Los distractores para mentir, robar y traicionar

7 enero, 20227:06 pm Autor: Agustín de la Rosa Charcas Capital Opinion

A nadie le debe extrañar la frivolidad y vacuo de quien está encargado del despacho del poder ejecutivo. Así lo han hecho durante más de doce años con el ayuntamiento de Soledad, la capital potosina y ahora con el control político del estado, la mafia identificada como Los Gallardo. Lo que es destacable es la abrumadora secuencia de estupideces que ejecutan con aristas preocupantes para quienes vivimos en San Luis Potosí. No es lo mismo que un ciudadano, por más mafioso que sea, tome una decisión, a que lo haga el mismo ciudadano mafioso teniendo el poder absoluto. Más pronto de lo que se esperaba, veremos la pequeñez de quien ostenta el mando, ante los graves y complejos problemas que se tienen. El activismo demagógico del gobernador en turno no podrá ser impuesto en la sociedad potosina para lograr su propósito de fondo. Y lo que se pretende es el robo en despoblado del erario. Tal y como lo han realizado desde el 2009. Como lo describe de manera implacable la denuncia interpuesta por la Unidad de Inteligencia Financiera en contra de la familia Gallardo.