lo tienen en la mira como el corrupto, lavador de dinero y traidor político que no le dan respiro.

¿Qué esperaba el cinismo “republicano” de los conservadores que dijera AMLO?¿Qué no hay problema alguno en que se le haga un fraude más al pueblo de México para que la oligarquía imponga otro usurpador que les garantice los grandes negocios llenos de corrupción, sangre e impunidad de los que han disfrutado por décadas? El debate es de fondo, no trivial. Para la oligarquía, es su naturaleza divina. Es su credo. Un poder que emerge ilegítimo (por medio del fraude), es un pelele de los poderosos que tienen el control de los medios de producción en el país. Es la garantía sin taxativas de seguir en la orgía de hincharse de dinero público y de la protección absoluta del poder en contra de violentar las leyes que rigen en el país. La metáfora del tigre, no es idea original de AMLO, la historia lo registra de la autoría del dictador Porfirio Díaz, cuando salía de Veracruz con destino hacia Francia en 1911. “Ya soltaron al tigre. A ver si Madero puede someterlo”. El punto central de la hipócrita discusión de la mafia que se aglutina en torno a los intereses de la derecha, no está dejando pasar una sola oportunidad para crear falsos escenarios que les permita utilizar al estado para llevar, de manera irresponsable, una vez más, el fraude que les permita evitar que AMLO y el abanico de fuerzas progresistas que lo impulsan llegue a la presidencia. Ya conocen el camino.

Desde 1988, cuando el usurpador Salinas se impuso por fraude, fue aclamado por los “intelectuales orgánicos” conservadores y la derecha en su conjunto. Mientras que al líder opositor, el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, le tocó lidiar con la furia del pueblo mexicano burlado para que no se desbordara la violencia generalizada en el país, con funestas consecuencias, canalizando toda la energía social en la formación de un nuevo partido de izquierda electoral. La derecha golpista en su conjunto, por el contrario, el pago que obtuvo, ante un débil y corrupto presidente, fue el desmantelamiento del estado, para beneficio del capital privado y el fortalecimiento de la otra cara de la derecha electoral como lo ha sido desde siempre el PAN. A partir de entonces, sabemos, se profundiza desde el poder la política económica del neoliberalismo, que desde Miguel de la Madrid se empezó a imponer. La estrategia no se ha movido. En el 2000, cuando el repudio mayoritario se manifestó en contra del PRI, fue aprovechado por el inepto y falso demócrata de Vicente Fox, con quien la derecha no tenía problema alguno para “aceptar” la alternancia, de un color por otro, pero con la misma ideología del neoliberalismo. Su frivolidad superó a la de José López Portillo y no se diga la corrupción. Fox mostró su verdadero rostro ante la nación y el mundo, la de un loco, ignorante, corrupto y traidor a la democracia.

Es con el gobierno panista que se empieza a manifestar un crecimiento en la figura del entonces jefe de gobierno de la ciudad de México, como fue la de AMLO. La derecha se preocupó y ocupó, creando el espectáculo más degradante del manejo faccioso de las instituciones. Desde el poder político PRI, PAN y partidos satélites, y desde las instituciones, la PGR, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la cámara de diputados federales, todos orquestados por la instrucción directa del loco y corrupto presidente de la república, se lanzaron a la destrucción del líder opositor que encabezaba todas las encuestas para no dejarlo llegar a las boletas electorales, con la vileza del desafuero. Pero al cobarde del loco de Fox, le temblaron las piernas y todas sus vísceras, al ver la respuesta de repudio que por millones de ciudadanos indignados, se manifestaron en contra de su pandilleril proceder. Fueron obligados a dar marcha atrás en su felonía. AMLO salió fortalecido del ataque de la derecha para eliminarlo de la contienda, pero la fuerza no fue suficiente para revertir el fraude de la oligarquía mexicana y extranjera en el 2006, cuando ante el desplome del candidato del PRI, se cerró filas con el alcohólico y genocida Felipe Calderón Hinojosa.

El movimiento de masas que encabezaba AMLO, también fue obligado a bajar la indignación social en contra del fraude, para evitar el desbordamiento social que desbordara en una violencia social que ensangrentaría al país sin posibilidad de tener éxito en la protesta. La derecha siguió en lo suyo, saqueando las riquezas de la nación y producto de la ilegitimidad del genocida Calderón, la corrupción y la violencia se incrementaron en todo el país como nunca lo habíamos visto en tiempos de paz. Para el 2012, la derecha se volvió a poner de acuerdo en el apoyo al candidato del PRI y con el manejo de dinero insultante que rebasó por mucho al permitido, se compró la voluntad de millones de ciudadanos que con la ayuda del famoso algoritmo, se impusieron de nueva cuenta en forma fraudulenta a la izquierda electoral encabezada por AMLO. El compromiso fue irse a fondo en la entrega de la riquezas energéticas del país, pero ahora apoyados por la izquierda más corrupta por décadas, que tiene su origen en el Partido Socialista de los Trabajadores, del cual era jefe el palero del poder priista Rafael Aguilar Talamantes y sus cuadros principales conocidos como los Chuchos, son los que, con el control del PRD, se plegaron al PRI de Peña Nieto y el PAN, para dar forma al llamado “Pacto por México”, que fue apoyado por todos los “intelectuales orgánicos” del poder para poner en subasta y al alcance de las multinacionales la riqueza petrolera y las demás contrarreformas constitucionales que implementaron sin consultar al pueblo de México.

Es factible que Peña Nieto esté metido de lleno en la operación fraudulenta para los comicios del primero de julio. No existe la menor duda. Es un irresponsable en el manejo faccioso del poder, está demostrado y no sólo en su pleito que trae con el corrupto Anaya. Encabezó un gobierno entreguista, que sólo es posible por su origen fraudulento. El poder se lo deben al dinero de origen delincuencial. No al voto libre y democrático del pueblo de México. Por ello actúan con tanto cinismo y sin ninguna consideración para la patria. El rostro de los piratas priistas lo dejaron en el Estado de México, cuando a los ojos de todo el mundo se volcaron en ganar a través del fraude. La única forma de revertir la porquería que se implementa desde la derecha en su conjunto es que se de un voto masivo a favor de AMLO, que les haga imposible manipular el sentido de la elección. La disputa que trae la derecha será temporal, en lo que se ajustan cuentas entre sí, pero en la recta final se pondrán de acuerdo y cerrarán filas en torno al candidato que mejor les garantice dar la pelea a Morena y poner a su disposición todo el poder para que el fraude lo impongan de nueva cuenta.

El problema para la derecha es que trae diferencias con sus cómplices, debido al largo periodo de saqueos de las riquezas, se desbordaron en sus ambiciones. La pelea que están librando es real, por ahora. El PRI en la actual contienda, trae un repudio mayor al que tuvo Madrazo en el 2006, pero el PAN no había entrado en una crisis como la que vive en la contienda, se desfonda, los votos que tenía se van AMLO y Margarita Zavala. El crecimiento de Morena no tiene precedente en el país. En tan corto tiempo la candidatura de AMLO trae un blindaje pragmático, estratégico, excedido en algunos casos, pero que lo muestra con un crecimiento imperturbable, que de seguir con la tendencia, la derecha no podrá operar de manera alguna, porque el voto masivo de la ciudadanía se impondrá. Si los criminales desde el poder, se atreven a violentar de manera descarada el voto popular, con todas las inercias sociales mayoritarias que se asoman a favor del cambio verdadero, serán los responsables de soltar al tigre encabronado. Por lo que es pertinente la advertencia a los que ejercen el poder, no provoquen la furia del tigre, que dará paso al México bronco al que ni dios padre detiene.

Comments

comments

Comments

comments